Saltar al contenido
Anuncios

“El vicio del poder”: La escopeta internacional

17/01/2019

Si nuestro mundo fuera medianamente razonable, Adam McKay seguiría siendo un eficaz director de irreverentes comedias a mayor gloria de Will Ferrell. Sin embargo, el disparatado escenario político-económico internacional de las últimas décadas ha sido un estupendo caldo de cultivo para que McKay pudiera saltar a las ‘grandes ligas’, aportando su desvergonzada mirada a temas aparentemente serios. Así lo hizo, con mucho éxito y un Oscar al Mejor Guión Adaptado, con los desmanes que provocaron la gran crisis financiera de hace diez años en “La gran apuesta” (aquí diseccionada por mi compañero Jorge), así afirma que hará con el cambio climático para cerrar una futurible trilogía y así lo acaba de hacer, en el terreno de la política pura y dura, con uno de los primeros grandes estrenos del año, “El vicio del poder”.

El título español no puede emular el ingenioso título original, un “Vice” que alude tanto al mencionado ‘vicio’ como a la condición de ‘vice’ (presidente) del protagonista absoluto de la cinta, ese Dick Cheney que se convirtió en el hombre más poderoso de EE.UU y posiblemente del mundo durante el mandato presidencial de George W.Bush y al que McKay dedica uno de los ‘biopics’ menos laudatorios y convencionales que podamos recordar.

Leer más…
Anuncios

The Sunday Drivers y Sexy Sadie: arquitectos de melodías

17/01/2019

Para bien o para mal, The Sunday Drivers y Sexy Sadie fueron dos de los grupos más importantes y más representativos de la escena indie española emergente a caballo entre el siglo XX y el XXI. Con las correspondientes influencias de la música anglosajona, con el imprescindible inglés como idioma para sus composiciones, alistados en una compañía independiente (aunque con concesiones para llegar a una cantidad importante de público) y, lo más importante, poseedores de un buen puñado de grandes canciones, The Sunday Drivers y Sexy Sadie coincidieron en tiempo, intenciones y, probablemente, resultados. Con importantes diferencias entre ellos, ambas bandas abrazaron muchos elementos comunes, y uno de esos elementos coincidentes fue su gusto por las melodías, haciendo de su búsqueda su mejor virtud, ensamblando en sus más inspirados momentos bellísimos juegos melódicos, unas armonías que hicieron que la etiqueta ‘pop’ tuviera todas las buenas intenciones, esas intenciones que tanto se echan en falta hoy.

Trazando dos líneas recordatorias paralelas, que según en qué época se distanciaban más o menos, y antes de ejemplificar todo con algunas de sus más importantes canciones, cabe apuntar que ambas bandas coincidieron en vida una buena temporada, aunque Sexy Sadie tuvo una carrera algo más larga y prolífica, y, por ende, más evolucionada. The Sunday Drivers se creó en Toledo en 1999, poniendo fin a su trayectoria en 2010 después de cuatro discos, mientras que Sexy Sadie fue un grupo formado en Mallorca en 1992 y disuelto en 2006 con seis discos oficiales a sus espaldas (obviando rarezas, directos y demás). Insisto en la idea de la evolución de Sexy Sadie para contraponerla a la carrera de The Sunday Drivers, la cual se desarrolló de forma más compacta, regular y constante, de forma que sus cuatro álbumes presentaban pocas variaciones de unos a otros, quedando bien definido sonido y personalidad desde su debut hasta su última referencia, un sonido con evidentes resonancias beatles, tomando de ellos (y de muchos más, por supuesto) la arquitectura de unas canciones que tenían en la melodía su pilar fundamental. Por su parte, Sexy Sadie, sobre todo en sus inicios, bebió más de la escena alternativa estadounidense (véase, Sonic Youth o Pixies), para ir tornando a un pop brillante primero y a un rock más contenido, oscuro y maduro después, pero casi siempre, insistimos, trabajando con afán la parte melódica de sus canciones. Pero como siempre, la mejor forma de recordar a estas dos grandes bandas es tirar de sus canciones, por lo que seleccionamos unas cuantas en un intento de hacerles justicia, pretendiendo incluso un descubrimiento para algunos oídos despistados:

Leer más…

“Sex Education”: lubricante y corazón (o lo que un día no supimos)

14/01/2019

Los pájaros lo hacen, las abejas lo hacen y hasta los doctores y doctoras lo hacen. Más allá de clásicos resultones de la canción, lo que ha de quedar claro es que el sexo es cuestión de todos y de todas. Si una pretende hilar un poco más fino, todo lo que lo rodea, desde los aspectos culturales de éste a los personales, desde preferencias hasta elecciones, son parte de lo que nos define, no sólo como seres sociales sino como seres individuales. El sexo ha llegado a ser convertido por los medios de comunicación de masas y las distintas manifestaciones artísticas en la gran cuestión. Perdón, la GRAN cuestión. Existe un bombardeo, unas exigencias, una inclinación a sentar cátedra y establecer unos estándares donde entra lo que es concebido como normal y que varían según edad, clase social y, sobre todo, género. Vamos, una movida.

No es de extrañar que cuantiosos productos literarios, cinematográficos y televisivos hayan querido nadar en sus aceites, unas veces con mayor éxito que otras y sembrando en ocasiones el despropósito. Aunque afortunadamente no es el caso de la serie que nos concierne hoy, “Sex Education”, una producción británica de Netflix que no se ha vendido con excesivo fervor y de la que personalmente esperaba un entretenimiento sencillo (no somos capaces de quitarnos los prejuicios con los géneros) en el que Gillian Anderson aparecía como personaje secundario. Reinas aparte, lo que hemos hallado con el transcurso de sus episodios queda lejos del mirar por pasar el tiempo. Estamos ante algo muy reivindicable y definitivamente necesario. Y si algo nos gusta en el Cadillac, valga la redundancia, es defender lo que nos gusta.

Leer más…

“Juliet, desnuda”: El ídolo de barro

09/01/2019

Pocos personajes pueden resultar tan cercanos tanto a los redactores del Cadillac como a sus seguidores como Duncan Thomson (magníficamente encarnado por Chris O’Dowd), un profesor universitario que nos suscita una envidia inmensa al dedicarse a analizar ante sus alumnos series televisivas tan emblemáticas como “The Wire”. Sin embargo, no contento con ello, este cuarentón tiene una novia tan adorable como Annie (encantadora como siempre Rose Byrne), aunque de lo que más orgulloso se muestra es de ser una de las máximas autoridades en el conocimiento de Tucker Crowe, un cantautor maldito estadounidense que desapareció a lo Salinger después de publicar a mediados de los 90 una apenas reconocida obra maestra llamada “Juliet”, un melancólico disco dedicado al desamor provocado en el artista por una exnovia llamada de esa manera. Duncan no para de glosar el álbum y establecer teorías sobre la posterior vida de Crowe en un foro de Internet del que es uno de los grandes líderes y no deja de agobiar a todos los que le rodean con el citado conjunto de canciones.

No es necesario estar informado previamente para que nos venga inmediatamente a la cabeza con este argumento el novelista británico Nick Hornby. Muy pocos han conseguido retratar de forma tan fidedigna el ‘síndrome de Peter Pan’ y las obsesiones tan acuciantes que éste provoca como el autor de “Un niño grande”. Efectivamente, nos encontramos ante una adaptación de su novela “Juliet, desnuda” y, sí, nuestro querido Duncan nos retrotrae sin remisión al fanático del Arsenal del guión del filme “Fuera de juego” y, sobre todo, al recalcitrante melómano de “Alta fidelidad”,

Leer más…

Un resumen de 2018

06/01/2019

Un año más (y van tres) despedimos definitivamente el 2018 con un último vistazo por el retrovisor. Tras nuestras listas con lo más destacado en cine, música y televisión, queremos ofreceros nuestro particular regalo de Reyes Magos: un vídeo resumen con (casi) todo lo que el año que ya hemos dejado atrás nos ofreció; para bien y para mal. Un 2018 al que recordaremos con cariño tanto por todas las buenas novedades que nos trajo, como por algunas decepciones que también aportó. Un vídeo al que siempre intentamos contagiar de la alegría que nos provoca contar con todos vosotros.

Cine, música y televisión. Esto somos en El Cadillac Negro y esto queremos seguir siendo durante el 2019. Con vuestras opiniones y con vuestros tirones de orejas (la mayoría, seguramente merecidos) que tanto nos animan a seguir y a mejorar. Felices Reyes para todos y que empiece la fiesta.

Leer más…

Nuestras películas de 2018

26/12/2018

El hecho de que esa especie llamado ‘blockbuster veraniego’ continúe en extinción y la sequía de títulos importantes durante el periodo estival sea tan prolongada pueda distorsionar nuestra visión general, pero cuando hemos echado la vista atrás para elegir las 15 películas que más nos han gustado de 2018 (insistimos, no necesariamente las mejores), nos hemos dado cuenta de que este año ha sido uno de los más espectaculares en cuanto a calidad desde que este vuestro Cadillac aparcó en vuestras pantallas. La avalancha de grandes obras estrenadas tanto a principios de año como en sus últimos meses ha deparado una igualdad poca veces vista en nuestra votación, con multitud de filmes optando a meterse en nuestra selección definitiva.

Nos congratula especialmente haber podido reflejar en la lista la tremenda variedad de géneros, procedencias y ambiciones comerciales del mejor cine que se ha concitado este año ante las pantallas de cine y, sí, también a través de plataformas de ‘streaming’ como Netflix, que se ha consolidado definitivamente, tras muchos años intentándolo, como una potencia cinematográfica de primer orden, colocando dos de sus más grandes apuestas entre nuestras favoritas. No faltan en la selección varios de nuestros cineastas favoritos de siempre, pero es especialmente esperanzador que también haya unos cuantos que se han posicionado ya muy cerca de ese escalón más alto y aparezcan otros novísimos que no dudamos que nos darán muchas alegrías en años venideros. Del cine independiente americano al de superhéroes más taquillero, del drama más intimista al terror más espeluznante, de la animación al blanco y negro, de Polonia a México  pasando por Italia, Francia y, como no, el cine español menos previsible, todo está comprendido en nuestro ‘greatests hits’ particular del año que nos deja. Os dejamos con nuestro veredicto, no sin antes invitaros a que -al igual que os ofrecimos en nuestra lista de series-  ejerzáis de jurado y elijáis vuestra película predilecta de 2018 en la encuesta que aparecerá inmediatamente debajo de nuestras elegidas. ¡Esperamos vuestras opiniones!

Leer más…

Nuestras series de 2018

20/12/2018

Existe cierta sensación, compartida no por todos pero sí por algunos redactores de este blog, de que 2018 no ha sido un gran año seriéfilo… o al menos no tan bueno como años precedentes. Es cierto que los dos títulos que ocuparon los dos primeros puestos en nuestro ranking de 2017, “The Leftovers” y “Twin Peaks”, no podían repetir esta vez por razones obvias. Es más, otras ocho de las ficciones que elegimos entonces no han emitido un solo capítulo en estos últimos 12 meses, así que es inevitable que las hayamos llegado a echar de menos. Tampoco hemos tenido, como suele ser habitual, ninguna gran serie evento que haya monopolizado la atención del personal durante buena parte del año, pues los dos shows más mainstream del momento, “Juego de tronos” y “Stranger Things”, decidieron ambas tomarse un año sabático (¡menuda guerra se avecina en 2019!), mientras que “Westworld” lo intentó pero nunca tuvo opciones reales de ocupar el trono vacante. En cambio, hemos de felicitarnos porque en esta ocasión en el top con nuestras 15 favoritas (no nos cansaremos de insistir: aquí hablamos de favoritas, nunca de mejores) se han colado nueve, hasta nueve series estrenadas en 2018, muchas de los cuales tendrán continuidad en futuras temporadas. Así que hay relevo, y esa es una noticia extraordinaria. Casi más extraordinario aún es que, por primera vez, la producción española se haya hecho un hueco en nuestra lista… ¡nada menos que con cuatro títulos! Definitivamente, las cosas están cambiando. Así lo demuestra que sólo tres de las 15 favoritas de nuestro ranking anterior hayan repetido ahora, un año más tarde, mientras que las otras tres “veteranas” serían una que debuta por estos lares y dos que regresan para, feliz o tristemente, como se mire, despedirse a lo grande.

Si bien no podemos asegurar que lo haya sido en calidad, pues eso es subjetivo y en este blog ya hay disparidad de opiniones, lo que nadie puede negar es que 2018 ha sido un año histórico en cuanto a cantidad. Nunca antes se habían realizado y estrenado tantas series, nos habían llegado desde tantos sitios y estaban tan al alcance de nosotros como ahora. Recordando nuestros inicios, allá por 2012 (¡no hace tanto!), uno tiene la sensación de que entonces la cosa consistía en elegir entre los 20, o 25 títulos, que todo el mundo veía. Y ya se nos antojaba complicado. Ahora nos ahogamos en decenas y decenas de series, entre aquellas a las que intentamos ser fieles, otras que nos llaman la atención por lo que sea, todas esas recomendaciones que no dejan de llegarnos… y parece que el volumen de la oferta va creciendo de manera exponencial, en un momento en el que también van creciendo exponencialmente nuestras obligaciones y deberes en la vida real. Hasta el punto de que alguna de nuestras favoritas de 2017, u otras que en su día marcamos en rojo como “imprescindibles”, ni siquiera hemos podido verlas porque no hemos tenido tiempo. Nadie puede verlo todo. Así que se antoja imposible que compartáis al 100 por 100 nuestro top 15, que puede que no sea perfecto ni siquiera para nosotros, pero estamos contentísimos y muy orgullosos de cómo nos ha quedado. Porque en él conviven novedades ilusionantes con despedidas inolvidables, la frescura y la experimentación con el más reconfortante clasicismo, alardes de realización magistrales e interpretaciones soberbias, episodios y secuencias para los anales… Os invitamos a sumergiros en él y, a modo de experimento, este año os planteamos como novedad una encuesta al final del post en la que podréis votar (¡os animamos encarecidamente!) vuestra favorita de 2018. Nos lanzamos ya, ¿no? Leer más…

Nuestros discos de 2018

17/12/2018


Las listas musicales de lo mejor del año que por estas fechas proliferan en revistas, webs y blogs siempre han tenido mucho de declaración de intenciones. Una forma de hacer recuento anual, sí; una herramienta para (re)descubrir obras que le pudieron haber pasado desapercibidas al lector, también; pero sobre todo suponen una autoafirmación de una línea de pensamiento, un posicionamiento vital, estético e incluso ideológico ante un panorama tan atomizado y compartimentado que ya casi es inútil tratar de definir qué es “lo mejor”. La del Cadillac Negro, dentro de la disparidad de gustos que conviven en este blog, de alguna manera también lo es. Y los que nos conocéis, a estas alturas ya sabéis de qué palo vamos y qué no vais a encontrar aquí. Que lo nuestro no es ir de demasiado modernos, ni subirnos al carro de cualquier tendencia que esté de moda por simple postureo (salvo que realmente nos mole dónde nos lleva ese carro), ni pasarnos de listillos referenciando mil artistas ignotos que parecen inventados. Tampoco nos cerramos a distintos géneros, algunos realmente antitéticos, pero tenemos nuestras filias y nuestros códigos, y siempre prestaremos más atención a lo último de glorias viejunas como, por ejemplo, Smashing Pumpkins, Nine Inch Nails o Paul McCartney (aunque luego no entren en la lista definitiva) que a los últimos éxitos de J Balvin, Ozuna o Ariana Grande (los artistas más escuchados del año según Spotify). Llamadnos pollaviejas si queréis, pero cada uno disfruta con lo que disfruta. Eso lo percibiréis en nuestra selección de discos favoritos de 2018, tan ecléctica (creemos) como es habitual en esta casa, pero dentro de nuestro propio (des)orden, sin pisar ciertas líneas rojas. Tampoco nunca hemos pretendido sentar cátedra, y por eso siempre recalcamos que estos no son los mejores discos del año, sino los que más hemos disfrutado los miembros del Cadillac.

Como casi siempre, en nuestra lista se han colado veteranos que todavía siguen dando guerra o que han recuperado la inspiración después de una etapa algo más tibia, pero sobre todo brillan artistas jóvenes que han confirmado las expectativas que habían creado o que nos han sorprendido con un movimiento insospechado que hemos recibido con los brazos abiertos. Nos congratulamos de que en una época en la que el empoderamiento de las mujeres cada vez está más en alza, nuestra lista albergue un buen número de voces femeninas; y, aunque de patriotismo rancio nosotros tengamos poco, celebramos que nuestro número uno haya recaído un año más, después de Bunbury en 2017, en un artista de aquí. Sin más preámbulo, nuestros favoritos de 2018: Leer más…