Saltar al contenido

Metallica: las claves del “Black Album”

24/05/2012

¡Qué lejos queda la polémica que suscitó entre los fans de Metallica la salida de su disco homónimo (alias “The Black Album”) allá por 1991! Que si se nos habían vuelto comerciales, que si habían incluido dos baladas, que si habían empezado a sonar en Los 40 Principales… La parroquia heavy ardía en esos tiempos, posicionándose en favor o en contra del disco y, sobre todo, de su éxito masivo…y eso que no existían ni foros, ni Twitter, ni blogs… Hoy en día, 21 años después y vistos los tremendos altibajos que ha tenido la carrera de Metallica durante este periodo, es un asunto prácticamente olvidado. Más de 25 millones de copias vendidas contemplan a un trabajo al que, más allá de ser o no lo mejor del grupo (para el que suscribe, no lo es), no se le puede negar su condición de histórico. Fue el encargado de llevar el heavy metal a las masas y contribuyó (formando equipo con los “Use your Illusion” de Guns’n’Roses) a que la primera mitad de los años 90 fuera la gran última etapa en la que el rock tuvo un verdadero impacto en la sociedad. Ahora le ha llegado a la banda la hora de homenajear al disco que les hizo multimillonarios con una gira europea (adelantada para aprovechar unas condiciones más favorables en el cambio dolar-euro, ¡en lo que hemos quedado!) que recala en el Sonisphere madrileño.  Los temas del “Black Album”, tocados en orden inverso al que aparecen en el disco, forman la columna vertebral de un set-list que comienza y termina con clásicos básicos (ya saben, “Master of Puppets”, “One”, “Seek and Destroy” o “For Whom the Bell Tolls”), incluyendo alguna sorpresa en forma de canción no demasiado utilizada. Como aperitivo de uno de los conciertos del verano, repasemos las siete claves que hicieron posible el milagro de que unos melenudos amantes de Venom y Motörhead pudieran codearse sin rubor con Michael Jackson y Madonna.

1. La superación de la muerte de Cliff Burton

El recordado bajista original de la banda falleció en 1986, justo en el momento en el que Metallica despegaba a lo grande tras lanzar su obra maestra, “Master of Puppets”. El trauma fue de aúpa y, pese a que la banda mantuvo y aumentó su éxito, quedó muy marcada durante un tiempo. De hecho, su siguiente “…And Justice For All” era prácticamente un álbum de luto, tan bueno como oscuro y complejo, lo que hizo que, pese a la inclusión de “One”, la velocidad de crucero que había tomado el grupo en cuanto a popularidad se ralentizara. Sin embargo, ya en 1991 las heridas estaban cerradas y el grupo dispuesto a conquistar el mundo.

2. La apuesta por la concisión y la sencillez

Metallica eran maestros en la creación de canciones largas, llenas de cambios de ritmo e intensidad, especialmente tras sus dos anteriores discos. Sin embargo, el grupo no quería repetir esquemas y se propuso, como “modus operandi”, el intentar ser más concisos y acortar los largos desarrollos. Y lo consiguieron a su manera, con “solo” cuatro de las doce canciones superando los seis minutos de duración, y recordando más en este sentido a sus dos primeros trabajos, “Kill’em All” y “Ride the Lightning”. Lógicamente, este factor fue decisivo para que el grupo pudiera entrar sin oposición en las radios y las televisiones comerciales, con “hits” tan claros como el emblemático “Enter Sandman”.

3.La labor de Bob Rock en la producción

Aunque en la actualidad su prestigio ha disminuido (algo a lo que no es ajena su posterior labor con los californianos, con la paralizante producción de “Load” y “Reload” y el discutible sonido de “St.Anger”), allá por 1991 Bob Rock estaba en la cima, con un estatus parecido al que ahora tiene Rick Rubin (venía de producir dos bombazos como el “Sonic Temple” de The Cult y el “Dr.Feelgood” de Motley Crüe). Pese a las múltiples discusiones que mantuvo con la banda durante la grabación, la elección de Rock se reveló como acertada cuando oímos el resultado: las canciones sonaban gigantes pero a la vez vivas, dinámicas, y los nuevos matices estaban perfectamente integrados. Rock tuvo el acierto de insistir a los de San Francisco en ir más allá de lo hecho hasta entonces e introducir nuevos sonidos para la banda como los arreglos orquestales de “Nothing Else Matters” y su producción estaba en la línea maximalista de los grandes éxitos rockeros de entonces, favoreciendo el mayor impacto de las canciones a nivel comercial.

4.La definitiva integración en la banda de Jason Newsted

Difícil papeleta le tocó al bajista Jason Newsted en 1986: sustituir en una banda ya muy grande como Metallica a uno de sus miembros más carismáticos, el fallecido Cliff Burton. La losa tardó tiempo en poder ser levantada. Dos de las características más llamativas de su debut con el grupo, “…And Justice for All”, fueron el tono fúnebre en homenaje a Burton y la práctica inaudibilidad del bajo en la mezcla final, con lo que imaginaos el estado anímico que debía tener Newsted en aquella época. Sin embargo, a la hora de grabar el “Black Album”, Newsted contaba con mucha más confianza y rodaje y vio como su bajo aumentaba considerablemete su presencia en el sonido de la banda, aportando mayor dinamismo, al tiempo que logró un hueco como compositor en el memorable inicio de “My Friend of Misery”, que en un principio estaba pensada como la tradicional canción instrumental de cada disco de Metallica hasta entonces, pero a la que se le acabó añadiendo letra.

5.Las dichosas baladas

Es eterna la relación amor/odio que existe entre el público heavy y las baladas: si bien este público puede llegar a demonizar a cualquier grupo que se haya atrevido a editar alguna canción de ritmo lento y suave, también es el primero en alzar la cabeza y asentir cuando se oye este tópico tan manido que afirma que las baladas heavies son las mejores. Dejando a un lado cuestiones tan irrelevantes, pocas veces dos canciones han dado tanto que hablar. Sí, son las excelentes “The Unforgiven” y “Nothing Else Matters”. Si bien el grupo ya había introducido, con mucho éxito, fragmentos baladísticos en temas como “Fade to Black”, “Welcome Home (Sanitarium)” y “One”, era la primera vez que se decidió a hacer temas completos en este tono. “The Unforgiven” no era propiamente una balada, sino más bien un medio tiempo, en el que el grupo, por primera vez, se decidía por utilizar el esquema “desarrollo fuerte y guitarrero-estribillo melódico”, logrando una canción  sumamente emocionante y épica, engrandecida aún más por los arreglos a lo Ennio Morricone que presentaba. Más controvertida aún resultó “Nothing Else Matters”, ésta sí, una balada en toda regla, en la que James Hetfield se refería a su novia y a la distancia que la separaba de ella. Un ritmo muy pausado, un punteo ya mítico y unos oportunos arreglos orquestales componen un tema perfecto, ya convertido en un clásico a nivel mundial y que ha padecido innumerables versiones, casi todas ellas muy inferiores (recuerdo con especial horror la perpetrada por la “one hit wonder” británica Lucie Silvas). Como es lógico, ambas canciones supusieron la rampa de entrada a la banda de multitud de seguidores que no soportaban el trash metal y sí, porqué no decirlo, de mucho público femenino.

6.La influencia de Morricone

Metallica abren todos sus conciertos desde 1983 con “The Ectasy of Gold”, pieza correspondiente a la banda sonora original de “El Bueno, el Feo y el Malo”, en la que para un servidor es la mejor apertura de un show posible. Sin embargo, la influencia del genio italiano sobre los de San Francisco no se quedó ahí. El grupo confesaba ser fan del compositor, especialmente de su vertiente “spaghetti-western”, pero esto no se vio reflejado de forma palmaria en su música hasta el “Black Album”. Ya hemos comentado los arreglos en este sentido que tiene “The Unforgiven”, pero la canción más paradigmática de esta influencia es, sin duda, “Wherever I May Roam”, una genialidad en la que durante su extenso desarrollo se entremezclan la potencia heavy de unos Metallica más épicos que nunca, una melodía muy Morricone y elementos tan inusuales en el grupo como un sitar, resultando todo ello en un clásico mayor de Metallica (y mi canción favorita del disco, por cierto). Una influencia que denotaba la madurez de la banda y su predisposición a ensanchar sus ambiciones artísticas.

y 7.¡Las canciones, estúpido, son las canciones!

Pero las seis claves anteriores no hubieran tenido ninguna incidencia señalable si no hubieran estado acompañadas de la base de todo disco histórico, ni más ni menos que la calidad de las canciones. Y aquí la había a raudales. Además de las ya descritas en anteriores párrafos, cabe destacar la tremenda fuerza de “Sad but True” y “Holier than Thou”; la primera más pausada pero con un riff gigantesco y la segunda, más acelerada; que, situadas en segunda y tercera posición, respectivamente,  conformaban junto a la inicial “Enter Sandman” un comienzo de disco de los que hacen época, calmando los ánimos soliviantados del aficionado más puramente trash metal. En esa línea de contundencia también sobresalían “Don’t Tread on Me”,”Of Wolf and Man” y “The Struggle Within”, siendo algo menos descollante “Through the Never”, mientras que “The God that Failed” era un medio tiempo que daba variedad, aunque puede ser el tema menos recordado del álbum.

Y el resto es historia: ventas millonarias, una mastodóntica gira de tres años de duración en la que el grupo se formó una merecida reputación de imbatible, un espectacular disco en directo (“Live Shit: Binge and Purge”) camuflado en una caja de coleccionista y, en resumen, la mejor época de Metallica. Una época a la que espero hagan retrotraer al público presente en Getafe.

About these ads
9 comentarios leave one →
  1. 24/05/2012 14:02

    A mí me parece lo último bueno que Metallica hizo. Y la verdad, no sé por qué critican tanto este disco ya que contiene temazos como una catedral de grande. Todo está en el irredento y combativo espíritu “heavy” que parece que les jode que una banda suya salga del “underground” y llegue a más gente. Eso sí, después de este disco: adiós Metallica.

    • Alberto Loriente Enlace permanente*
      24/05/2012 14:13

      Estoy bastante de acuerdo en lo que dices, Alex. Pero comprendo que la parroquia “trash metal” se mosqueara en su momento. Sus héroes impolutos hasta el momento dejaban de ser “suyos” para abrirse a un público más generalista. En su momento, un servidor, que estaba en pleno descubrimiento del heavy metal, también sentí extrañeza al descubrir las grandes diferencias entre mi adorado “Master of Puppets” y el “Black Album”, aunque, al poco tiempo, ya supe valorar debidamente la grandeza de éste último y, sobre todo, comprender que era una banda destinada a altas cotas y a no estancarse. Sencillamente, hay grupos que valen para ello y otros que mejor sigan haciendo lo que saben hacer. Respecto a que es lo último bueno de Metallica, a mi me gustó bastante el “Death Magnetic”: no recupera los altísimos niveles de antaño pero me pareció un muy buen disco para los Metallica actuales. “Load” no me disgusta, creo que está empañado por una desacertada producción y un exceso de canciones, aunque en su día me supuso un buen berrinche. Incluso soporto bastante decentemente “St.Anger”, me atrae su condición de disco extraño y marginado. Con el que no puedo para nada es con “Reload”, pocas veces he odiado tanto un disco. Un saludo, Alex!

    • 02/12/2013 19:50

      Metallica debería cambiar estos discos nuevos más “pop” (ejemplo: the judas kiss, death magnetic) y deberia volver a la “old stuff”, a Master of Puppets, Ride the Lightning, Kill ‘em All, …And Justice for All, y también a las baladas “heavies” del tipo de las del Black Album, su último realmente buen álbum.

      • Alberto Loriente Enlace permanente*
        02/12/2013 20:10

        Hola, Roherr,

        Gracias por comentar. Yo creo que el 90% de los seguidores de Metallica tenemos el mismo deseo que tú y yo también tengo quejas de discos como ‘Load’ y, sobre todo, ‘Reload’, pero me conformo con que sigan manteniendo el nivel, muy bueno para mi gusto, de ‘Death Magnetic’. Habrá que esperar un añito más o menos para comprobarlo.

        Un saludo

      • 02/12/2013 21:17

        Tienes razón, Death Magnetic es un intento que no podemos catalogar de fallido, pero tampoco de acertado, de volver al “old stuff”. Espero que sigan por esa línea, de verdad se perdería mucho si dejaran su mítico thrash metal y sus baladas y se dejaran influenciar por las corrientes de ahora, que no son precisamente algo duro ;)
        A medias comparto tu opinión también sobre Load y Reload. Si bien es cierto que son el inicio de lo que podríamos llamar “decadencia”, me gusta mucho más Reload, pero simplemente por canciones como The Unforgiven II y The Memory Remains. También detesto Load. Y sobre todo, me parece una pifiada enorme lo que han hecho con The Unforgiven III. Cuando la escuché, me quede como: Piano en el intro, EN SERIO?? Ahí se mete una guitarra acústica o la eléctrica de James Hetfield, como Dios manda.
        Un saludo :)

      • Alberto Loriente Enlace permanente*
        02/12/2013 23:09

        Yo no puedo decir nada positivo de ‘Reload’, supuso una de las mayores decepciones musicales de mi vida; ‘Load’ me parece superior, aunque tampoco era para nada lo que esperábamos de la continuación de todo un ‘Black Album’.

      • 03/12/2013 21:05

        A ver, aunque me gusten algo esas dos canciones de Reload, me parece un disco malísimo. ¿Qué opinas sobre Death Magnetic?

      • Alberto Loriente Enlace permanente*
        03/12/2013 22:56

        ‘Death Magnetic’ me gusta mucho más, no se puede comparar con sus primeras cinco obras maestras, pero creo que está al nivel que se le puede exigir a Metallica en la actualidad. La verdad es que me devolvió la fe, cuando estaba a punto de perderla.

  2. 04/12/2013 19:08

    Yo comparto a medias tu opinión. Sí que me parece que está al nivel que le podemos exigir en la actualidad, pero no me ha devuelto la fe del todo. Yo, hasta que vuelvan a sacar buenos discos, prefiero conformarme con el old stuff.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: