Saltar al contenido

10 años y un día a bordo de «El Cadillac Negro»

16/02/2022

El 15 de febrero de 2012 arrancó la andadura de El Cadillac Negro con la publicación de nuestro primer post. O mejor dicho, de nuestros tres primeros posts, lo cual viene a recordarnos las enormes ganas que teníamos entonces, hace hoy exactamente 10 años y un día, de poner en marcha el motor de este blog. Y es que aunque en esa fecha publicamos las entradas «Leonard Cohen, ese perezoso bastardo que vive en un traje», review de su disco «Old Ideas», «Amando (y odiando) a Van Halen» y ««War horse», el caballo de Spielberg», el trayecto en realidad comenzó mucho antes. La puesta a punto de la maquinaria hasta que conseguimos tenerlo todo bien engrasado para echar a rodar fue compleja y no estuvo exenta de obstáculos y curvas, pero fue sobre todo muy emocionante y extremadamente divertida. Como siempre ha sido todo lo relacionado con este blog. Un blog que nació como el proyecto conjunto de Alberto Loriente, Jorge Luis García y Rodrigo Martín, tres amigos y ex compañeros de trabajo. Esto último no es un dato azaroso y sin importancia, pues fue precisamente cuando cerró la empresa en la que llevaban trabajando juntos casi una década cuando se dieron cuenta de que echarían de menos esas largas y apasionadas conversaciones en el curro sobre música, cine y series, y esos interminables intercambios de listas, recomendaciones y pareceres, siempre tan enriquecedores aunque en no pocas ocasiones derivaran en alguna acalorada polémica o algún saludable pique. Así que puede decirse que, en cierto sentido, El Cadillac Negro no fue más que la prolongación de ese hábito apasionado que Alberto, Jorge y Rodrigo compartieron y cultivaron desde un principio y les fue uniendo cada vez más durante sus casi diez años de andadura laboral conjunta. La diferencia es que en ese momento, a comienzos de 2012, pensaron que podían compartir sus listas, recomendaciones y pareceres con, básicamente, todo aquel que quisiera leerles. Sin muchas esperanzas de que hubiera mucha gente que quisiera hacerlo. Pero sí la hubo. Vaya si la hubo.

Pero no nos adelantemos. Es difícil no soltar ahora incluso alguna lagrimita recordando esas maratonianas jornadas, casi siempre en casa de Rodrigo, en las que fueron dando los primeros detalles al proyecto. El problema fue que muchas de esas primeras reuniones concluyeron sin algo fundamental y sin lo cual, a pesar de tener muy claros sus propósitos e intenciones, se veían incapaces de avanzar: ¡no encontraban un maldito nombre para el blog! Todas sus formidables ideas primigenias, la mayoría de las cuales ahora serían incapaces de recordar, tuvieron que ser descartadas porque, sí, lo habéis adivinado… ya existían. Otras ideas (algunas de ellas catastróficas, vistas ahora con perspectiva) han logrado sobrevivir al olvido porque quedaron documentadas en las larguísimas cadenas de mails que se intercambiaron por aquel entonces: «La estantería de Rob Gordon», «Banquete de mendigos», «Pastillas para soñar», «El martillo de los Dioses», «La mano derecha del Diablo», «Power Trio», «Imperio de suciedad», «La base rebelde»… Por suerte, ninguna de ellas prosperó y sí lo hizo «El Cadillac Negro». Le inspiración les vino por la canción «Black Cadillac» de Rosanne Cash, dedicada a la memoria de su padre, el gran Johnny Cash. Les moló la referencia pero, sobre todo, les sonó de puta madre (no me digáis que no), y les pareció que la imaginería, el rollo clásico y todo el concepto del viaje y la carretera encajaba como un guante en su propuesta. Una vez que tuvieron a ese flamante Cadillac negro en su cabeza, toda la parte del diseño del blog (los más fieles sabrán que, ejem, no ha variado demasiado en estos 10 años), para el que usaron fotografías originales del reciente viaje de Rodrigo a tierras norteamericanas, fue como la seda. Y cuando quisieron darse cuenta, ya estaban listos para publicar. 

·

Tras esos tres posts iniciales vinieron muchos otros, tantos que es alucinante ahora recordar la devoción con la que sus tres conductores originales se tomaron la responsabilidad de poner en marcha el proyecto. No hubo semana, en esos primeros meses, que no se cerrara con cinco o seis entradas publicadas. Al principio, como es lógico, no les conocían más allá de sus amigos y allegados, y bien contentos que se iban con sus 40 o 50 visitas diarias. Hasta que un día Jorge publicó su crítica de «Wrecking ball» de Bruce Springsteen y las visitas se dispararon por encima de las 400, y eso ya les pareció un pasote. Unas semanas después llegaría el final de la segunda temporada de «The Walking Dead» (20 de marzo de 2012) y su reseña consiguió que cerraran la jornada con más de 1.300 visitas, que se dispararon hasta las casi 2.200 del día siguiente. Y ahí sí lo fliparon muy fuerte. Puede que a muchos les de ahora la risa con tales números, pero para un blog tan pequeñito, hecho con muchísimo esfuerzo pero sin apenas altavoz alguno con el que darse a conocer, y con apenas un mes de vida, esos dos hitos fueron la gasolina que impulsó al Cadillac Negro a tirar hacia adelante y a aguantar diez años (hasta el momento) en la carretera. 

Alberto, Jorge y Rodrigo se tomaron su responsabilidad al frente del Cadillac con una dedicación casi profesional, publicando sus críticas y reseñas de las películas y discos del momento intentando no perder la comba con los medios de gran difusión y muchos mayores recursos, y dándolo todo especialmente en el seguimiento de sus series favoritas (no tardaron en darse cuenta del enorme tirón que sus reviews tenían entre su cada vez más nutrido grupo de seguidores), aunque eso significara tirarse muchas noches hasta las tres o cinco de la mañana frente al teclado para poder publicar cuanto antes tras algún sonado final de temporada. Tampoco perdieron de vista uno de sus objetivos iniciales: mirar por el retrovisor y rescatar y defender algunas de las obras musicales o audiovisuales que más les marcaron en sus vidas, dedicarle ciclos y especiales a sus mayores ídolos y, cómo no, elaborar rankings con sus discos, películas y series favoritas (siempre hemos huido de ese concepto de «las mejores») de cada año.

2012 se cerró (y eso que arrancamos a mediados del mes de febrero) con nada más y nada menos que 192 entradas publicadas y un total de 185.174 visitas en todo el año. Incapaces de mantener aquel ritmo infernal, en 2013 publicamos «sólo» 130 posts, aunque las visitas subieron hasta las 269.023. Decididos a seguir creciendo, y quizás también necesitados de nuevos estímulos, a mediados de 2014 sus tres fundadores tomaron la que seguro ha sido la mejor decisión en la historia de este blog: abrirle la puerta a otros tres conductores, pensando que seis personas podrían caber y convivir maravillosamente bien dentro de aquel confortable Cadillac. Qué buen ojo tuvieron.

El primer nombre en el que pensaron quizás fuera la elección más natural. Sergio Almendros no sólo era otro ex compañero de aquel trabajo que les unió en un primer momento, sino que compartía la misma pasión y el mismo espíritu que ellos hacia los mismos temas. De hecho revisando aquellos viejos emails de principios de 2012 ya se le menciona como un posible fichaje para el blog. Si se lo llegaron a proponer entonces y lo declinó, o si ni siquiera llegaron a dar ese paso, es algo que ahora ninguno de ellos recuerda. Lo importante es que Sergio, dos años y medio después, acabó abrazando su destino entrando a formar parte de la familia cadicallera en el mejor momento posible. El segundo nombre sobre la mesa fue el de José Manuel Loscertales. Un viejo amigo de Jorge del que Alberto y Rodrigo sólo tenían una referencia: fue la persona que insistió e insistió e insistió para que Jorge le diera una oportunidad a una serie cuando aún muy poca gente se hacía eco de ella… ni más ni menos que «Breaking Bad». Semejante ojo clínico y buen criterio era justo lo que necesitaban en el Cadillac. Y no se equivocaron. El tercer nombre fue una apuesta un tanto más arriesgada, pero a la postre igualmente acertadísima. A Irene B. Trenas no la conocían personalmente y de hecho la descubrieron en la entonces todopoderosa y hoy extinta Todoseries. Ella escribía, entre otras cosas, reseñas sobre «Californication», al igual que hacía Rodrigo en el Cadillac. Tras intercambiarse algunos comentarios en sus respectivos posts, comenzaron a seguirse en Twitter. Decidieron jugársela invitándola al Cadillac con un cebo que pensaron que funcionaría, y que de hecho Irene se tragó enterito. Le sugirieron, viendo que era muy fan de «Hannibal», si le apetecería escribir algo para el blog, dado que ellos estarían «ocupados» con otras cosas y no podrían hacerlo cuando terminara su primera temporada. Irene aceptó, lo hizo de maravilla y ya no la dejaron marchar. Por cierto, y entiéndase la broma, no nos resistimos a mencionarlo: ¡Cadillac 2 – Todoseries 0! El primer golazo, por toda la escuadra, fue «robarles» a Irene. El segundo es haberles sobrevivido. 

Lo mejor del nuevo y radiante Cadillac Negro con Alberto, Jorge, Rodrigo, Sergio, Jose e Irene al frente no fue que, año tras año, los números no dejaran de crecer hasta llegar a ese récord de 313.026 visitas anuales que logramos en 2017. Ni que la calidad de los posts creciera exponencialmente. Ni todas las veces en que nos atrevimos a abrirle la puerta a nuestros queridísimos Viajeros ocasionales. Ni las playlists que elaboramos con tanto mimo en nuestro perfil de Spotify pensando en nuestra Radio Cadillac. Ni que las listas de finales de año y otros rankings conjuntos se convirtieran en un ejercicio apasionante, empezando por la elección de los sistemas de votaciones (qué tal, amigo Fibonacci), hasta extremos que muchos de vosotros alucinaríais: divertidísimos casi siempre, dramáticos en ocasiones, hasta el punto de que si nos hubiéramos tenido en frente probablemente hubiéramos acabado llegando a las manos. Lo mejor sin duda fue, y lo sigue siendo a día de hoy, todo lo que, vosotros los lectores, no habéis tenido la suerte de ver: esa amistad y camaradería forjada en torno a un blog y articulada en un grupo de WhatsApp que hoy, ocho años después de su apertura, sigue echando humo. A pesar de algunos roces y encontronazos, pocas cosas alegran más que ver alguna notificación nueva en el grupo «Black Cadillac». Por no hablar de las veces que hemos podido juntarnos, de forma más habitual los que vivimos en Madrid, y más inolvidables las veces que Irene ha hecho el esfuerzo de acercarse desde Córdoba, para tantos momentos memorables, quizás con ese Mad Cool 2019 como highlight absoluto.  

No perdamos de vista tampoco otros de los grandes hitos en estos 10 años y un día de existencia de El Cadillac Negro. Los dos posts más leídos en toda nuestra andadura son ««Predestination»: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?» (44.436 visitas), escrito por Jose, y ««Miss Violence»: cómplices de un horror que empieza en casa» (43.432 visitas), obra de Irene. Y el día con mayores visitas de nuestra historia, con un total de 8.307, se lo debemos al post «Héroes del Silencio, entre besos y raíces: 15 tesoros ignorados», escrito por Sergio. 

Es cierto que, os habréis dado cuenta porque no hace falta ser muy perspicaces, el Cadillac no anda muy activo últimamente. Incluso hay gente, qué cosas, que piensa que El Cadillac Negro es un perfil muy molón de Instagram y desconoce que en realidad se trata de un blog aún más molón. De hecho, 2021 ha sido el primer año, desde que arrancamos, en el que no hemos llegado a publicar nuestras tradicionales listas con nuestras favoritas del año, y muchos lo habréis echado de menos. ¿Significa eso que el Cadillac está definitivamente muerto, destartalado y tirado en alguna cuneta? La verdad es que, a 16 de febrero de 2022, 10 años y un día después de echar por primera vez a rodar, podemos decir que no. Al Cadillac, si acaso, lo tenemos aparcado y cubierto con una mantita en un garaje, con mucho kilometraje ya en sus ruedas y algunas de sus piezas un poquito oxidadas, pero aún listo y a punto por si a alguno de sus conductores le da de vez en cuando por sacarlo a pasear. Siempre que a cualquiera de nosotros le apetezca darse el gustazo de sentarse en el asiento del conductor y acariciar su volante, el Cadillac seguirá ahí para nosotros. Y será un viaje, más largo o más corto, emocionantísimo y muy muy divertido. Porque siempre ha sido emocionantísimo y muy muy divertido embarcarse en este Cadillac, tanto entonces en 2012, cuando lucía nuevo y reluciente, como ahora en 2022, cuando ya se le nota un tanto viejo y cascado. 

El 15 de febrero de 2012 no podíamos ni imaginar que llegaríamos tan lejos, que haríamos tantísimas cosas, que conoceríamos gente tan cojonuda por el camino y también, por desgracia, que nos tocaría llorar tantas veces a tantos héroes caídos. Y si alguna vez nos llegamos a preguntar si, una década después, seguiríamos publicando en este nuestro querido blog, que sirva este (para muchos quizás innecesario) post para dar una respuesta: SÍ. No sabemos si dentro de otros diez años podremos volver a decir lo mismo, pero sí estamos seguros, y eso lo vale TODO, de que seguiremos siendo colegas. 

922 posts y 2.380.128 visitas después, volvemos por un instante a nuestros orígenes para parafrasear al nombre del grupo de WhatsApp que Alberto, Jorge y Rodrigo se abrieron entonces para tratar todos los pormenores del blog, sustituyendo así a esa primera y rudimentaria cadena de emails:

KEEP ON RIDIN’!

·

6 comentarios leave one →
  1. 16/02/2022 4:58

    ¡Felicidades! Que diez años se dice pronto pero es un montón. Yo no soy de comentar en este blog pero me encantan sus post, se nota que les ponen mucho empeño y por lo que comentan fue así desde el principio. Gracias por el soundtrack, siempre termino conociendo nuevas canciones y cantante por ustedes. ¡Saludos!

  2. MrCrowley permalink
    16/02/2022 14:04

    Buenos días. Primera vez que comento pero sí que os sigo desde hace muchos años y, con más o menos frecuencia en las entradas, espero que sigáis mucho tiempo más por aquí fomentando y dando altavoz a la cultura en general que falta nos hace. No sois los únicos pero sí de los mejores en mi humilde opinión. Muchas felicidades. Ride on!

  3. Marcos permalink
    16/02/2022 20:54

    ♥️♥️♥️

  4. Anónimo permalink
    18/02/2022 10:20

    Felicidades!! espero que continuéis con más entradas en este blog!!

  5. Anónimo permalink
    08/03/2022 20:48

    Recién descubro su blog y que grata sorpresa encontrar espacios como este en pleno 2022, felicidades por estos 10 años!!

  6. Iker permalink
    14/03/2022 1:19

    Un blog muy completo. Felicidades y a seguir así.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: