Saltar al contenido

“El Atlas de las Nubes”: la ambición desbocada de los Wachowski

28/02/2013

Cloud Atlas

Tenemos los cinéfilos muchas maneras de sobrellevar la resaca de los Oscar. Admitámoslo, aunque después de cada entrega de premios siempre estemos diciendo eso de que si los Oscar tal o los Oscar cual, que si los premios cada vez son menos esto y cada vez más aquello, que si ésa se lo merecía y ese otro ni de coña, al final, año tras año, caemos en sus redes y nos pasamos unas cuantas semanas haciendo pronósticos y quinielas, y viendo el máximo de nominadas posibles para llegar a esa noche tan señalada con los deberes hechos. Tenemos varias maneras, decía, de encarar los días posteriores a la gran gala de los Oscar, y la más habitual quizás sea echarle un vistazo a aquéllas películas premiadas que dejamos pasar o no nos dio tiempo a ver en su momento, o incluso revisitar esos filmes que nos dejaron tan buen sabor de boca en un primer visionado. También puede ser que, directamente, algunos quieran desintoxicarse y pasen una buena temporada alejados de las pantallas. Nosotros, que ya dimos buena cuenta en este blog de todas las cintas en liza, hemos optado por retomar la senda del cine sumergiéndonos en una de las grandes ignoradas del año, “El Atlas de las Nubes”, firmada por los hermanos Andy y Lana Wachowski,  creadores de la trilogía “Matrix”, y el alemán Tom Tykwer (“Corre Lola corre”, “El perfume”). De hecho, para ser más precisos, debemos decir que se trata de uno de los mayores batacazos del pasado año en Estados Unidos, en donde apenas consiguió recaudar unos 100 millones de dólares, más o menos lo que costó. Con esa vitola de fracasada y cuatro meses de retraso, la película llegó por fin el pasado viernes a las pantallas españolas.

Reconozco que yo le tenía echado el ojo a “El Atlas de las Nubes” desde que vi el pasado verano su larguísimo, apabullante y excesivo tráiler. Mientras que los adelantos de algunos films tienen la mala costumbre de destripárnoslos sin piedad, quitándonos a veces las ganas de darles una oportunidad, los 5 minutos y 42 segundos de delirio visual que nos mostraron hace más de medio año los Wachowski y Tykwer me dejaron totalmente noqueado y con una gran duda en mi cabeza: «¿De qué coño va esto?». Así que la apunté en mi agenda. Ni siquiera me desanimaron su hundimiento en la taquilla norteamericana ni las muchísimas críticas despiadadas, más numerosas que algunas algo más entusiastas, que la cinta ha ido recolectando en todo este tiempo. Ahora, tras haberme tragado por fin sus casi tres horazas de metraje, puedo decir que, en mi opinión, no es ni el deleznable truñazo que algunos nos quisieron vender ni, tampoco, la revolucionaria, incendiaria y deslumbrante película con la que tenía la esperanza de encontrarme. 1849 - The Pacific Journal of Adam Ewing

La palabra que más se repite en las críticas que he ido ojeando por ahí  es ‘pretenciosa’. Y sí, lo compro, “El Atlas de las Nubes” es pretenciosa, pero por qué habríamos de entender esto siempre como algo necesariamente malo… En todo caso, no creo que sea más pretenciosa que otras obras que, a pesar de tener sus detractores (y qué cosa no los tiene), han sido alabadas por muchos y han acabado encumbradas y haciendo historia de alguna u otra forma, como es el caso de la misma “Matrix” (1999), la más cercana “El árbol de la vida” (2011) o la legendaria “2001: Una odisea del espacio” (1968). Seguro que a vosotros se os ocurren muchos más ejemplos. Yo preferiría quedarme, no obstante, con que si algo caracteriza a “El Atlas de las Nubes” es su ambición sin límites, y ya el mero hecho de que los hermanos hayan decidido adaptar la, dicen, complejísima e inadaptable novela de David Mitchell da buena prueba de ello. Y digo los hermanos porque, sin querer hacer de menos a Tykwer, el director germano es claramente un invitado de excepción al nuevo reto autoimpuesto por los Wachowski. Aclaro que no tengo ni mucho menos en un pedestal a estos tipos, y de hecho si lo pienso sólo he disfrutado, de toda su filmografía, con “Matrix”. En realidad, no he visto ni “Lazos ardientes” (1996) ni “Speed Racer” (2008) -¿acaso la vio alguien?- y tanto “Matrix Reloaded” como “Matrix Revolution” (2003) fueron, sobre todo la primera, dos soberanas decepciones, aunque bien es cierto que “V de Vendetta” (James McTeigue, 2006) me pareció soberbia, y cuentan las malas lenguas que hicieron mucho más que limitarse a escribir el guión. Sea como sea, yo al menos encuentro loable que los hermanos, en vez de acomodarse y vivir de las rentas, aún sean capaces de apostar por algo en lo que creen, de jugarse el tipo, de pegar un salto al vacío aún dándose finalmente un señor hostiazo. Cuántos cineastas prometedores, o algunos incluso ya sólidamente consagrados, hemos visto que han acabado perdidos en naderías, proyectos de medio pelo o simplemente alimenticios…

1936 - Letters from Zedelghem

¿Se puede admirar a alguien por un fracaso? Pues, en el caso de los Wachowski, en lo que a mí respecta y por una vez, sin que sirva de precedente, sí. Porque, aparte de la postura nada acomodaticia que he mencionado antes, creo vislumbrar sus intenciones a la hora de filmar “El Atlas de las Nubes”, y me parecen más que estimables. Andy, Lana y su colega Tom Tykwer, vamos a darle algo de crédito, han querido entregar una fastuosa película compuesta por seis historias distintas, desarrolladas en espacios y tiempos muy diversos, íntimamente interconectadas, con el objetivo de obtener una pieza única y resplandeciente mucho más grandiosa que la suma de todas sus partes. Esas eran sus intenciones, digo, porque al final, y pese a que en algunos momentos los distintos segmentos estén unidos de forma espléndida por su prodigioso montaje, uno se queda con la sensación de que no todas las piezas han encajado como deberían, de que el vínculo entre sus elementos no es todo lo preciso y redondo para que podamos hablar de un film notable o sobresaliente. Llegamos a tener, de hecho, hasta seis películas muy distintas, y de géneros a veces opuestos, conviviendo en “El Atlas de las Nubes”. Así, nos encontramos con un cuento de aventuras a bordo de un navío que surca el Océano Pacífico en 1849 (“The Pacific Journal of Adam Ewing” ), un intenso drama ambientado en la Gran Bretaña de 1936 (“Letters from Zedelghem”), un vibrante thriller de acción y espionaje en el San Francisco de 1973 (“Half-Lives: The First Luisa Rey Mystery”), una delirante comedia (muy) británica situada en el presente (“The Ghastly Ordeal of Timothy Cavendish”), una oscura historia de ciencia ficción en un distópico Seúl en 2144, muy en la línea de “Matrix” (“An Orison of Sonmi-451”) y una aventura épica en un post-apocalíptico y casi primitivo Hawai que arranca en 2321 (“Sloosha’s Crossin’ an’ Ev’rythin’ After”).

1973 - Half-Lives - The First Luisa Rey Mystery

Las conexiones entre los ‘capítulos’, más allá de que casi todos los integrantes del reparto interpreten a distintos personajes en cada uno de ellos, están ahí y son claramente visibles. Pero, como digo, si la relación fuese mucho más profunda, si en su desenlace algo, de alguna forma, nos hubiese cerrado mucho más el círculo, estoy convencido de que las impresiones de los espectadores (y los críticos) a la hora de salir de la sala del cine, o de levantarse de sus sofás, serían mucho más positivas. Los lazos que unen las distintas historias, más que justificarse por su argumento, algo que no siempre sucede, tienen más que ver con conceptos como la ‘reencarnación’ y el ‘karma’, sí, pero también con el poder del amor, capaz de sobrevivir incluso a la muerte, y la necesidad imperiosa de mantener siempre un espíritu combativo, una actitud de rebelión permanente ante las injusticias. No nos lo ponen nada fácil, en cambio, los tres directores a la hora de entrar en la película, y así ésta arranca en 2346 en un lugar indeterminado para, apenas un minuto después, saltar a las Islas Chatham en 1846, treinta segundos después al San Francisco de los años 70, sin apenas pestañear a la Inglaterra de nuestros días, en diez segundos estamos en la Escocia de 1936 y llegamos, y llevamos sólo tres minutos y medio de metraje, al Seúl del siglo XXII. Y esto no ha hecho más que empezar. Nunca me cansaré de alabar su vibrante, enérgico y nada aleatorio montaje, que hace que buena parte de las casi tres horas de película se vivan en un estado de clímax permanente, pero el ritmo es tan vertiginoso que es probable que hasta pasados 45 o 50 minutos no sólo no podamos empezar a atar cabos entre los seis segmentos, sino que hasta ese momento igual no hemos empezado a entender qué nos están contando en cada una de las historias. Si logramos superar esa barrera, todo comienza a cobrar sentido, aunque quizás no tanto como querrían los Wachowski. Y me temo que para entonces muchos ya pueden haber tirado la toalla.

2012 - The Ghastly Ordeal of Timothy Cavendish

Otro divertimento del film, aunque en esa complicada primera hora llegue incluso a despistarnos aún más, puede ser ir identificando a Tom Hanks, Halle Berry, Jim Broadbent, Jim Sturgess, Doona Bae, Ben Whishaw, Hugo Weaving, Hugh Grant, James D’Arcy, Susan Sarandon, Keith David, David Gyasi o Xun Zhou caracterizados de forma muy diversa en los distintos segmentos del film. Algunos son muy fáciles de reconocer, otros no tanto, unos dan muchísimo el pego y otros parecen salidos de ‘Muchachada Nui’, bordeando el ridículo. Casi todos, en algún momento u otro, acaban cambiando de raza o incluso de sexo. Algunos actores, como Weaving, nos muestran siempre su lado más malvado, mientras otros, como Hanks, oscilan en uno u otro momento entre el bien y el mal. Varios personajes, como los interpretados por Sturgess y Bae, sí parecen tener más continuidad entre  las distintas historias, aunque en otros la relación no está nada clara. El juego, en cualquier caso, y aunque a veces se le vea el mecanismo, no deja de tener su encanto, e insisto en que puede llegar a ser un gran aliciente. Aún así, para los más perezosos, o para aquéllos a los que les venza la curiosidad, nos hemos currado una galería (“El Atlas de las Nubes: A través del espacio y el tiempo”) que os invitamos a descubrir.

2144 - An Orison of Sonmi-451

Al final, y no deja de ser un alivio, porque me llegué a temer que no fuese así, las seis historias al menos concluyen de forma más o menos satisfactoria, y no quedan en el aire. Unas funcionan mejor que otras, alguna podría haber dado incluso para tener su propio largometraje mientras que otras están un tanto infladas o llegan a flaquear en demasía. Esas son las grandes debilidades de “El Atlas de las Nubes”, que por querer abarcar mucho puede parecer que el botín que nos llevamos a casa es en realidad un tanto escaso, o que al intentar llegar muy lejos y a mil sitios distintos en algún momento tenemos la sensación de que nos perdemos por el camino, y más de uno se bajará del coche en marcha o encarará ya el final del viaje con el gesto torcido y de mala gana. Por lo demás, la película es un prodigio visual, una absoluta delicia en este aspecto, y nos deja algunas escenas magistrales. Se nota, y mucho, la mano de los Wachowski, y no sólo en los dos segmentos más fantásticos, en donde es cierto que brillan especialmente. Reitero que el montaje es excelente y está cargado de intención, algo que seguro que en un segundo visionado es mucho más evidente, y la música, obra del propio Tykwer junto a sus colaboradores habituales, Reinhold Heil y Johnny Klimek, es también extraordinaria. Punto para el cineasta alemán. En definitiva, no es “El Altas de las Nubes” una obra maestra, no, pero tiene las suficientes virtudes como para que sus autores puedan defenderla con cierto orgullo. Los Wachowski, en todo caso, ya están embarcados en su próxima aventura, “Jupiter Ascending”, otro film de ciencia ficción previsto para estrenarse en 2014. Y yo, que nunca les he hecho demasiado caso, les doy ya mi voto de confianza.

2321 - Sloosha's Crossin' an' Ev'rythin' After

12 comentarios leave one →
  1. Xoloitzcuintles permalink
    28/02/2013 14:57

    Como de costumbre, coincido con el análisis de la película, aunque mis sensaciones al final fueron más negativas.

    La verdad es que hay que reconocer la valentía de los Wachowski con este proyecto, admiro mucho a este tipo de artistas que siempre buscan el riesgo y se muestran ambiciosos cuando podrían dedicarse a vivir de las rentas. Sin embargo, hay que ser también consciente de las posibilidades de cada uno, ya que una historia así se puede ir fácilmente de las manos y no llegar a ninguna parte, que es lo que yo opino de “El Atlas de las Nubes”.

    No creo que el final sea satisfactorio, simplemente no molesta y al menos le da cierre a las historias, pero me pareció decepcionante la manera de enlazar las historias, sin que tengan incidencia unas en otras y sin que la personalidad de los personajes sea coherente, simplemente en una vida uno es un escritor desequilibrado y en otra un isleño asustado, sin ninguna relación. Es verdad que en términos cinematográficos las historias están bien hiladas gracias a su montaje, pero en lo que se refiere al argumento no se consigue cerrar con garantías el enorme marco que se abre al principio. Además, en algunas historias (sobre todo en la de Neo-Seúl) sigo sin entender ciertas cosas, porque cuando se plantean las dudas en la película, se despachan con alguna frase con pretensiones emotivas y trascendentales, pero no se explica nada. En definitiva, que si el tema de la película era el amor y el karma, no consigue emocionar, por lo menos a mí.

    No puedo evitar comentar que al día siguiente me dio por ver “Las vidas posibles de Mr. Nobody”, pendiente desde hacía mucho, y las comparaciones eran odiosas. Ambas películas comparten temas (karma, efecto mariposa, vidas paralelas), pero la forma de hacerlo en la cinta belga es redonda: personajes complejos y coherentes, historia intrigante y con lógica interna, momentos muy emotivos sin buscar la frase del año… Todo un ejemplo para películas que quieran tratar temas así.

    Ya no me extiendo más, buen análisis, como de costumbre.

  2. Alberto Loriente permalink*
    28/02/2013 18:18

    No he visto la película, Rodrax, y seguramente tarde bastante en hacerlo, pero quiero recomendarte ‘Lazos ardientes’, peliculón demasiado desconocido y muy morboso. Tiembla con lo que voy a decir, pero para mi es la mejor película de los Wachowski que he visto, por encima de ‘Matrix’.

  3. Anónimo permalink
    15/03/2013 20:24

    La sensación que deja es que a esa película le faltó quedarse un rato más en el horno. Es como cuando escribes algo excepcional, pero “sientes que le falta algo” y no tienes “a mano” a esa amiga filosa que sabe hallar errores y defectos que puedeen arreglarse; esa, que te obliga a llevar el texto hasta sus límites. Un filósofo encontrará excepción gratificante en el tratamiento estético de la temporalidad (en un sentido, digamos, existencialista); así su asidero en el tiempo (cósmico-historizable) y -he aquí lo brillante- en cómo los realizadores se sirven de ello, en el procedimiento técnico cinematográfico. El final: un lugar que se ha hecho “común” en la literatura: el “viejo cuenta-cuentos”. Lástima que a realizadores tan proclives a lo inesperado no se les ocurirera otra salida…la literatura abunda en ejemplos.
    Álvaro Zamora

  4. Anónimo permalink
    15/03/2013 20:30

    errata:donde dice pueeden, debe decir pueden. Donde dice existencialista sería -más acertado-quizá- fenomenológico. La teoría del poder -híbrida en la colección de historias- también es interesante. La concepción general, pese a articular cierta línea temporalizadora, no es “verdaderamente” historica.ÁZ.

  5. Tamara de Lempicka permalink
    24/03/2013 19:27

    Pues yo casi me corto las venas viéndola. Al minuto 40, de los 175 que dura el esperpento, bordeando ya la desesperación, me he dicho, ‘no, no abandones ahora, a ver si mejora’ y ahí me he quedado esperando un rayito de luz que me permitiera salvarla, pero en ningún momento ha llegado, aunque reconozco que a partir de un tramo el ritmo mejora y se hace más asequible.

    Y si bien técnicamente es irreprochable y tiene mucha potencia visual, también es larga, enrevesada, pretenciosa, farragosa y delirante, con una historia montada sobre continuos saltos temporales en la que cuesta mucho involucrarse y seguir sin que finalmente se consiga del todo, y cimentada sobre una falsa profundidad seudofilosófica.

    Si a eso le sumamos unas actuaciones carentes de emoción y credibilidad (sólo me ha hecho sentir algo la historia de Sonmi-451 y Hae-Joo Chang), y unas caracterizaciones bochornosas, en demasiadas ocasiones la película llega a rozar el ridículo. Lo más destacable: maravillosas la fotografía y la banda sonora, preciosa.

    Nunca me ha gustado el cine de los Wachowski, ni siquiera ‘Matrix’ (algunos me saltarán directamente a la yugular, pero me da igual), y con ésta me reafirmo en mi pensamiento sobre ellos: son unos vendedores de humo. ¿100 millones de dólares para ‘esto’?

    Saludos a todos!

  6. antiloo permalink
    25/03/2013 11:50

    Yo diré que lo pretencioso de la película, no es intentar cruzar 6 historias, ni adaptar un libro (por muy difícil que sea), no importa que las historias no estén íntimamente cruzadas para nada … Lo pretencioso es la pseudo-filosofía de los Warchowski; que si ya en Matrix demostrarón que eran capaces de hacer la peor filosofía de la historia del cine con aquel famoso: “todo principio tiene un final” (que dan ganas de vomitar… superando por goleada al histórico Yoda, y su funesto “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.” ¡¡¡Pero Lucas qué pasa con el espíritu olímpico y lo importante es participar!!!);

    en ese sentido lo pretencioso es que los Warchowski vayan a intentan opinar sobre Karmas y sentido de la vida. Para esa función me parece que se quedan “mu justitos”; aún así, seguro que en el futuro tienen suerte y pillan alguna novela que les encaje y lo bordan, porque eso es indudable, los tíos como productores son buenos, por ejemplo, si hubieran pillado la novela No es País para viejos, ¿no podrían haber sacado un producto igual de bueno que los Cohen?

    Y como el otro día hablamos de Keith

    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/03/23/actualidad/1364069017_349238.html

    y zombiesss

    http://www.lagaceta.com.ar/nota/524779//hombre-le-disparo-novia-criticar-the-walking-dead.html

  7. 25/03/2013 15:37

    Típica peli que os la clavan los hermanitos, a mi si no son los Cohen…, paso de hermanos, a no ser que sean rubias y hacen x.

  8. Ana permalink
    10/07/2013 1:03

    Rodrigo, ha sido como leyeras mi mente. Desde tu sensación tras ver el trailer, tu anotación en la agenda y, sobre todo, el hecho de no haber sido un batacazo a mi parecer, aunque quizás no sea todo lo que podría haber sido. Sin duda, la pueden defender con orgullo. Gracias por el análisis!

  9. Anónimo permalink
    04/02/2014 12:54

    Pues chicos, en mi opinión, una de las mejores películas que se han hecho en los últimos años. Me fascina el tema reencarnación, que es de lo que trata básicamente.Mas que el karma.Para la gente que seguimos este tema como forma de vida, nos alucinen que salgan películas de este tipo. Y por supuesto son difíciles de entender. Tiene sus fallos, no lo dudo, pero creo que el principal hecho que en esta película haya sido un fracaso es que no interesa que el espectador piense demasiado.Tiene un mensaje complicado pero muy muy bello, y hay que quedarse con lo bonito del guion, que empuja hacia la rebelión y la esperanza.

  10. Anónimo permalink
    08/04/2014 5:07

    ESTA PELICULA ES COMO LAS WEAS, ABURRIDA, TEDIOSA, ENRREDADA, ……ETC ETC, EL CINE ES PARA DIVERTIRSE, PARA PENSAR YA TENGO BASTANTE CON MI VIDA, (PENSAR EN COMO PAGAR LA LUZ, EL AGUA , EL AUTO, EL COLEGIO, EL INTERNET , ETC…

    • Rodrigo Martín permalink*
      08/04/2014 9:14

      No grites. Y piensa de vez en cuando, a veces viene bien.

    • Anónimo permalink
      05/08/2016 7:12

      Perdiendo la fé en la humanidad en 3,2,1….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: