Skip to content
Anuncios

“Holy Cow” confirma a Duchovny como el diletante definitivo

21/03/2016

HolyCow_688-x-371px

Podríamos decir que he seguido con mayor o menor regularidad la carrera de David Duchovny desde aquellos maravillosos años en los que comenzó a perseguir monstruos en la cadena Fox. Con más perspectiva, después de unos cuantos papeles y tras un paso del tiempo evidente (unos veinte años que se nos caen a los pies de golpe), no resulta atrevido afirmar que el actor no es un intérprete especialmente destacable ni visceral, aunque sí hay un registro en el que se encuentra especialmente cómodo y encaja a la perfección para el espectador: el humor, en el sentido más restringido posible y matizando muchísimo. Duchovny no es el rey de la comedia en su definición más amplia, sino que cuenta con la capacidad (quizá por esta razón, porque es el registro que domina) de otorgar a sus papeles un tono irónico, una facilidad para los chistes más ácidos, un aire canallesco y despreocupado en tipos que no dudan en hacer uso de la crítica mordaz. Y nos encanta. Es algo de lo que están impregnados sus papeles más emblemáticos en la televisión: el desenfado y la seguridad de Denise Bryson (Twin Peaks), el humor tras los demonios de Fox Mulder (The X-Files), el gran Hank Moody en todo su esplendor (Californication) e incluso en el actual Sam Hodiak (Aquarius), un detective incapaz de seguir las normas del cuerpo.

Hay algo que de un tiempo a esta parte he valorado en el recorrido de este actor, algo que merece la pena destacar y que creo que lo define muy correctamente. Duchovny se atreve con todo: dirección, producción, guión… Es un artista que, creativamente hablando, gusta de probar con todo lo que se ofrece y disfruta de su profesión. Bien es cierto que cuenta con un apoyo por parte de la industria, pero al César lo que es del César. Aunque esta faceta no se limita al terreno audiovisual. En mayo de 2015 publicó su primer trabajo discográfico, “Hell or Highwater”, un álbum que casi nació gracias a Hank Moody y que supuso una pequeña sorpresa en algunos sectores. No va a pasar a la posteridad como uno de los mejores discos de rock de la historia, pero ese monotone tan suyo funciona a la perfección dentro de ese folk en el que se mueve. No nos demoremos más. Hoy hemos venido a hablar de su libro.

Si la barrera editorial era la única que le quedaba por traspasar, prácticamente al mismo tiempo en que “Hell or Highwater” viera la luz, el actor publicaba también su primera novela, Holy Cow, una novela que no sólo me ha pillado por sorpresa (y muy gratamente) en lo que ofrece, sino que funciona lo suficientemente bien como para justificar el huequecito que Duchovny trata de abrirse en el mundillo literario. De hecho, el 5 de abril aterrizará en las librerías Bucky Fucking Dent, su segunda incursión en éste.

Cabría señalar que no es este uno de esos casos que tanto vienen repitiéndose en los últimos años, en los que cualquier famosete, independientemente de si es capaz de redactar la lista de la compra o de sostener un diccionario, se ve firmando una ristra de volúmenes llenos de despropósitos en un centro comercial. David Duchovny, al que súbitamente se me antoja llamar Hank Moody, se graduó en literatura inglesa por la Universidad de Princeton (donde recibió reconocimiento por su poesía) y realizó un máster en la misma materia en Yale, no mucho antes de saltar a la interpretación. Digamos que el salto a las librerías era un paso lógico (más que el de su relativamente reciente faceta musical) que había de llegar tarde o temprano.

B66kGf4IIAAR4ws

Holy Cow se nos presenta como una fábula, un cuento para adultos impregnado de ese humor ácido antes mencionado en el que su autor se mueve como pez en el agua y que casi se ha convertido en un sello. Esta es la historia de Elsie, una vaca con espíritu casi activista que decide abandonar su cómoda granja tras conocer el destino al que irremediablemente se verá abocada en el futuro: el matadero. Partiendo de esta premisa, el libro se articula alrededor de esa aventura en la que nuestra heroína no se embarcará sola, sino en la compañía de un cerdo (Shalom) y un pavo (Tom) a los que la idea de acabar en el estómago de cualquier desconocido tampoco termina de seducir. Podrá sonar disparatado, pero es el escenario perfecto para llevar a cabo una crítica social desde la perspectiva de una narradora externa y conseguir que el lector se ría de sus propias faltas como miembro de su especie desde la primera página.

Su primera novela es precisamente eso, una crítica extendida sobre multitud de temas que nos atañen. Tal vez los excesos de la industria cárnica y la población como consumidora compulsiva de comida rápida constituyan el análisis más evidente, pero el auge del reiterado uso de las nuevas tecnologías como los smartphones que se han erigido como primera necesidad en tiempos de crisis o la televisión que se ha convertido en un dios al que adorar tampoco pasan por alto. Esto nos lleva a los medios de comunicación de masas, a sus incesantes manipulaciones y exageraciones y a su imposición de cánones de belleza (Elsie, como vaca, sabe mucho de esto y está muy cansada de ser un estereotipo). Y no es menos importante el discurso que ofrece sobre la intolerancia entre diferentes culturas, sobre las religiones y conflictos y sobre los estigmas asignados a ciertas clases sociales y nuestra falta de juicio y empatía a la hora de perpetuarlos.

tumblr_njq3epM3Ox1rumjoko8_r1_1280

Por supuesto, Duchovny no iba a dejar pasar la oportunidad de hundir el dedo en la llaga de Hollywood y el mundo editorial, donde el efectismo es el mayor interés y la verdad huele menos a dinero, donde desde el preciso instante en que un autor trata de dar lo mejor de sí mismo en su creación se ve coartado por las posibilidades de que dicha obra pueda convertirse en carne de multicines, siendo obligado a componer una historia mucho más atractiva y sencilla, mucho más plástica, para que alguna productora sin ideas se encapriche de ella y la convierta en una mina de oro que explotar.

-¿Te das cuenta de que estás insultando a tu audiencia, la raza humana? No es lo que yo llamaría una estrategia ganadora.

-Lo sé, pero a veces tenemos que decir lo que pensamos.

-Pero ya lo han oído antes, esta no es la parte original de tu historia.

-No me importa si tienen que oirlo mil veces más, puede que esta sea yo golpeándoles la cabeza contra un muro y un día el muro se romperá, o sus cabezas se romperán y lo habrán pillado.

-Lo pillan, es que no les importa.

Las referencias a la cultura popular también son recurrentes en Holy Cow, desde el uso de temas míticos de Led Zeppelin en el título de los capítulos que la forman hasta el deseo de Elsie de ser interpretada un día por Jennifer Lawrence; y no faltarán las alusiones a obras literarias fundamentales como Animal Farm, que sin duda constituye una influencia para esta novela, e incluso A Portrait of the Artist as a Young Man, que no es mencionada de manera explícita pero sí reconocible para quien haya leído a Joyce.

La primera incursión en el sector literario de David Duchovny nos deja con una novela refrescante y divertida, con un estilo narrativo muy cómodo y sencillo (aunque admirable para una vaca). Un libro al alcance de todos que ofrece diferentes interpretaciones. El lector puede tomarla como una aventura, como una fábula, como mencionaba en un principio, o puede ser analítico y perderse en ese humor ácido desde el que critica esa zona de comfort que tan pasivamente hemos aceptado y que nos está rompiendo. Sólo queda comprobar si Bucky Fucking Dent funcionará como una reafirmación de esas letras que apartó para convertirse en intérprete. “Todos somos uno. Todos somos vacas sagradas. Mú.”

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: