Skip to content
Anuncios

El Domingo de Resurrección de “Juego de tronos”

04/04/2013

Game Of Thrones Season 3

(ALERTA SPOILER: Prohibido leer sin haber visto hasta el primer capítulo de la tercera temporada de la serie)

Dos de las series que más alegrías nos han dado en El Cadillac Negro en nuestro primer año de historia, “The Walking Dead” y “Juego de tronos”, tuvieron el detalle de hacernos la puñeta el pasado 31 de marzo, Domingo de Resurrección, haciendo que coincidiesen dos de los eventos seriéfilos del año: la ‘season finale” de la tercera temporada de una y la ‘premier’ del que será también el tercer año en antena de la otra. Así que, tras darnos un poquito de prisa en entregaros nuestro balance del cierre temporal de la serie de los zombis de la AMC, hemos tenido que esperar unos días para centrarnos en la adaptación de la saga “Canción de hielo y fuego” de George R. R. Martin hecha por la HBO. Pero ya estamos aquí de vuelta. Y es que cuando decía que nos han dado alegrías me refería como espectadores, pues son dos de los programas que seguimos con más interés, pero también como blogueros, pues son probablemente las dos series que más pasiones y entusiasmo despiertan entre nuestros queridos lectores. Porque, y supongo que lo entenderéis, nos llena de orgullo y satisfacción, nos anima y nos ilusiona más de lo que ya estamos, y nos infla nuestros egos comprobar cómo, cada vez que publicamos algo sobre estas series, nuestros números se disparan y las estadísticas de visitas crecen exponencialmente. Que quede claro que seguimos escribiendo sobre ellas porque, como decía, nos encantan y además nos proporcionan suficiente material para ello, pero coño, que te lea mucha gente también mola… Para redondear la jugada, el pasado domingo cerró sus puertas la sexta temporada de “Californication” y este mismo martes concluyó la cuarta de “Justified”, otras dos de mis series favoritas, que también gustan a buena parte de nuestros seguidores y de las que prometemos que nos ocuparemos en breve. Y el próximo domingo, aviso, vuelve “Mad Men”, así que estad atentos. Felizmente, se nos acumula el trabajo.

Lo del Domingo de Resurrección me viene además al pelo para aplicárselo no ya tanto a “The Walking Dead”, que en realidad lo que hizo fue morir (aunque no definitivamente, como maliciosamente dicen algunos) para revivir, y yo confío que en buena forma, con su cuarta temporada en octubre, sino a una “Juego de tronos” que sí ha reaparecido en nuestras vidas para darnos, espero, muchas alegrías hasta finales de mayo. Lo cierto es que ambas batieron sus respectivos récords de audiencia, la primera con unos milagrosos 12,4 millones de espectadores y la segunda con 4,4 millones, que para tratarse de una cadena por cable tampoco está nada mal. Y eso que se hicieron la competencia, aunque por primera y última vez. Las reacciones que despertaron sus respectivos capítulos sí fueron, a simple vista, bastante distintas. «Pero qué basura de ‘season finale’ de “The Walking Dead”, y qué gran ‘premier’ de “Game of Thrones”» me wasapeaba un amigo (y también lector del blog) el martes por la mañana. Ese parecía ser el sentir general, pero echando un vistazo por ahí creo que puedo decir que en realidad hubo un poquito de todo. El cierre de la serie de la AMC es verdad que no convenció demasiado a sus fans, y muchos incluso se cabrearon bastante, pero otros sí se mostraron mucho más entusiasmados y algunos, y es mi caso, nos esforzamos por valorar en su conjunto una tercera temporada irregular pero que en líneas generales ha sido más que buena. El capítulo de “Juego de tronos”, titulado “Valar Dohaeris”, como respuesta al “Valar Morghulis” que cerró la pasada temporada, sí parece que convenció a casi todo el mundo… pero digo ‘casi’ porque no han faltado los que se han sentido seriamente decepcionados y han cargado de nuevo contra los supuestos despropósitos que los guionistas de la HBO llevan cometiendo desde el pasado año. Yo, por mi parte, intento ver las cosas de forma un poco más equilibrada y si bien “Juego de tronos” no me parece perfecta, porque poquísimas series lo son, sí creo que sigue y que va a seguir demostrando que anda sobradísima de calidad.

Game Of Thrones Season 3 - Tyrion Lannister

Al final, siempre acabamos llegando a lo mismo: al dichoso asunto de la adaptación. Y vuelvo por un momento a “The Walking Dead”, aunque ya, de verdad, lo dejo en este párrafo. Si me habéis seguido un poco sabréis que sí me he leído los cómics de Robert Kirkman pero no las novelas de la saga literaria de George R. R. Martin. Y puede parecer una incoherencia por mi parte, pues si bien siempre estoy comparando la serie con el cómic, por otra parte no entiendo, o si queréis lo dejamos en que no sufro, los soponcios que se llevan algunos con los presuntos imperdonables cambios que van perpetrando los responsables de “Juego de tronos”. En el caso de la primera, para desgracia de algunos pero para mí es uno de sus mejores alicientes, la serie ha ido a su bola desde el principio, puede seguir en cierto modo lo marcado por Kirkman en un primer momento pero se toma muchísimas libertades. Los escenarios y eventos sí van más o menos coincidiendo, aunque no siempre, y luego nos encontramos con que hay personajes inventados, otros que deberían seguir vivos han caído y otros que deberían haber muerto siguen adelante… A mí todo eso me parece estupendo, y me alegro muchísimo de no tener que ir siguiendo cada capítulo con los cómics sobre mis rodillas a modo de ‘storyboard’. Nunca sé muy bien qué puede pasar a continuación, si tirarán por un lado o irán por otro, y aunque eso a veces nos cause algún que otro disgusto, hace que mi interés por la serie sea aún incluso mayor. Y puede parecer que siempre les he exigido a Frank Darabont, Glen Mazzara y los que vengan ahora fidelidad absoluta, pero no es así, lo que les pido es que se acerquen al espíritu y al tono de la obra original, solamente eso. Volviendo a “Juego de tronos”, la premisa de seguir con la mayor exactitud posible las líneas marcadas por el orondo escritor sí está mucho más clara, por lo que nos encontramos con que muchos espectadores ven los capítulos con esos voluminosos tomos abiertos sobre su regazo, y por eso luego pasa lo que pasa. Yo, en cambio, completamente libre de ‘spoilers’ me lo paso como un enano.

Game Of Thrones Season 3 - Cersei Lannister

No me gusta emplear términos tan manoseados en estas situaciones como ‘talibanes’ o ‘fanáticos’, en su acepción más peyorativa, sino que me hace más gracia el de ‘bombadillos’ que con tanto ingenio y acierto se sacó de la manga Condesadedia en su recomendadísimo blog Imprudencia Temeraria. Se refiere a aquéllos que en su día se llevaron las manos a la cabeza por la ausencia de Tom Bombadil en las adaptaciones cinematográficas de “El Señor de los Anillos”, el mismo tipo de personas que ahora parecen no querer pasarles ni una a David Benioff, D.B. Weiss y el resto del equipo responsable de la adaptación de “Juego de tronos”. Igual me estoy metiendo donde no me llaman y estoy opinando sobre lo que no tengo ni idea, y sí pueden haber cometido más de una tropelía, pero a veces me temo que se pierde la perspectiva de que los guionistas están llevando a la pequeña pantalla, en temporadas de sólo diez capítulos de menos de una hora, novelones de más de 800, 1.000, 1.200 páginas. Con cientos de escenarios que en los libros son descritos a través de detalladísimos mapas, decenas y decenas de personajes reunidos en extensos árboles genealógicos y un trasfondo histórico desgranado en trabajadas cronologías. Y llevar eso a guiones de 50 o 54 páginas es algo complicadísimo y que no siempre funciona a la perfección, algo de lo que incluso nos damos cuenta los desconocedores del universo literario de Martin.

Game Of Thrones Season 3 - Daenerys Targaryen

Esa es, de hecho, la mayor pega que muchos le pudimos poner a la serie tras sus primeros veinte capítulos, sobre todo los de su segunda temporada y que, por lo visto en “Valar Dohaeris”, también nos encontraremos en esta tercera: que hay tal cantidad de líneas argumentales, tantas piezas desperdigadas, tantos elementos en permanente conflicto que no diré yo que sea imposible seguirlos, porque hasta ahora creo que “Juego de tronos” se va entendiendo sin problema, pero sí sucede que saltamos tanto de un sitio a otro, ahora yéndonos con éstos, ahora con aquellos otros, que a veces nos quedamos con la sensación de que no estamos profundizando tanto como querríamos en algunas tramas, y otras las echamos de menos. En este primer capítulo de la nueva temporada nos seguimos encontrando con esto, y si bien volvimos a helarnos de frío en las indómitas tierras más allá del Muro, nos paseamos de nuevo por las calles, palacios y burdeles de Desembarco del Rey, acompañamos a Daenerys y su séquito hasta la ciudad de Astapor, a Robb Stark y los suyos hasta una devastada Harrenhal y al pobre Davos de vuelta hasta la tenebrosa Rocadragón, nos quedamos sin saber absolutamente nada de la joven Arya, uno de mis personajes favoritos, algo creo que compartido por muchos, ni tuvimos una sola imagen de sus hermanos en su huída por las tierras del Norte, ni de Jaime Lannister y su guardiana Brienne en su peregrinaje hacia Desembarco del Rey. Sabremos algo de ellos muy pronto, estoy seguro, pero tendrá que ser a costa de olvidarnos de otros personajes de nuevo durante una o dos semanas. Así, el capítulo en sí mismo sirvió más para recordarnos dónde estábamos, o cómo quedaron las cosas tras la Batalla de Blackwater, que para avanzar realmente en alguna dirección. Tampoco soy de los que le importe demasiado esto, de hecho es probable que haya venido bien un episodio como este para situarnos de nuevo en el tablero, pero en cierta manera ha sabido a poco, también quizás por la ausencia de un ‘cliffhanger’ potente. Creo que estamos todos impacientes por la llegada del próximo capítulo, pero no tanto porque la serie nos haya vuelto a coger por las pelotas, sino porque precisamente nos ha dejado un poco a medias. En esa segunda entrega, con la que nos habremos comido ya una quinta parte de la temporada, espero que empecemos a ver ya carnaza de verdad. Ya estamos avisados de que este año veremos sólo más o menos la primera mitad de la tercera novela de la saga, “Tormenta de espadas”, pero me han chivado que en este volumen muchos eventos te dejan sin aliento, así que sólo espero que Martin no se los guardase todos para la segunda parte del libro (que se supone que veremos en la cuarta temporada) y en las próximas semanas vivamos momentos inolvidables.

Game Of Thrones Season 3 - Jon Snow

Tampoco estuvo “Valar Dohaeris” totalmente carente de escenas y sucesos de interés, no digo eso. Los Lannister volvieron a regalarnos algunos diálogos impagables. Tyrion, Cersei y Tywin demostraron una vez más que son unos personajes grandiosos interpretados por unos actores inmensos, mientras que Joffrey da cada vez más asco, como debe ser, y la irrupción de Margaery Tyrell en las vidas de todos ellos creo que puede sentarle de maravilla a la serie. Las aventuras de Daenerys, que suelen ser un tanto coñazo salvo dos o tres momentazos puntuales en cada temporada, esta vez nos han obsequiado con jugosísimo material, como esa alucinante demostración aérea de sus creciditos dragones y todo lo ocurrido en Astapor, con ese prometedor ejército de los Inmaculados. Y las intrigantes secuencias ambientadas más allá del Muro (¡en donde tenemos hasta gigantes!), a pesar de que he leído en algunos blogs a varios seguidores que las ponían a caldo, por motivos que yo afortunadamente desconozco, empiezan a dar miedito de verdad. Por suerte, nos han servido también para conocer a un imponente Mance Rayder que tiene los rasgos del grandísimo Ciarán Hinds, para quien sobra cualquier presentación.

Game Of Thrones Season 3 - Robb Stark

Hay quien sigue indignándose porque no se ven batallas (en los primeros segundos de capítulo esta vez emplearon el recurso de dejarnos escuchar un combate… con la pantalla totalmente en negro) y cargan aún contra los efectos visuales de la serie. Desconozco si realmente es así, pero mi impresión es que “Juego de tronos” debe contar aún con mayor presupuesto este año, o se han esforzado aún más en este arranque de temporada, porque soy de los que cree que si la serie siempre ha lucido maravillosamente bien, en “Valar Dohaeris” lo que vimos fue simplemente espectacular. A lo mejor es que la echaba muchísimo de menos, pero creo no equivocarme si digo que la fotografía, el diseño de producción, el vestuario, absolutamente todo a nivel técnico está a años luz de cualquier otra producción televisiva, hoy por hoy. Y qué títulos de crédito, madre mía, esta vez con el detallazo de una humeante Invernalia, y qué música… Cómo no emocionarse ante algo así. Aún con todo esto, la pasta no es infinita, y no es comparable con la que se maneja en una producción cinematográfica, por lo que seguiremos encontrándonos con limitaciones como la de tener que conformarnos con temporadas de diez capítulos, cuando a todos, empezando por los mandamases de la HBO, nos encantaría tener doce o trece, o la de prescindir, salvo en contadísimas ocasiones, de las malditas batallas, que yo al menos no veo tan necesarias, o no las echo de menos. Pero sé que esto seguirá indignando a algunos, y que siempre habrá pegas con los efectos especiales o la concepción o resolución de algunas escenas, pero también es imposible igualar aquello que uno, leyendo tranquilamente en su confortable guarida, o en la piscina, o en un viaje en metro, es capaz de llegar a fantasear. Y es que nada, absolutamente nada, puede competir con la imaginación de cada uno, y esa es otra de las muchas cuestiones eternas que surgen cada vez que nos topamos con la adaptación al cine o a la televisión de una de nuestras obras literarias favoritas. Tenemos algo más de dos meses por delante para disfrutar de los capítulos de la serie y seguro que se reavivarán viejos debates que sabemos que nunca, jamás, se cerrarán, y surgirán otras muchas acaloradas y apasionantes discusiones. Y eso no deja de ser maravilloso. Porque “Juego de tronos” resurgió el pasado Domingo de Resurrección. Celebrémoslo.

Game Of Thrones Meets The Walking Dead

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 04/04/2013 8:19

    Excelente review, concuerdo en todo contigo, y la verdad es que es muy refrescante y agradable leer críticas bajo el punto de vista de los que no han leído los libros. Yo sí los he leído todos, pero por ejemplo, aunque sí me habría gustado ver, por poner un ejemplo, la dichosa batalla, es comprensible el hecho de que deban pasársela por el presupuesto, pero muchos no lo entienden o están tan cegados por su fanatismo que les importa poco. La serie es, actualmente, una maravilla visual, con la narración a veces algo lenta e irregular, pero es como apuntas: muchas tramas, muchos personajes, y se nota que hacen un esfuerzo monumental por trasladar el espíritu de Martin a la pantalla, algo que debe ser como para querer cortarte los dedos, y eso no quita que la serie no tenga calidad, pues es de lo mejorcito actualmente, y prefiero tener esos cuidados diálogos, esos enormes escenarios a no ver una batalla. Por eso yo siempre procuro invitar a todos aquellos “bombadillos” que sean comprensivos, que no es tan sencillo y que no siempre se hará lo que el fan quiera, pues hay otros engranajes moviéndose en el fondo, como los que vemos en la espectacular intro.

    Un saludo desde Eso Decimos Todos, te estaré leyendo en cuanto pongas algo más sobre la serie :D

  2. Xoloitzcuintles permalink
    04/04/2013 22:20

    Cómo lector de los libros, me sumo a los que te han dicho que esta temporada va a estar llena de momentazos. “Tormenta de Espadas” es absolutamente espectacular, hay cierto momento en el que cada capítulo es un cliffhanger. Si en la serie va a ser así también (estoy seguro), vais a disfrutar mucho esta temporada.

    A mí si que me gustó, aunque es cierto que mucha gente ya ha criticado los cambios respecto al libro (que además en este episodio son testimoniales). Comparto totalmente tu opinión, una adaptación llega hasta donde llega, y es lógico que se queden cosas en el tintero y las tramas se agilicen. Respecto a los cambios, yo los apoyo: me resulta interesante ver historias alternativas a las de los libros, eso le añade un punto de sorpresa a una ya de por sí muy disfrutable serie.

    Buen artículo, aprovecho también, aunque no comenté, para felicitarte por los de Depeche Mode, que seguí con mucho interés aún sin ser seguidor del grupo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: