Skip to content
Anuncios

‘Lo imposible’: el primer elemento

25/10/2012

Imposible. Casi imposible ha sido resistirme a titular con este post con uno de esos juegos de palabras que tanto nos gustan a los periodistas. Porque pocas películas pueden llegar a sugerir tantas metáforas facilonas como ‘Lo imposible’, dado su argumento y su impresionante éxito en los cines españoles. ‘Maremoto emocional’, ‘Tsunami en taquilla’ o ”Lo imposible’ logra lo imposible’ son algunas de las lindezas que he logrado evitar. Porque estamos asistiendo al nacimiento de un hito en el cine español, ya no solo por sus increíbles cifras de recaudación, sino porque se trata de un filme con una factura tan impecable que me atrevo a decir que la oleada (ups, ya estamos con metáforas) va a llegar con fuerza a todo el mundo.

Todo hacía prever un taquillazo: el tratamiento minucioso y espectacular de una tragedia que conmocionó al mundo, de dimensiones tan mastodónticas que es imposible hacerse una idea y que no había sido explotada aún por la ficción cinematográfica, la esperada reaparición de J.A.Bayona, un director que triunfó por todo lo alto con su ópera primera, ‘El orfanato’; una campaña de promoción apabullante en los medios de la principal productora de la película y dos protagonistas como Naomi Watts y Ewan McGregor, dos estrellones  tan admirados como, y esto es casi más importante, queridos por el público, de esos que no generan rechazo. Sin embargo, las previsiones se han quedado pequeñas; a todos estos elementos se le ha unido ese ‘algo’ intangible e inexplicable, ese incontrolable factor humano, que es el que separa los éxitos de los fenómenos sociales, como es el caso.

Ese factor humano es el gran protagonista del filme. Es cierto que gran parte del atractivo de ‘Lo imposible’ se centra en sus apabullantes 25 primeros minutos. Tras una pequeña introducción en la que se nos presenta a la familia protagonista comenzando sus vacaciones en un lujoso resort de la hiperturística Phuket (Tailandia), la tranquilidad se convierte en una pesadilla tanto más dantesca por inesperada cuando la furia del mar azotado por un monstruoso tsunami destroce en apenas unos segundos gran parte de un país. La  fastuosa e hiperrealista reconstrucción del caos, con mención especial para el virtuoso diseño de producción, se centra en seguir a María (Watts), que pasa de llenar su cabeza con un ligero desencuentro con su marido a, sin solución de continuidad, tener que luchar por su supervivencia y la de su familia, mientras es conducida a la deriva por la furia del agua descontrolada. Pocas veces se podrá asistir en una sala de cine a semejante espectáculo técnico (solo me viene a la cabeza como posible comparación el fantástico comienzo del ‘Salvar al soldado Ryan’ de Spielberg), con lo que la entrada prácticamente queda amortizada  a los pocos minutos de que se oscurezca la sala. Sin embargo, cuando María sale a flote y oye los gritos de su hijo mayor Lucas es cuando comienza la verdadera odisea, la lucha por lo más primario: la lucha por la vida y por la de las personas más queridas.

Bayona y su guionista, Sergio G.Sánchez, tenían aquí todo un reto por superar: conseguir que la hora y media restante de metraje no palideciera tras tan apabullante comienzo. Sin embargo, cuando concluyen, o por lo menos cuando son menos visibles, estos alardes técnicos, la atención no decae. Bayona y Sánchez logran una brillante transición desde el más grande espectáculo visual al intimismo más extremo valiéndose de la rica y emocionante relación que se da entre esos dos personajes: una madre y un hijo que, una vez despojados de los comportamientos falsos, las máscaras y la rutina de la vida cotidiana, se  sorprenden conociéndose de forma profunda, sin camuflajes de por medio, cuando son forzados a ir al extremo para lograr sobrevivir. La emoción nos inunda (¡mierda, que no aprendo!) al presenciar como un chaval como Tom Holland, anoten este nombre desde ya, es capaz de aguantar el envite de una Naomi Watts de nuevo pletórica en un duelo interpretativo de verdadera altura. Exceptuando algunos excesos lacrimógenos, con esos subrayados musicales tan obvios, el filme se mantiene bien vivo e interesante mientras seguimos los aconteceres relacionados con este vínculo recién creado y ya irrompible entre madre e hijo.

Sin embargo, es a Ewan McGregor, que interpreta a Henry, el otro cabeza de familia, al que le ha tocado bailar con la más fea. Su personaje es mucho más plano y funcional y McGregor no puede hacer mucho por evitarlo. El fragmento que protagoniza, y que se va intercalando con el que encabeza la Watts, es mucho más convencional y monocorde, únicamente hace hincapié en la solidaridad humana ante la tragedia y señala el camino por el que ‘Lo imposible’ comienza a hacer aguas (¡uy, otra vez!).

Esta dicotomía de calidades se hace más evidente en el tramo final. Entre algunas escenas innegablemente emotivas y ese oportuno recordatorio postrero de que, incluso en esas circunstancias, hay clases y clases, se cuelan algunas licencias de guión bastante poco verosímiles y una estéril búsqueda del suspense estéril, si tenemos en cuenta que todo aquel espectador medianamente informado conoce ya el desenlace de la historia real en la que se basa el filme. Asimismo, Bayona, realmente acertado cuando se limita a dejar que fluya la gran potencia intrínseca del argumento, patina al introducir una  innecesaria escena onírica, que se une a otra gratuita rodada cámara en mano del inicio para demostrarnos que el cineasta es tanto más efectivo cuanto más se aleja de las ínfulas de autor.

Si comparamos al director barcelonés con el anterior chico-prodigio de la industria española, Alejandro Amenábar, podemos decir que si con ‘El orfanato’ Bayona hizo su particular ‘Tesis’ (dos buenas muestras de cine de género, aunque mucho más clásica e ‘industrial’ la primera y más original y ‘amateur’ la segunda), con ‘Lo imposible’ ha salido razonablemente airoso de haber pasado a hacer de repente juntas en una su ‘Abre los ojos’ (por el salto cualitativo en ambición), su ‘Mar adentro’, ¡caray, he vuelto a caer!, (por su apuesta por el humanismo para todos los públicos) y su ‘Agora’ (su salto a las superproducciones de factura internacional), con todo lo que conlleva no haber hecho aún su particular ‘Los otros’, o lo que es lo mismo, su película de rotunda madurez.

Anuncios
16 comentarios leave one →
  1. Salva permalink
    26/10/2012 0:17

    Muy buena crítica que deja la peli en su justa medida, cuando ha sido alabada en exceso por algunos y criticada con saña por otros.Es simplemente una peli bastante buena con algunos defectos que acertadamente apuntaís.Yo también me uno a vuestra alabanza por el trabajo de Tom Holland, podemos esperar grandes cosas de él en el futuro….y la verdad es que, al margen de su buena actuación por la forma de ser que tiene su personaje,creo que salí del cine con ganas de tener un hijo…

    • Alberto Loriente permalink*
      26/10/2012 0:39

      Muy de acuerdo, Salva. El arco evolutivo del personaje de Lucas es de lo más logrado de la película, sin duda.

  2. hartmanfiction permalink
    27/10/2012 16:35

    la verdad es que la pelicula tiene momentos realmente emotivos xo también muy de esperar y no muy originales, el reparto esta genial, cierto que los mejores son Watts y el hijo mayor, pero Ewan con su sencillo papel actua muy bien.
    Se le ha dado tanta bola a la película que ya iba yo un poco desconfiado, y pese a ser un buen film me parece que se ha exagerado demasiado con su calidad
    un placer leeros como siempre

    • Alberto Loriente permalink*
      28/10/2012 14:02

      Hola y muchas gracias, Hartmanfiction. Creo que tenemos una visión muy parecida de la película. Yo también iba desconfiando, inconscientemente siempre me sale lo de ir a la contra y sin parecerme nada parecido a una obra maestra, sí creo que es una obra notable e interesante, aunque bastante irregular. Le doy especial mérito al hecho, como ya digo en el post, de que el interés no se derrumbe tras el tremendo comienzo. No tengo problemas con la interpretación de McGregor, de hecho es un tío que me cae bastante bien y le considero un actor bastante apañado, aunque es cierto que su personaje no le permite lucirse al nivel de Watts y Holland.
      Un placer hablar contigo por aquí! Un saludo.

  3. 04/11/2012 21:58

    A mi me parece que no le queda otra que ser emotiva y lacrímogena. Sólo con que apareciera un fundido en negro y luego la cifra de fallecidos y desaparecidos, ya sería suficiente, para que todos llorásemos, el reto está en la mesura. A mi me parece que lo supera con creces. No me parece una obra maestra, pero si una película de calidad. Sin restar halagos a la interpretación de Holland y Watts, son los papeles más lucidos. Me parece interesante que no se haya envuelto a los personajes de un halo de heroicidad justificando así que vivan, como se suele hacer en este tipo de cine. La suerte y el amor les vuelve a unir. No está nada mal. ¿A alguién más le dejó “loco” el personaje de la Chaplin?. M encanta esta actriz, pero no sabes si es una aparición, si va a aparecer después, si lo que dice lo dice por algo… Serán cosas mías..;-). Un saludo a todos

    • Alberto Loriente permalink*
      05/11/2012 1:36

      Un saludo, Rubia! Muy de acuerdo en lo que dices de que, sin ser una obra maestra, es una película de calidad y lo de que la ”carne’ de los personajes de Watts y Holland les ayudan a lograr las mejores interpretaciones del filme. En cuanto a la aparición de la siempre honorable Chaplin, yo creo que está bien en que se quede algo enigmático, en algo que no se puede explicar bien. Por otra parte, creo que trata de transmitir, como otras escenas, la solidaridad y empatía que los seres humanos son capaces de desplegar en este tipo de tragedias.

  4. Arzu permalink
    05/11/2012 16:15

    Casi todos los comentarios que tenía pensados ya no tienen sentido después de leeros a todos vosostros. Sólo me queda decir, por tanto, que me parece muy acelerado el tempo del desenlace (me refiero al de la operación) en comparación con el de el resto de la película, que por momentos me parece muy lento (por ejemplo: justo antes y durante la estancia en el árbol). Por otra parte, me parece un error (eso sí, no grave) que tarde tanto en aparecer la trama del padre (ya que se convierte más bien en una subtrama), teniendo en cuenta lo que pretende contar el filme, o sea, la odisea por la que pasan los cinco miembros de la familia.

    • Alberto Loriente permalink*
      05/11/2012 16:58

      Buenas, Arzu. Yo también creo que el desenlace es algo acelerado en comparación con el resto de la película. De hecho, y mira que no es corta, pero llegué incluso a echar de menos algo más de metraje para que se desarrollaran más a fondo ciertos temas. Sin embargo, a mi no se me hacen lentas las escenas que citas en torno al árbol, de hecho, toda ese fragmento es de mis favoritos de la película,que creo que baja bastante con la subtrama de McGregor (que yo creo que aparece bastante tarde porque quieren mantener el suspense sobre qué ha sido de esa parte de la familia). Un saludo!

  5. Tamara de Lempicka permalink
    19/12/2012 12:46

    Hola Alberto,

    La vi ayer y comparto la opinión de la mayoría: una película destacable, aunque no llega a ser el peliculón que podría haber sido por problemas de guión y de ritmo, la idealización y el poco desarrollo de los personajes (salvo el de Lucas) y su previsible final porque, como decís, todos sabíamos cómo terminaba esta historia. Muchos otros no corrieron la misma suerte.

    Lógicamente alcanza momentos de gran tensión dramática, con excelentes interpretaciones -p.ej; el momento en el que la Watts se lanza desesperada tras su hijo sin pensar en nada más que en alcanzarle y ponerle a salvo, gran actor Tom Holland-, situaciones que a cualquiera que tenga un mínimo de corazón y un poco de empatía con sus semejantes le tienen que conmover.

    Pero también es cierto que hay momentos rebuscados que resultan bastante forzados y que se hacen difícilmente creíbles pues claramente están pensados para crear morbo o una emoción añadida, como p.ej; el reencuentro de los hermanos (más carambolas en manos del azar y tienen que llamar a Paco Lobatón :-) Y esto es lo que de lo más cojea la película, para mí su punto más flojo. Por lo menos, coincido con la ‘Rubia’ en que se agradece que no se revista a los personajes de un halo extra de heroicidad porque hacen lo que tienen que hacer y ya sólo por eso se ganan nuestra admiración (sabia lección de María a su cachorro en un momento crucial de la película)

    En definitiva, una película española por encima de la media, excelentemente realizada y producida, que ya es bastante mérito teniendo en cuenta lo que se exporta ‘made in Spain’, y que puede competir cara a cara con otras producciones internacionales de igual o mayor calado. Bayona ya tiene las puertas de Hollywood abiertas.

    Saludos a todos!

    • Alberto Loriente permalink*
      19/12/2012 12:54

      Me ha hecho gracia lo del conjunto de casualidades en el reencuentro de los hermanos, yo también estaba en el cine flipando. Al parecer los sucesos se produjeron más o menos así, no es un truco de Bayona, por lo que he podido leer, pero claro, una cosa es que la realidad tenga estas cosas y otra cosa es que en una película ese conjunto de tremendos juegos del destino sea creíble. Yo, desde luego, hubiera preferido que Bayona no se hubiera dejado aconsejar por la realidad y hubiera modificado en parte esa secuencia. En todo lo demás, muy de acuerdo, Tamara, como de costumbre. Un placer volverte a leer.

    • 19/12/2012 20:46

      Aeropuerto de Sheremetyevo , con problemas con una maleta, nadie hablaba inglés y mi ruso era más que ortopédico, con un agobio importante y de repente se me acerca uno con uniforme militar y ya pensé lo peor, que me iban a detener. ¿Cuántas posibilidades hay de que te encuentres con un niño ruso que pasaba los meses de verano con una familia amiga?. Pues se llaman Ilia, se acordaba de mí y si no es por el, a saber… Después de esto me creo cualquier casualidad. Moraleja.. que la realidad no te estropee un buen guión. Estoy de acuerdo con vosotros.

      • Alberto Loriente permalink*
        19/12/2012 23:37

        Eso si que merece titularse ‘Lo imposible’, Rubia, las casualidades o el destino son increíbles, pero sí, poco recomendables en el cine. Un saludo!

Trackbacks

  1. ‘Argo’: Ben Affleck al rescate…de Hollywood « El Cadillac Negro
  2. Los grandes de hoy en día (VII): Javier Bardem « El Cadillac Negro
  3. Los Goya 2013: Un justo pero aburrido reparto « El Cadillac Negro
  4. “Toro”, Luis Tosar y el gran momento del ‘thriller’ español | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: