Saltar al contenido

Nuestras 25 canciones de la década

05/12/2019

Todo es cíclico. Y esta máxima se cumple con creces en el mundo de la música. Cuando ya rozamos la tercera década del siglo XXI, hemos vuelto al modelo que imperaba en los 50 y primeros 60: el reinado de las canciones. Siempre hemos defendido y defenderemos el valor del disco escuchado en su integridad, como una obra unitaria que ofrece una completa panorámica sobre un momento concreto en la trayectoria de un artista. Pero tampoco somos ajenos a la revolución ya definitivamente consolidada que se ha venido produciendo en el mercado discográfico con el advenimiento de plataformas de ‘streaming’ como Spotify o YouTube como principal método de escuchar música. En un mundo dominado por ‘playlists’ y encadenamiento de vídeos, el mínimo común denominador de la música, es decir, la canción, se ha erigido en gobernante totalitaria en una sociedad invadida por la prisa y el ansia de satisfacción inmediata. Es por todo ello que hemos decidido centrar en ella nuestro repaso musical a la década que ya dejamos atrás y hacer un esfuerzo ímprobo de memoria y recopilación para ofreceros nuestros temas favoritos publicados entre 2010 y 2019.

Desde el hard rock hasta el flamenco más renovado, desde el rock clásico americano hasta los sonidos electrónicos y el pop más comercial, todo está incluido en las 25 canciones que hemos elegido como nuestras favoritas (e insistimos por enésima vez: no tienen por qué coincidir necesariamente con las “mejores”). En este amplio catálogo conviven armoniosamente grandes clásicos que siguen demostrando su vigencia década tras década con un sinfín de nuevos valores que nos han generado esperanzas renovadas para seguir en nuestro sempiterno empeño de escuchar la mayor cantidad posible de música y apostar por la variedad y la amplitud de miras. Entre estadounidenses, ingleses, norirlandeses, suecos, canadienses y australianos, nos enorgullece también contar en nuestra lista con cinco representantes de esa música española que en estos diez años ha demostrado -con más ahínco si cabe- que tiene un sitio justamente ganado entre la élite musical del planeta. Sin más preámbulos, os invitamos a reservar una porción de vuestro valioso tiempo para descubrir las canciones que más y mejor nos han acompañado durante este periodo. Y para que podáis contrastar opiniones, hemos confeccionado dos ‘playlists’: la que encontraréis debajo de nuestro listado, con los 25 temas elegidos en orden de preferencia, y otra más extensa que podréis encontrar en nuestro perfil de Spotify, que añade todas las elecciones preliminares de los redactores que no pudieron entrar en la lista definitiva. ¡Que las disfruten!   Leer más…

“Gloria Mundi”: retrato de un mundo en llamas

29/11/2019

Apenas ya hay primavera u otoño, cada vez son menos las colecciones de fascículos que salen en septiembre, poco a poco desaparecen nuestras certezas vitales a medida que el tiempo pasa y el mundo evoluciona, pero aún tenemos a directores como Woody Allen, Clint Eastwood o Ken Loach -veteranos que no pueden pasar su jubilación sin una cámara al lado- que ya sea anual o bianualmente nos siguen proporcionado una cita periódica con los cines que nos ayuda a seguir manteniendo unas agradecidas rutinas sobre las que aposentar nuestros pasos. Somos conscientes de que todos ellos ya filmaron sus mejores obras hace bastantes años, pero en cada una de sus entregas aún seguimos reconociendo unas constantes que nos hacen rememorar glorias pretéritas y seguir dando por bueno nuestra cita con ellos.

Si extrapolamos estos casos al cine francés, el paralelismo más evidente se da con Robert Guédiguian, el director marsellés que lleva casi cuarenta años enfrentando la humanidad de las clases trabajadoras contra el todopoderoso e insaciable sistema capitalista, acostumbrado a dejarnos con esa sonrisa agridulce con la que se asiste a reiteradas derrotas honrosas. Sus películas ya no consiguen el alcance emocional de clásicos como “Marius y Jeannette” o “La ciudad está tranquila”, pero títulos recientes como “Las nieves del Kilimanjaro” o “La casa junto al mar” supieron proporcionaron agradables recuerdos de su mejor cine. Incluso una excursión fuera de su ruta habitual como “Una historia de locos” (que aquí analizamos en su día) supuso una agradecida bocanada de aire fresco.

Leer más…

Nuestras 25 series de la década

23/10/2019

Las estadísticas son demoledoras: en 2010 fueron emitidas 216 series originales en EE.UU., sólo 6 más, por cierto, que en el año anterior; en 2018, y tras años y años de continuo crecimiento, la cifra ascendió hasta las 495 series, un récord absoluto que es posible que veamos superado cuando tengamos los números definitivos de este 2019. Imaginaos si tuviéramos datos a nivel mundial. La conclusión más lógica, o la única posible, es que si ahora se producen más series que nunca es porque se ven más series que nunca. Tantas que no sería descabellado afirmar, con los números en la mano, que esta década, la transcurrida entre 2010 y 2019, quedará para la posteridad como la más importante y trascendental en la historia de la industria seriéfila, al menos en lo que concierne al crecimiento y la evolución del mercado, las audiencias y las formas de consumo. Las series se han convertido en una de las principales, si no la principal, modalidad de ocio en varias franjas de edad en casi todos los rincones del planeta, y parece que de momento seguirá siendo así. Aunque en un mundo tan cambiante como éste sea muy difícil hacer predicciones. ¿Cuánto tiempo llevamos oyendo eso de la “burbuja de las series”, y de cómo inevitablemente habrá de pincharse más pronto que tarde? Pues lo único cierto es que, al igual que sucede con la “burbuja de los superhéroes”, el presunto enfermo, al que tantos parecen querer enterrar ya, de momento parece gozar de una salud de hierro.

No sabemos qué pasará en los próximos diez años, no, pero sí podemos analizar la historia reciente. La década pasada (2000-2009) se saldó globalmente con una goleada de la HBO (“Los Soprano”, “The Wire”, “A dos metros bajo tierra”, “Deadwood”, “Sexo en Nueva York”…) sobre la competencia, pero se cerró ya con sus mayores rivales (AMC, Showtime o FX) rearmándose y decididos a comerle el terreno. Y así fue en el arranque de la presente década, con las fuerzas ya muy igualadas… hasta que llegó Netflix, que a su vez le abrió la puerta a Amazon y compañía, y todo saltó por los aires. De las 216 series producidas en 2010, 113 fueron emitidas en abierto, 74 por cable básico, 25 por cable de pago y sólo 4 por servicios de streaming. 495 series en 2019: 146 en abierto, 144 por cable básico, 45 por cable de pago y 160 por streaming. ¿Y los espectadores? Pues no tardamos en amoldarnos al nuevo panorama, lanzándonos con fervor en los brazos del binge-watching y asumiendo, por fin, que era imposible verlo todo y debíamos ser más selectivos que nunca. En este blog, nacido en 2012, hemos vivido muy de cerca esa transformación, pues las series siempre han sido nuestro ojito derecho, aunque ahora, que es cuando quizás más cosas estamos viendo, sea cuando menos estemos escribiendo sobre ellas. Por eso esta lista es tan especial, y la hemos elaborado siendo lo más honestos y justos que hemos podido. Como sucediera con nuestro top de cine (en realidad, como sucede siempre), ha habido que conciliar internamente distintos gustos y sensibilidades. Pero recordad: 495 series sólo en EE.UU. en 2018. ¿Cuántas se habrán emitido en estos diez años, en todo el planeta? Así que si echáis en falta alguna, pensad que igual es que se nos quedó en el puesto 26… o quizás ni siquiera hemos podido llegar a verla. Muchas de las que no están merecerían haber entrado en este top, sí, pero sentimos que ninguna de las que están merecería haberse quedado fuera. Os presentamos ya, orgullosos, nuestras 25 series favoritas de la década:

Leer más…

“Joker”: risas y lágrimas

18/10/2019

joker cartel

Escribía Chris Colfer en su saga “La tierra de las historias” que ‘un villano es una víctima cuya historia no ha sido contada’. Quizás esta frase sea la que mejor puede definir al personaje del Joker pues, a pesar de sus ochenta años de existencia, nunca quedaron claros de forma oficial los orígenes del personaje; llegando estos a ser parte del encanto del mismo. Un personaje nacido de las manos de Jerry Robinson y Bob Kane, al amparo de DC Comics y que (en su versión cinematográfica) ha tenido los rostros de Jack Nicholson, Heath Ledger, Jared Leto y el protagonista de nuestra crítica de hoy, Joaquin Phoenix.

A diferencia de Marvel/Disney, cuya hoja de ruta tuvieron clara desde el inicio de su universo cinemático diez años atrás, en el binomio DC/Warner no parecieron tener un rumbo concreto; a pesar de contar con personajes tanto o más atractivos que los de la casa de las ideas. Así, tras el referente que supuso la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan, los personajes de DC fueron pasando uno tras otro por una suerte de travesía por el desierto mediante infructuosos intentos por emular un universo parejo al de la compañía del ratón. Muy de vez en cuando, de ese océano de aguas negras emergía un proyecto en el que DC decidía arriesgar, salirse de las férreas vías puramente comerciales y presentar un título basado en el talento y no tanto en la taquilla. Es en estos contados títulos, (teniendo a la estupenda “Wonder woman” de Patty Jenkins como su más claro exponente), donde DC ha sabido diferenciarse de la competencia y ganarse sobradamente el respaldo de crítica y público. Y es precisamente esta división “etiqueta negra” (como la propia DC denomina en sus comics) la que nos trae a nuestras salas “Joker“. Nueva adaptación dirigida por Todd Phillips (al amparo de Martin Scorsese) que literalmente ha barrido por cuantos certámenes ha pasado. Analicemos a continuación la carta de presentación de esta rara avis del panorama actual, sus argumentos, sus luces y sombras, junto con el lugar que ocupa dentro del cine de superhéroes.

Leer más…

“El Camino”: Gilligan le pone un lacito a “Breaking Bad”

14/10/2019

(ALERTA SPOILER: Este post no desvela detalles esenciales de la trama de “El Camino”, pero si eres de los que prefieres enfrentarte totalmente limpio a su visionado, quizás sea una buena idea que dejes esta lectura para más adelante).

Seamos sinceros: cuando los fans de “Breaking Bad” nos enteramos, allá por noviembre de 2018, de que Vince Gilligan estaba rodando una secuela de la serie, centrada en las peripecias de Jesse Pinkman tras todo lo acontecido en “Felina”, creo que a muy pocos de nosotros nos ilusionó el proyecto y sí nos dio en cambio mucho miedo. Porque el cierre de “Breaking Bad”, con esa pluscuamperfecta última tanda de ocho episodios que culminaron en una series finale insuperable, pareció dejar todos los cabos atados y bien atados, al menos los que importaban. Y si algo quedó en el aire, como sucedió precisamente con el destino de Jesse, casi preferíamos que así se quedara, para siempre. Lo de Jesse lo aceptamos desde el principio como un final abierto en el que cada cual podía imaginarse lo que le diera la gana, y estábamos conformes con ello. Creo que no me equivoco si digo que todos pensábamos que las cosas le habían acabado yendo bien, que había conseguido escapar, por muy difícil que lo tuviera, y había logrado rehacer su vida de algún modo, en algún lugar. Igual no necesitábamos salir de dudas, que Gilligan nos lo confirmase o, peor aún, nos echara quince jarros de agua fría revelándonos un destino trágico para el personaje más querido por los fans de “Breaking Bad”.

Sólo había un par de cosas, en nuestro fuero interno, que nos hacían recuperar la ilusión y la fe ante la perspectiva de esa ya inevitable secuela. La primera: ¿cómo podríamos decirle que no a la posibilidad de revisitar el universo creado por Gilligan, a tener un poquito más de “Breaking Bad”, en definitiva? Como el mejor cristal azul cocinado por Heisenberg, “Breaking Bad” es droga dura, de lo mejorcito que hayamos probado nunca, y unos adictos como nosotros sabíamos que jamás podríamos resistirnos a una nueva dosis, aunque nos supiera a poca cosa o, peor aún, sospecháramos que podría estar adulterada. Y la segunda, en cierto modo relacionada con la primera pero aún más decisiva: “Better Call Saul”. Cuando oímos hablar, aún como algo indefinido y muy en pañales, de ese spin-off/precuela, antes incluso de que terminara la serie madre, tampoco sentimos apenas ilusión por el proyecto, y sí en cambio mucho miedo. Hoy, seis años y cuatro temporadas después, con la certeza de que tendremos una quinta entrega y la esperanza de que nos concedan al menos una más, sabemos que “Better Call Saul” es una serie mayúscula que no sólo es digna de sus orígenes, sino que está al mismo nivel en algunos aspectos y en otros, qué cosas, incluso habría llegado a superarlos. Al César lo que es del César, y si algo se merecería Gilligan con cualquier cosa que huela a “Breaking Bad”, debería ser una confianza ciega en todo lo que haga. Se lo ha ganado.

Leer más…

Nuestras 25 películas de la década

30/09/2019

El cine se muere, nos dicen. Ya no se hacen películas como las de antes. Todo son remakes, secuelas, reboots y sagas. Los 90 sí que fueron buenos. El mejor cine de nuestro tiempo hay que buscarlo en la televisión… Todas estas sentencias recurrentes en los últimos años pueden tener su parte de razón (alguna incluso se puede haber escrito en el Cadillac), pero no es menos cierto que, entre un montón ingente de basura, aún sigue habiendo gran cine ahí fuera, estrenándose y proyectándose en las salas, más allá de la comodidad de nuestro sofá y la suscripción a Netflix o HBO. A veces es solo cuestión de buscarlo. Quizás también hemos cambiado nosotros, nuestras circunstancias, nuestra cultura de ocio, más que el propio cine, porque lo cierto es que a la hora de recapitular nos siguen saliendo las cuentas. Con 2019 termina, al menos nominalmente, la década de los 10s del siglo XXI, esa en la que el cine ha sufrido más que nunca la competencia de otras opciones de entretenimiento, y sin embargo nos faltan manos para contar las películas que nos han impresionado, conmovido, conmocionado, emocionado o trastornado durante los últimos diez años. En El Cadillac Negro, ya lo sabéis, somos muy amigos de la listas, y también lo seguimos siendo del cine, por lo que no podíamos dejar pasar la ocasión de hacer recuento de nuestras películas favoritas del periodo comprendido entre 2010 y 2019.

Lo hemos dejado en 25 títulos. Menos habría sido improcedente, dada la cantidad de tiempo abarcado. Y, lógicamente, podríamos haberla hecho más larga, pero a nosotros siempre nos ha gustado acotar y ajustarnos a cifras manejables. También nos hemos impuesto algunas reglas. La más evidente, que solo hubiera en el listado final una película por director, saga, factoría (Marvel, Pixar, etc)… No ha sido una norma apoyada por unanimidad en el seno de nuestra familia, pero decidimos que era la mejor forma de evitar excesivas repeticiones de autores, dar más cabida a voces distintas y lograr una representación más diversa. Pero no ha sido fácil. Y cuando decimos que no ha sido fácil queremos decir que nos hemos tirado los trastos a la cabeza virtualmente para confeccionar el ranking. Decididamente el proceso ha sido un dolor. Nos hemos visto obligados a dejar fuera muchísimos títulos que nos apasionan, a unos o a otros, o a todos los redactores… Aunque al final nos ha quedado una lista de la que nos sentimos orgullosos, con la que podéis estar de acuerdo o no (y, como siempre, sois libres de contárnoslo en los comentarios), pero que representa lo mejor posible los gustos de los conductores de este blog. Somos conscientes de que se podría hacer otra lista con otros 25 títulos de esta década que no están aquí y sería igualmente maravillosa, pero ya no sería la del Cadillac. Sin más preámbulos, os dejamos con nuestras películas favoritas de los 10s. Leer más…

In the arms of HBO (que se reivindica después de los dragones)

19/09/2019

Después de muchos años siendo el estandarte de eso llamado televisión de calidad, algunos pronosticaron el ocaso de HBO en un momento en el que la otrora incuestionable “Juego de Tronos” dejara de liderar el catálogo de esta plataforma. El momento llegó, los dragones dejaron de sobrevolar en nuestros televisores (su cuestionable última temporada ya la comentamos aquí, por lo que evitamos entrar de nuevo en la telaraña de opiniones enfrentadas), y lo que nos hemos encontrado es a una HBO en plena forma. En este momento no es un único título el que sostiene la llama encendida, no ha sido necesario encontrar a un sustituto para ser bandera de su oferta, después de comprobar que “Westworld”, con todas sus virtudes, iba a estar lejos de conseguir los réditos de la ya legendaria “Games of Thrones”, pero a cambio nos hemos visto sorprendidos por un buen puñado de nuevas series alucinantes y de otras tantas con alguna temporada a sus espaldas en todavía buena forma (tampoco siempre) que han logrado mantener a HBO en lo más alto de las plataformas de streaming.

Así, aprovechando una de esas benditas ofertas de dos meses gratis perpetradas ver si uno pica el anzuelo, la recién finalizada época estival sirvió al arriba firmante para zambullirse en las bondades de HBO, apostando por dejar a un lado títulos incuestionables pero también inabarcarbles en ese periodo de tiempo (“The Wire”, “Los Soprano”…) para echar un vistazo a los más recientes éxitos de la plataforma. La iniciativa no pudo ser más satisfactoria, saltando de joyita en joyita y encontrando en cualquiera de ellas el valor suficiente para mirar desde una atalaya al más pintón éxito de la competencia. Siendo incapaz de decantarme por una de ellas (para ser sinceros, tampoco se me fue la vida en el intento), he optado por esparcir, casi a vuela pluma, unas leves impresiones de unos títulos que han hecho de este verano un disfrute frente a la pantalla.

Leer más…

“The Pink Floyd Exhibition”: los mejores días de sus vidas

28/08/2019

Sorprende, hasta cierto punto, el relativo poco impacto mediático que ha tenido la llegada a nuestro país, concretamente al IFEMA de Madrid, de la exposición monográfica sobre Pink Floyd, llamada con el poco imaginativo título de “The Pink Floyd Exhibition” , uno de los grandes eventos expositivos musicales a nivel mundial de los últimos años, inaugurado en loor de multitudes en el Victoria and Albert Museum de Londres hace dos años, bajo el mucho más sugerente apelativo de “Their Mortal Remains”, que se mantiene en la parada española como simple subtítulo.

Leídos numerosos comentarios de sana envidia con motivo de su estreno londinense, habiendo compartido ruegos para que muestras muy similares llegaran a estas tierras y visto el amplio eco que gozó la exposición sobre David Bowie a su paso por Barcelona allá por 2017, uno hubiera esperado un fervor mucho mayor del que un humilde servidor ha percibido, aunque serán finalmente los números los que hablen al no muy lejano final de la muestra, previsto para el próximo 15 de septiembre.

Leer más…