Skip to content
Anuncios

“Morning Phase”: el nuevo amanecer de Beck

20/02/2014

Beck_Morning Phase_CoverParece mentira, pero ya han pasado 20 años desde que Beck Hansen inventara un género a partir de la mezcla bastarda del folk, el blues y el hip hop en aquel inolvidable “Loser”, uno de los hits definitivos de los años 90, aquella época en la que no era tan raro que el rock alternativo asaltara las listas de ventas y en la que los gustos de la crítica y los del gran público no eran tan divergentes como ahora. El artista también conocido como Bek David Campbell tenía entonces 23 años, y ya se le consideraba un genio capaz de dinamitar los cimientos de industria musical desde el underground, cosa que efectivamente haría con el magistral “Odelay” (1996), el equivalente musical de “Pulp Fiction”, un expansivo y transgresor collage sonoro que quebraba prejuicios a golpe de sampler y lograba hermanar con explosividad, locura e ironía músicas diversas y tan antagónicas como el country y la electrónica, lo viejo y lo nuevo, consiguiendo algo que muchos buscan y pocos consiguen, un sonido inédito, un sonido propio. Y como los genios escurridizos, Beck se las ingenió durante los años siguientes para sorprender a su público entregando siempre un nuevo disco distinto al anterior. Primero con el desnudo “Mutations” (1998), posteriormente con el valiente giro hacia el funk galáctico y la música negra  de “Midnight Vultures” (1999), y finalmente con el introspectivo “Sea Change” (2002). A partir de ahí, es cierto, Beck no volvería a volar tan alto. Y aunque “Guero” (2005) y, especialmente, aquel “Modern Guilt” (2008) con Danger Mouse a los controles eran trabajos muy disfrutables y plenamente contemporáneos, ya no transitaban por territorios desconocidos y se contentaban con revisitar, con mayor o menor fortuna, pretéritos hallazgos de su trayectoria. Tampoco es que su reputación se haya visto menoscabada, pero es cierto que el rompedor e imprevisible artista de los 90 se ha convertido con los años en un respetable clásico que siempre mantiene un buen nivel pero al que ya no se exige que encabece ninguna revolución ni descubra la pólvora.

En ese sentido, “Morning Phase” es un paso consecuente en la trayectoria del Beck de madurez, y si “Guero” era un intento evidente de reverdecer la magia de “Odelay” sin llegar a conseguirlo, el nuevo material del autor de “Devils Haircut” nace indisimuladamente como secuela del en su momento incomprendido y después muy reivindicado “Sea Change”, pero la jugada en esta ocasión le ha salido perfecta. Tal vez porque después de seis años de silencio (descontemos proyectos de versiones con amiguetes, producciones para otros y  curiosidades varias como “Song Reader”, su libro de partituras de 2012) esta vez sí que teníamos muchas ganas de Beck, o porque el registro elegido para su comeback quizás sea el más adecuado para un artista de mediana edad como él, o simplemente porque aquí hay un puñado de canciones excelentes arropadas por un sólido concepto, el caso es que “Morning Phase” se revela como el disco más valioso de su autor en mucho tiempo.

“Sea Change” supuso para Beck una catarsis personal motivada por el final de una relación sentimental. El paladín del posmodernismo se presentó en su versión más sincera y honesta con una obra reflexiva, intimista y solitaria que se adelantaría varios años al auge del nuevo folk que tuvo lugar en la primera década del siglo XXI. “Morning Phase” retoma aquel decorado de brumas acústicas, pasajes melancólicos y trazado preciosista –no en vano repiten los mismos músicos de entonces-, aunque el protagonista de la obra, felizmente casado y con hijos, inevitablemente no pueda ser el mismo, y por ahí se filtran unos suaves rayos de luz que la alejan del sentimiento desolado del disco de 2002.

“Morning Phase”, primera referencia de Beck para Capitol Records tras la ruptura con Interscope, es una colección de melodías sencillas y prístinas que se dejan arrullar por una producción elegante y delicada, rica en detalles y texturas que huelen a cálida tradición y al rocío de la mañana.  Los hermosos arreglos orquestales de David Richard Campbell, padre del artista, contribuyen a engalanar una atmósfera plácida y levemente etérea, mientras que el propio Beck nos sorprende cantando posiblemente mejor que nunca, con una voz que se multiplica en bellas armonías que nos retrotraer al mejor pop californiano de finales de los 60 y principios de los 70, a Buffalo Springfield, The Byrds o Crosby, Stills, Nash y Young. Guitarras acústicas, mandolinas, banjos esquivos, pinceladas de pedal steel y pianos cargados de eco son pequeños placeres que Beck administra sabiamente para aliñar la serenidad campestre de “Morning”, el perfume a FM setentera de una “Heart is a Drum” que podrían haber firmado Wilco o la preciosa ingravidez nostálgica del single “Blue Moon”, una bocanada de aire puro en medio de la polución del día a día.

Beck se sube a lomos del country tal y como lo concibió Gram Parsons en la majestuosa “Country Down” y su armónica herida o en la arrastrada “Unforgiven”, mientras que en “Turn away” se atreve a convocar el espíritu de los injustamente denostados Simon & Garfunkel  para dar forma a una pequeña gema que no desmerecería al lado de “The Sounds of Silence”. En “Wave” la voz se baña en una cascada de cuerdas solemnes, casi eclesiásticas, para alcanzar el momento más oscuro y desértico del disco. La suntuosa psicodelia de “Waking Light” echa el cierre en formato panorámico y arrebatador a una obra a la que no le falta ni le sobra nada, ni siquiera esos pequeños interludios orquestales que funcionan como una metáfora de un nuevo amanecer, que también es el del propio Beck, un artista que con “Morning Phase” prueba que todavía puede seguir siendo relevante en el siglo XX. Y no muchos contemporáneos de los 90 pueden presumir de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: