Saltar al contenido

“Soul”: la chispa adecuada

15/01/2021

No sé si lo recordaréis, igual sí. Resulta que el año pasado nos confinaron. Dos meses. Sin poder salir salvo caso de necesidad justificada, bajo techito, cara a cara con nuestros fantasmas. ¿Os vienen flashes? ¿hacéis memoria? Y a ver si os acordáis de esto: internet se llenó de artículos con un millón de consejos sobre cómo podíamos ser personas productivas durante esos días. ¡Escribe por fin esa novela, amplía tu formación, aprovecha para preparte y ser el número uno nacional de halterofilia! Porque todo en la vida es eso: ser productivo, no perder un segundo de tiempo, llenar todos los espacios. ¿No hemos venido aquí a eso? Dicho sea de paso, a mí todos esos artículos no me resultaron lo suficientemente persuasivos, porque pasé dos meses haciendo yoga, leyendo, cocinando comida rica (y comiéndomela, madre mía, la báscula) y escuchando podcasts. No, no puedo añadir nada de eso a mi currículum, y he pensado mucho en ello últimamente. En que no me importa, concretamente.

Os preguntaréis, lectores y lectoras del Cadillac, a qué viene toda esta perorata sobre no aprovechar el tiempo para alcanzar la cima (¡trabaja, llega a lo más alto!). Prometo que tiene sentido. Es que he llegado tarde a “Soul”, la última de Pixar. Sí, sí, ya sé. Debería haberla visto el mismo día en que Disney + la estrenó y haberle dado su correspondiente nota en todas las webs posibles, además de opinar de ella en las redes con todos los hashtags. Mea culpa. Pero ha llegado cuando tenía que llegar, como todo en este planeta loco, y ha venido a decirme un montón de cosas importantísimas que, en honor a la verdad, necesitaba mucho oír.

Leer más…

Nuestro Top 15 de… David Bowie

10/01/2021

Five Years. Cinco años. Así arranca el que probablemente sea el disco más reconocido y decisivo de la carrera de David Bowie y, por extensión, uno de los más importantes de la historia de la música popular del siglo XX: “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”. Aquel alienígena bisexual descendía a la Tierra y le anunciaba a la Humanidad que le quedaban sólo cinco años de existencia (algo que casi podríamos llegar a creernos en estos tiempos tan demenciales, ¿verdad?). Desde entonces, eso de los cinco años siempre ha tenido un notable peso simbólico en la carrera de Bowie, y este 10 de enero de 2021 se cumplen precisamente cinco años de su fallecimiento. En El Cadillac Negro quisimos mostrarle nuestro amor infinito ya desde nuestros inicios, con la reseña de su álbum de regreso tras diez años de silencio, “The Next Day”, en 2013, el homenaje “La perfección, o David Bowie en los 70”, dividido en dos entregas, “El hombre de las estrellas” y “De estación en estación”, y la crítica de su último disco, “Blackstar”, emitida el 8 de enero de 2016, el mismo día de la publicación del álbum coincidiendo con el 69 cumpleaños del artista y sólo dos días antes de la más trágica de las noticias.

Y desde entonces nada. Ni una maldita línea. La explicación, aunque tampoco tengamos la necesidad de excusarnos, posiblemente sea que su repentina e inesperada muerte fue un shock absoluto para todos y cada uno de los miembros de este blog. Perder a Bowie fue tan dramático y doloroso que a día de hoy aún no hemos terminado de digerirlo. No sólo era uno de nuestros artistas favoritos sino que, como personalidad e icono, la magnitud de su pérdida solamente fue, es y será equiparable a las de figuras de la talla de Elvis Presley, John Lennon, Freddie Mercury o Michael Jackson. Por eso, y por esa fastidiosa sensación de cuenta pendiente que nos quedó con uno de nuestros mayores y más queridos mitos, nos hemos decidido a dedicarle, en qué mejor momento, uno de nuestros ya clásicos Tops. En esta ocasión son 15 las canciones elegidas como representación de los eclécticos gustos de los conductores del Cadillac. Y pese a que en las listas personales de cada uno aparecían temas de álbumes como “Earthling” (1997), “Hours” (1999) o el mismo “Blackstar”, se da la circunstancia de que entre las 15 más votadas ha ganado, por goleada, su etapa setentera, quedando como tema más ‘moderno’ de la selección, precisamente, el “Modern Love” de 1983. Algo que más que hablar mal de toda su producción posterior, en la que encontraríamos algunas cosas maravillosas, creemos que habla muy bien de esa mágica etapa inicial en la que, como ya dijimos en su momento, alcanzó la perfección. Sin más, embarquémonos en un viaje apasionante a lo largo de nuestro Top 15 de David Bowie:

Leer más…

Nuestras series de 2020

04/01/2021

De los tres pilares que sustentan principalmente este blog, música, cine y series, es este último el único que no sólo no se ha visto, al menos en cuanto a su consumo, gravemente dañado por la pandemia mundial, sino que incluso ha salido enormemente “beneficiado”. Nunca, jamás en la historia, tantísima gente habrá visto tantítismas series como en 2020, por motivos más que obvios. Y nunca, jamás en la historia, volverá a darse una circunstancia igual, o al menos así lo deseamos con todas nuestras fuerzas. Que millones de personas en todo el planeta se vieran, casi literalmente de la noche a la mañana, encerradas en sus casas durante meses, y que ésto coincidiera con el auge de las plataformas de contenidos (recordemos que Disney+ llegó a España a finales de marzo), hizo que muchos se volcaran en exprimir al máximo esas suscripciones a las que hasta entonces apenas habían conseguido sacar provecho durante el transcurso normal de sus vidas. Por aquí, cómo no, siempre hemos defendido que el ocio cultural, en cualquiera de sus formas, es un elemento valiosísimo de disfrute y enriquecimiento personal, y también tiene una utlidad impagable como forma de evasión. Y nunca, jamás en la historia, hemos necesitado tanto evadirnos de la realidad que estábamos sufriendo como en estos últimos meses.

Puntualizábamos al principio lo de “en cuanto a su consumo” puesto que, como cualquier otra industria, la producción seriéfila sí ha sufrido de forma muy directa los inmisericordes envites del covid-19. Los planes de filmación de muchas series también tuvieron que detenerse o se vieron alterados, afectando a muchos estrenos o nuevas temporadas que nos tendrían que haber llegado ya, o tenían previsto hacerlo próximamente. Por no hablar del batacazo económico a nivel global, que también acabará notándose. Aunque el mayor impacto que esta crisis sanitaria tendrá en el sector lo acabaremos viendo más a largo plazo, y parece inevitable. Que el futuro del cine pasaba cada vez más por un consumo en los hogares, en detrimento de la pantalla grande, creo que lo teníamos más o menos claro. Que el covid-19 lo ha acelerado todo, y ya no es descabellado que más pronto que tarde acabemos viendo la extinción definitiva de las salas de cine, también es innegable. Nos acercamos a un escenario en el que el cine y las series se acostumbrarán a competir y medir sus fuerzas de igual a igual, en el mismo campo de batalla, y quién sabe qué sucederá ahí. De momento, los últimos movimientos de Disney, con Marvel y Star Wars como puntas de lanza, nos hacen pensar en una apuesta cada vez más firme por las series en perjuicio de la inversión cinematográfica. Será difícil, si no imposible, que volvamos a ver películas con presupuestos mastodónticos (y recaudaciones billonarias) como “Vengadores: Endgame”, pero el dinero se moverá de sitio, la cosa se irá igualando y empezaremos a ver series cada vez con más medios y recursos, y mejores facturas. Pero todo eso ahora mismo son cábalas. Lo cierto es que, si nos abstraemos de todo lo demás y nos fijamos sólo en la calidad, la cosecha seriéfila de este 2020 a vuelto a ser magnífica, y nos ha quedado un top 10 la mar de pintón (de nuevo el proceso de selección ha sido arduo y doloroso) con tres exponentes de nuestro producto nacional y hasta siete debutantes en nuestras listas, lo que siempre consideraremos dos buenísimas noticias. Sin más preámbulos, estas fueron nuestras diez series favoritas de 2020:
Leer más…

Nuestros discos de 2020

28/12/2020

Como para casi todas las disciplinas culturales, el 2020 ha sido un año extraordinariamente difícil para la música, pero, en su caso, hay que distinguir dos tipos de afectación muy diferente. La CATÁSTROFE, así con mayúsculas, se ha producido en la música en directo. La propia naturaleza de las actuaciones en vivo, que incluye la cercanía entre el público y, durante la mayor parte del año, la celebración en locales cerrados, ha provocado que desde mediados de marzo apenas se hayan celebrado conciertos más que unas cuantas valientes iniciativas aisladas. La ausencia ha sido aún más gigantesca (y comprensible) en el caso de eventos masivos, situación agravada por las polémicas generadas por algunas de sus mínimas manifestaciones (Taburete, Raphael). Por el camino, más allá del inmenso hambre de conciertos y el reguero de entradas de eventos aplazados o cancelados que atesoran los aficionados de la música, queda el modo de subsistencia de millones de trabajadores del sector (músicos, dueños de salas, promotores, organizadores de festivales, técnicos y montadores de escenarios, medios especializados… ). Y lo peor es que, pese a las incipientes vacunaciones, el futuro próximo sigue siendo extremadamente sombrío por lo borroso de un horizonte de normalidad teniendo en cuenta el largo tiempo que hará falta para conseguir una inmunidad suficiente para volver a reunirnos miles de personas en un mismo lugar con ciertas garantías.

El año en cuanto al mercado discográfico tampoco ha sido fácil. El inicio de la pandemia trastocó miles de agendas y la hilera de lanzamientos aplazados en espera de tiempos mejores alcanzó cotas kilométricas. Sin embargo, la evidencia de que esta inédita situación iba para (muy) largo hizo que, poco a poco, casi todos estos álbumes fueran apareciendo paulatinamente en el mercado. Incluso la imposibilidad de salir de gira propició la creación de obras que quedarán en el recuerdo como algunos de los mejores testimonios de este apocalíptico tiempo. La música se benefició de su innegable efecto terapéutico y se convirtió en una de nuestras mejores aliadas para sobrellevar estos meses, especialmente en la época del confinamiento más estricto. Pocas veces en la historia se habrá escuchado tanta música en casa y a esto ha acompañado la inspiración de los artistas, que han brindado una cosecha de álbumes verdaderamente enjundiosa. Así queda reflejado en el ránking que os presentamos a continuación y en el que caben desde esos grandes clásicos que nos han reconciliado con la vida con inesperados lanzamientos, hasta dos de las mayores divas pop del siglo, pasando por un variado surtido de nombres, desde curtidos veteranos hasta firmes promesas, menos conocidos pero cuyo talento merece el mayor de los reconocimientos. Sin más preámbulos, pasen y vean… O mejor dicho, escuchen.

Leer más…

Nuestras películas de 2020

21/12/2020

Buena papeleta nos ha dejado el año 2020 a la hora de recolectar nuestras películas favoritas de los últimos 12 meses. No es ningún secreto el daño que este terrorífico año ha causado en el sector cultural (que es el que nos incumbe en este rincón), pero es que sin duda, de entre todas las ramificaciones del arte, seguramente el cine sea uno de los pilares que más se están tambaleando debido a los azotes de la jodida pandemia mundial. Y hablamos de cine en su sentido más tradicional, ya que ninguna de las plataformas de streaming que aparezca podrá emular el ritual de ir al cine. En pleno debate sobre la inevitable convivencia entre estos servicios de streaming y el negocio cinematográfico tradicional, de lo que no cabe duda es de que cuando todo esto pase ya nada será igual. Y ya lo estamos sufriendo. El obligado cierre de las salas en el segundo trimestre del año fue un palo tras el que no sería sencillo mantenerse de pie, pero es que la respuesta de muchos de los implicados en este equilibrio cuando se volvieron a encender las luces de los proyectores ha distado una eternidad de ser la más idónea para tirar del carro. No podemos olvidar que, desgraciadamente, el cine tiene mucho de negocio, a veces todo, y por este lado es entendible el miedo y la reticencia de las productoras a estrenar sus propuestas temiendo no recaudar todo lo que esperan recaudar. Pero no es menos cierto que eso de no morder la mano que te da de comer es un refrán tan antiguo como cierto, porque no podemos menos que temer que cuando todas estas ‘mayors’ finalmente decidan volver a los cines, estos ya no estén (o al menos muchos de ellos), y la nueva “mano” a la que se están agarrando por el momento no es garantía de que vayan a cuadrar sus cuentas.

Por todo esto, con las salas de cine huérfanas de estrenos desde mediados de marzo, todo el foco cinematográfico se centró en las películas que llegaban a, fundamentalmente, Netflix. Y ojo, nunca la plataforma de la N, tan titubeante siempre con sus producciones cinematográficas originales, había mostrado tan buen tino, y esto lo demuestra la lista con nuestras 10 películas favoritas del año, en la que se cuelan varias propuestas del gigante del streaming. Aunque quizás más sorprendente es que Prime Video, en ascenso continúo pero aún muy lejos de los réditos de Netflix, también se haya colado en nuestro ranking con mucha fuerza. En total, 6 de las 10 películas elegidas no han podido verse en los cines de nuestro país, algo insospechado hace algunos meses. Al final, y pese al escaso abanico de títulos disponibles, creememos que ha quedado una lista muy decente y recomendable, con 10 títulos tremendamente disfrutables y de gran calidad, aunque, lo reconocemos, palidece frente a la que os presentamos hace ahora 12 meses, si bien la cosecha de 2019 fue de una magnitud difícilmente igualable, y más en los tiempos con los que estamos lidiando. Sin embargo, pese a la negritud del presente y del futuro más próximo, queremos entonar un canto de esperanza a lomos de las 10 grandes pelis que en las siguientes líneas os presentamos.

Leer más…

“evermore”: Taylor Swift le da una hermana a su mejor álbum

14/12/2020

Dicen las redes, a veces bien utilizadas, que Taylor Swift estaba destinada a salvar 2020. Salvarlo es mucho decir, porque en este año escrito por Stephen King hemos tenido demasiados sucesos de película como para cargarlos todos a una misma espalda, pero, que nos ha dado un poco de luz cálida, no es materia de discusión. Ha vuelto a hacerlo, tan sólo cinco meses después. Sin promos previas y con un escueto mensaje horas antes. La autora de uno de los mejores álbumes del año ha publicado otro a tres semanas de cerrar etapa en el calendario y resulta que también es de lo mejor del año. Sin despeinarse.

La artista nos presenta evermore como una hermana de folklore que simplemente tenía que existir. Una cara B, un deseo de adentrarse más en la profundidades de los bosques que insuflaron aire a su trabajo anterior, un autorregalo de cumpleaños, porque 31 años bien merecen el mismo número de canciones. Y esta nueva y casi recién estrenada admiración que siento (y el público general siente) por Swift se me convierte en fascinación. No hemos valorado lo suficiente su magia blanca, sus canciones para todos los públicos y su sonrisa anti-nihilismo. Las opciones contrarias no eran necesarias para ser excepcional en lo suyo. Vaya si lo es.

Leer más…

“Borgen” y “Baron Noir”: idealismo vs realismo en la ficción política

30/11/2020

La política ha sido desde tiempos inmemoriales una de las actividades humanas más importantes y, sí, también una de las principales fuentes de conflicto. Como no podía ser de otra manera, la televisión no ha sido ajena a este peso político en la sociedad y alguna de sus obras más señeras (“El ala oeste de la Casa Blanca”, sin ir más lejos) han profundizado a fondo en este tema. Pero si hay un lugar donde han florecido en los últimos años las series de cariz político ha sido en Europa. Y, si hiciéramos un estricto escrutinio, la danesa “Borgen” y la francesa “Baron Noir” se erigirían como claras triunfadoras en cuanto a repercusión y fervor crítico. De ellas y de su certero modo de reflejar dos modos de hacer política tan diversos como el nórdico y el galo versa este post que nos ofrece una experta seriéfila que ya nos ha halagado anteriormente poniendo su conocimiento al alcance de nuestros lectores: Noelia García.

Al volante: NOELIA GARCÍA

A Netflix y HBO han llegado en los últimos meses las temporadas completas de dos series que, sin ser una novedad -“Borgen” se estrenó un 26 de septiembre de 2010 en la televisión danesa y “Baron Noir” lo hizo en 2016 en la francesa-, sí que siguen estando de plena actualidad por su reflejo de la realidad y de las intrigas políticas de las altas esferas.

“Borgen”, a la que el boca a boca hizo la serie política por antonomasia de hace unos años y que tendrá una cuarta temporada en Netflix en 2022, cuenta la historia de Birgitte Nyborg, la líder de un partido de centro que, tras un escándalo del primer ministro previo a las elecciones generales, se convierte en la primera mujer en llegar al poder en Dinamarca, presidiendo un complejo gobierno de coalición que nos permite ver las difíciles alianzas entre partidos, los intereses económicos de las empresas y los gobernantes y las relaciones de la prensa con el poder.

Leer más…

AC/DC y “Power Up”: Malcolm, puedes estar orgulloso

22/11/2020

Aunque parezca arrinconada en estos prosaicos tiempos, la magia sigue existiendo. O si no cómo explicar el que pongas el nuevo disco de AC/DC en tu reproductor/plataforma favorito, pulses ‘play’ y, desde el mismo momento en que comienzan a atronar las guitarras de Angus y Stevie Young ya no sabes ni qué es el gel hidroalcohólico, el concepto FFP2 no lo acabas de asociar a nada en concreto y eso del toque de queda solo te suena de las batallitas que te han contado tus padres. En ese instante solo estáis tus australianos favoritos y tú, compruebas cómo poco a poco tus pies tamborilean el suelo al ritmo que marca Phil Rudd, tu cabeza empieza a subir y bajar y colocas un brazo en forma de mástil de guitarra para, con el otro, comenzar a rasgar cuerdas imaginarias. El truco lo han venido a llamar “Power Up” y, como acertadamente comenta mi compañero Jorge, sienta como una buena jarra de cerveza helada en este asfixiante época que estamos viviendo.

La susodicha magia también ha obrado sus poderosos efectos en el hecho de que en pleno 2020 estemos disfrutando de un nuevo disco de AC/DC, algo que apenas hace dos años parecía pura ciencia ficción. Excepción hecha de la fatídica muerte del nunca olvidado Bon Scott en plena ascensión a la gloria, nunca el combo oceánico ha sufrido un periodo tan convulso como el que se inició en 2014, año en el que precisamente fue lanzado “Rock or Bust” (lee aquí la reseña que publicamos en su día), el predecesor de “Power Up”. Al abandono forzado del grupo de uno de sus dos pilares fundamentales, Malcolm Young, por el imparable avance de su demencia, se le unió el arresto con graves cargos de Rudd que también le obligó a dejar la banda, la enfermedad de oído de Brian Johnson que hizo que se tuviera que recurrir a Axl Rose como solución de emergencia para cubrir los compromisos restantes de la gira mundial que desarrollaban en esos momentos, el anuncio de la retirada del bajista Cliff Williams y, ya para acabar de rematarlo todo, el fallecimiento de Malcolm en 2017. Siendo razonables, todo parecía más que acabado.

Leer más…