Saltar al contenido

Héroes del Silencio, San Valentín, el sueño y el recuerdo

13/02/2020

Hacía ya algún tiempo que incluso los más optimistas habíamos perdido casi cualquier esperanza de que la noticia se produjese. Lejos quedaban ya los ecos de los seguidores de Héroes del Silencio osando pedir a Bunbury en sus conciertos un tema de la legendaria banda. Sí, alguno caía de vez en cuando, uno o dos en cada gira, pero siempre muy tamizados por el nuevo estilo del cantante. A esas alturas, imaginar un reencuentro del cuarteto sobre un escenario se había convertido en poco menos que un sueño, todos habíamos quedado ya convencidos de que tamaño deseo iba a quedarse en eso, en un sueño inalcalzable. Así, nos disponíamos a encarar y malpasar un nuevo San Valentín sin saber que aquel Día de los Enamorados iba a producirse el acontecimiento que miles y miles de melómanos seguidores de la banda zaragozana llevábamos años esperando. Sin previo aviso nos encontramos de bruces con un vídeo en el que los cuatro integrantes del grupo anunciaban 10 únicos conciertos para conmemorar los 20 años de la grabación de su primer disco. Lógicamente, la excusa era lo de menos, los astros se habían alineado, la ocasión finalmente se había concretado y la reunión de Héroes del Silencio iba a producirse. No era momento de lamentar las escasas fechas que iba a tener la gira, ni que en poco más de un mes todo volvería al oasis que padecíamos desde hacía una década, ni siquiera que en el fondo todos sabíamos que los motivos de este reencuentro tenían muy poco de poético. Daba igual, el sueño se iba a cumplir.

Ya solo la puesta en escena de aquel comunicado audiovisual disparó las expectativas y, sobre todo, emocionó a los seguidores del grupo. Enrique Bunbury, Juan Valdivia, Joaquin Cardiel y Pedro Andreu juntos, una escena que no se veía desde la brusca separación de la banda en 1996. Y el hecho de que Bunbury luciera una camiseta del grupo era toda una declaración de compromiso, quién sabe si de redención. Atrás quedaban años y años de rumores y continuos desmentidos. Pedro Andreu y Joaquín Cardiel siempre fueron los más prestos para el regreso, pero enfrente tenían la imparable y sobresaliente carrera en solitario de Bunbury, el rechazo de este a vivir de su pasado y la enemistad de Juan Valdivia con parte de la banda. Precisamente Valdivia se encontraba todavía renqueante de una operación en su mano, por lo que se decidió contar con un guitarrista de apoyo para completar la formación. La primera mueca surgió al saber que el elegido sería Gonzalo Valdivia, hermano del músico, y no Alan Boguslavsky, guitarrista del grupo entre 1993 y 1996, pero esta debió de ser una de las numerosas condiciones a las que a buen seguro se obligaron mutuamente. El tema de conseguir una entrada para alguno de los conciertos sería otro drama que acabaría con las esperanzas de algunos. Y así, salvando obstáculos, ya únicamente quedaba ir rajando páginas al calendario de aquel (inolvidable) año 2007.

Leer más…

Oscar 2020: "Parásitos" rompe otro techo de cristal

10/02/2020

Algunos lo apuntaban tímidamente, el rumor se venía haciendo fuerte según iban pasando los días…pero los más escépticos no acabábamos de creerlo del todo. En demasiadas ocasiones, la Academia de Hollywood había reculado hacia el conservadurismo en el último momento (véase la gala del año pasado –aquí analizada- con “Roma” viendo pasar de largo el galardón mayor en favor de “Green Book”). Y, sin embargo, por fin ocurrió: los Oscar rompían uno de sus más prohibidos tabúes y premiaban por primera vez, con todo el merecimiento del mundo, a una película en habla no inglesa con el galardón de Mejor Película. El agraciado no fue otro que el filme que ha hecho maravillarse a toda la cinefilia mundial: la desbordante obra maestra que es la surcoreana “Parásitos”, de un director tan virtuoso como Bong Joon-Ho.

La gesta de “Parásitos” es aún mucho mayor cuando se constata la entidad de los rivales que tenía en la gala. Ya lo dijimos en nuestro repaso a lo mejor del cine del año pasado -que aquí puedes leer- : la cosecha de 2019 ha sido una de las más fructíferas en grandes obras de lo que va de siglo y la Academia supo reflejar este hecho bastante fidedignamente en sus nominaciones. En la larga carrera que se inicia a principios de otoño con destino a los Oscar, de salida parecía que se iba a producir una dura pugna entre caballos tan ganadores como “El irlandés”, “Érase una vez en Hollywood” y “Joker”. Sin embargo, a mitad de carrera -especialmente tras los Globos de Oro- la situación dio un vuelco ante la aparición de un flamante corcel en forma de virtuosa película bélica llamada “1917” (aquí puedes leer nuestra crítica). La sucesión de premios previos dejó un ‘status quo’ muy claro y que parecía que los Oscar iban a limitarse a refrendar, con la obra de Sam Mendes reinando sobre las demás. Pero siempre quedaba la incógnita de ese purasangre asiático, que ya había hecho historia con sus seis nominaciones. Descontado hace ya mucho tiempo el galardón a Película Extranjera, cuando se le concedió el de Guión Original -también previsible según las apuestas- se empezó a vislumbrar la sorpresa, que quedó confirmada cuando Bong Joon-Ho se convirtió en el noveno cineasta no estadounidense en llevarse la estatuilla a Mejor Director en las últimas diez ediciones. Ya todo entonces iba encaminado -no sin que antes el surcoreano realizara un sentido homenaje a Martin Scorsese y Quentin Tarantino- para que “Parásitos” -esa película nada complaciente, lleno de sorprendentes giros, mil ideas por plano y con un final que raya casi con el ‘gore’- lograra la madre de todas las machadas.

Leer más…

Netflix y el fútbol

27/01/2020

El fútbol siempre ha tenido una relación tremendamente asimétrica con el cine: dada su importancia como espectáculo de masas y en la trayectoria vital de muchas personas, apenas ha tenido un reflejo más allá de lo anecdótico en el celuloide y son muy, muy contados los filmes minimamente relevantes que tengan como componente principal el deporte más seguido en todo el mundo. Y no vamos a hablar de la ficción televisiva, que se ha mostrado aún mucho más esquiva con eso de introducir un balón con el pie en una portería.

Pero de un tiempo a esta parte, la revolucionaria irrupción de las plataformas de ‘streaming’ en el mercado ha cambiado -también en este asunto- radicalmente las tornas. El auge de los documentales en sus diversos catálogos ha propiciado que los creadores hayan fijado sus ojos en las posibilidades comerciales y narrativas que ofrece un deporte que provoca pasiones tan exacerbadas. Ya hace dos años, mi compañero Sergio hablaba sobre la serie “Six Dreams” de Amazon Prime, misma compañía que lanzara meses atrás esa ‘experiencia’ (en todos los sentidos) que es el documental sobre Sergio Ramos. Movistar también se ha sumado al desafío y su canal Vamos está ofreciendo un buen número de títulos de interés para los futboleros en sus diversos programas. Y donde la producción de obras de este cariz ha tenido un crecimiento exponencial ha sido en Netflix, que ha ido regando desde el año pasado su catálogo de hasta cinco series de mayor o menor interés. Son estos cinco títulos en los que basaremos el siguiente post, descartando los documentales convencionales que también va ofreciendo poco a poco la empresa de la N roja. Atentos, que ya rueda el balón.

Leer más…

“1917”: tempus fugit

24/01/2020

1917 poster

El soldado de primera Alfred H. Mendes, del primer batallón del cuerpo de fusileros de su alteza real, se incorporó a filas en 1916. Tenía 17 años. Durante la Primera Guerra Mundial, Alfred realizó misiones de alto riesgo en el frente, tales como mantener la comunicación entre distintos batallones transportando a pie y en solitario mensajes de crucial importancia para el devenir del conflicto bélico, consiguiendo por ello dos medallas al mérito. Tras su regreso a casa al finalizar la guerra, jamás compartió con su familia ni una vivencia de las allí acaecidas. Protegió a su familia de los horrores de los que fue testigo y tan sólo su obsesión por tener las manos siempre limpias del barro de las trincheras (que aún sentía sobre ellas), fue la única secuela palpable que dejó en él la guerra.

60 años después, Alfred consideró que la lejanía de los hechos y la juventud de sus nietos era suficiente para contarles algunas historias de aquellos años en el frente. No eran hechos heroicos o que reflejaran inusitados actos de valentía; eran vivencias que dejaban patente la aleatoriedad de la vida y la muerte, la fortuna de unos y la desgracia de otros. Como ver morir al compañero que dista apenas medio metro de ti o como cuando arriesgó la vida para recuperar del campo de batalla a un compañero herido y trasladarlo a cuestas hasta la enfermería. Cuando llegaron, su amigo estaba muerto tras recibir el impacto de una bala durante el recorrido. Una bala que habría alcanzado a Alfred de no haber llevado a hombros a su compañero. Entre aquellos nietos que escuchaban las historias del anciano, se encontraba el joven Samuel Alexander; quien 40 años después, convertido ya en un director de cine de renombre mundial, rodaría uno de los más bellos homenajes a la esperanza. Recordándonos en estos tiempos convulsos y fragmentados que, décadas atrás, hubo una generación que luchó por una Europa libre y unificada. Unos tiempos que nuestra generación haría bien en recordar ahora más que nunca.

Leer más…

Deadyard y "Armaggedon it!": la bestia se desata

16/01/2020

“Decíamos ayer” reza (nunca mejor dicho) la frase que se le atribuye con dudoso rigor histórico a Fray Luis de León y dicha irónica sentencia la podrían afirmar también, en un terreno antitético, los barceloneses Deadyard con motivo del lanzamiento de su primer LP, “Armaggedon It!”, en el que continúan su trayectoria estilisticamente en el punto exacto en la que la dejaron con su debut, el notable “The Monkey Monggah EP”, que sirvió para que os los presentáramos en este blog mediante el artículo al que aquí podéis acceder.

No obstante, el que su estilo se mantenga imperturbable (algo que era de esperar, por otra parte) no quiere decir, ni mucho menos, que Deadyard no hayan experimentado un considerable crecimiento en su nueva entrega, un LP que supera por un exiguo margen de tres canciones (9) a su primigenio EP (6) .

Leer más…

“El faro”: la luz que nos guía

14/01/2020

el-faro-cartel-e1578963128339.jpg

A finales del pasado mes de diciembre, elogiando los parabienes de “Midsommar” en nuestra lista de Mejores películas del año 2019, comentaba que el género de terror llevaba mostrando los últimos años una clara tendencia a destacar el trabajo de directores noveles (Ari Aster, Jordan Peele, James Wan, Mike Flanagan). Clara señal de la brillante generación que está renovando el género y llevándolo a una nueva edad de oro con propuestas alejadas de aquellos títulos de corte más clásico. En este nuevo año recién estrenado, nos visita (no sin cierto retraso respecto a otros países) la segunda película de Robert Eggers, quien al igual que los anteriormente mencionados, ya llamó la atención de crítica y público con su magnífico debut en 2015, “La Bruja“. Curiosamente, el que iba a ser su segundo largometraje (y remake de uno de los pilares del género de terror: “Nosferatu“) quedaba retrasado en favor de la producción de “El faro“. Y digo curiosamente porque, para este título, Eggers ha contado con dos actores que ya interpretaron a sendos vampiros anteriormente: Robert Pattinson (el Edward Cullen de “Crepúsculo“) y Willem Dafoe (Max Schreck en “La sombra del vampiro“).

Al igual que sucediera con el título de 2015, este “El faro” nos transporta a una era pasada con un increíble nivel de detalle, contando con un limitadísimo reparto (en esta ocasión, aún más exacerbado), componiendo una película en la que la atmósfera siempre estará muy por encima de la historia que nos quiere contar y donde una vez más el aislamiento (un bosque en el título del 2015, una isla en el del 2019) correrá en contra de los personajes. Nuevamente también se intenta vender este título como un film de terror al uso; cuando “El faro” claramente es una película que huye del espectador ávido de espectáculo y evasión. Los dos títulos que a día de hoy componen la filmografía de Robert Eggers buscan con más ahínco plantear preguntas al espectador que ofrecer respuestas. Títulos cuyo resultado final dependerá al fin y al cabo de la interpretación que, como espectadores, queramos darle (y adelanto que “El faro” es un film abierto a múltiples de ellas). Un terror (o, más bien, una inquietud) que tiene su punto de partida cuando nos encontramos forzados a compartir espacio y tiempo con alguien a quien no soportamos.

Leer más…

"Pavarotti": el cielo en la Tierra

09/01/2020

Parece empeñado Ron Howard en establecer el documental musical como nueva faceta de su carrera, paralela a su dilatada trayectoria en largometrajes de ficción, estrenando ahora “Pavarotti” tras sus recientes “The Beatles: Eight Days a Week” (2016) y “Made in America” (2013). Pero aunque Howard se vista de seda, Howard se queda. Ese cineasta que tanto conocemos, ese capacitado artesano que de forma tan regular nos ha proporcionado buenos entretenimientos -con inesperados picos de inspiración como “El desafío: Frost contra Nixon” y también algún que otro descenso a los ‘infernos’ (permitanme el chiste fácil) con la saga de “El Código Da Vinci”- , es exactamente el mismo cuando se entrega a documentar vidas reales en sus producciones de no ficción.

En su visión de la biografía del tenor más popular que haya dado la ópera desde Caruso, Howard vuelve a exhibir su talento narrativo, un contagioso brío que permite al espectador entrar en materia -ya sea aficionado o un absoluto profano en tan delicado arte- inmediatamente. Y también vuelve a mostrar su aversión a indagar en los claroscuros de sus personajes y meterse en los territorios más incómodos del alma humana, proporcionando un producto tan agradable como meramente epidérmico.

Leer más…

Nuestras películas de 2019

26/12/2019

Arrecian las prestigiosas voces que advierten sobre el próximo Apocalipsis del Séptimo Arte -y no les falta razón en algunos aspectos- pero, una vez que hemos analizado el saldo cinematográfico de 2019, nosotros decimos que… ¡bendito Apocalipsis! Porque pocos, muy pocos años, recordamos del presente siglo en que hayamos podido acumular una recopilación tal de grandes películas, de futuros clásicos que sabemos que quedarán para la historia y que revisionaremos en multitud de ocasiones. A la hora de realizar nuestro tradicional repaso de la cosecha anual nos hemos encontrado un consenso inédito y casi unánime a la hora de destacar los seis títulos que más nos han gustado. Seis títulos que quedarán como grandes representantes de un 2019 espectacular. Y a partir de ahí… la variedad más absoluta de obras apuntadas por cada uno de nuestros redactores. Una variedad que habla a las claras del gran número de títulos interesantes que nos han dejado estos últimos doce meses. Y es que un año en el que quedan fuera de nuestra lista obras tan estimables como “Puñales por la espalda”, “Los hermanos Sisters” o “Green Book” es mucho año.

Dos grandes corrientes, aparentemente contradictorias pero finalmente complementarias, han marcado nuestro ‘top’ de 2019: el definitivo asentamiento de las plataformas de ‘streaming’ entre las grandes proveedoras del cine de calidad y la excelente forma que han mostrado los grandes cineastas clásicos que han visitado la cartelera este año. Hasta cuatro títulos han logrado meter en nuestra lista los gigantes del ‘streaming’ (tres Netflix y uno HBO), entre ellos nuestro número uno, en una tendencia que no dudamos que crecerá exponencialmente en los próximos años. Mientras, mitos como Martin Scorsese, Quentin Tarantino y Pedro Almodóvar han sido tres de los grandes protagonistas de 2019 con los triunfos de sus respectivos estrenos, tres obras que pueden colocarse sin sonrojo alguno entre lo más granado de sus dilatadas y exuberantes filmografías. Aunque lo mejor es que el relevo está más que asegurado: nombres ya reputados como Todd Phillips, Bong Joon-ho, los hermanos Russo o Noah Baumbach se han confirmado entre la élite con las mejores obras de su carrera, en tanto que promesas como Ari Aster, Josh Cooley, Chad Stahelski y el español Carlos Marqués-Marcet ya se han colocado en la mejor posición del gran trampolín. Así que no dudéis en celebrar con nosotros tan magno año cinematográfico, descubrir nuestros filmes favoritos y, sobre todo, compartir vuestras impresiones en la lista con la que ya os dejamos, no sin desear antes un 2020 al menos tan bueno como este 2019 que termina. ¡Disfruten! Leer más…