Skip to content
Anuncios

“Breaking Bad”: si no sabes quién soy…

13/08/2013

Breaking Bad_Mr.Lambert

(ALERTA SPOILER: Prohibido leer sin haber visto hasta el noveno capítulo de la quinta temporada de la serie, “Blood Money”)

Sentarse cómodamente en el sofá, pulsar el play y comenzar la fase final y definitiva de un viaje en el que has disfrutado, has sufrido, te has emocionado, indignado y asombrado a partes iguales es una sensación jodidamente especial. Uno sabe que quedan ocho dosis, y únicamente ocho, de una droga pura condenadamente adictiva y solo espera apurar cada una de ellas con la certeza de que serán las últimas. Esa es la magia de la buena televisión, de esa que ha encumbrado al Olimpo de las ficciones a tantas joyas (no empezaremos con la enumeración, pues todos sabéis de cuáles hablamos) y al que irremediablemente, sin necesidad de esperar al final, pertenece “Breaking Bad”. 47 minutos después, los que dura “Blood Money” -primer capítulo de la segunda mitad de la quinta y última temporada-, solo podemos ratificarnos en que será muy duro, jodidamente duro, hacernos a la idea de que después de “Felina” -el último episodio de la serie- no habrá más. Todo se habrá acabado. Fin del juego de Heisenberg. Y así debe ser, porque si algo nos demuestra “Blood Money” es que “Breaking Bad”, o lo que es lo mismo, Vince Gilligan, tiene las ideas muy claras y sabe perfectamente hacia dónde se dirige. Otras series en su última temporada (o posiblemente en cualquier temporada) comenzarían remoloneando, postergando su mejor jugada, enfriando la partida para soltar la artillería pesada en el momento preciso. “Breaking Bad” no. Esta serie no se va a andar por las ramas, no va a amagar sin pegar, ni a enredarse con argumentos prescindibles sacados de la manga a última hora para despistar. “Blood Money” pone las cartas encima de la mesa en todo un alarde de seguridad en sí misma. Sí señor. Esto es “Breaking Bad”. Aquí se va de frente. Las marrullerías y los jueguecitos, para otros.

En ese sentido, la reanudación de la quinta temporada, que en realidad parece una season premiere en toda regla, es modélica, “Breaking Bad” quintaesencial, una demostración de que la maquinaria está engrasada desde el principio y no necesita periodo de calentamiento. Sin prisas, pero sin tregua, el episodio se encamina hacia una secuencia que todos los fans llevamos tiempo anhelando ver. El esperado enfrentamiento entre Walter White y Hank Schrader, cara a cara y sin máscaras. De hecho, “Blood Money” es el capítulo de Hank, ese cuñadísimo que al final de “Gliding over all” descubría  sentado en el retrete la verdad sobre su archienemigo. Atrapar a Heisenberg se había convertido en la gran obsesión de Hank, pero nada le había preparado para lo que se enfrenta, así que le vemos pasar por diferentes estados de ánimo tras su revelación. De la estupefacción inicial a la confusión, de ahí al pánico y a la ansiedad, y posteriormente a la decepción y la ira. Estupendo trabajo de un enorme Dean Norris que, aunque haya sido oscurecido tantas veces por el fulgor de Bryan Cranston, siempre ha sido uno de los bastiones más firmes de la serie.

Breaking Bad_Walter vs Hank

Y ese cara a cara final entre dos pesos pesados posee el diseño de la secuencia, el ritmo y el suspense que todos esperamos en “Breaking Bad”. Walter llega al garaje en el que Hank se ha enclaustrado durante los últimos días, supuestamente enfermo pero atando todos los cabos, para interesarse por su salud, o más bien para cerciorarse de qué está pasando con él. Le sigue una conversación tensa en su aparente intrascendencia. Ninguno está completamente seguro de cuánto sabe el otro. Es un juego del gato y el ratón en el que cada silencio, cada mirada, cada expresión corporal cuenta. El diálogo parece terminar sin mayores consecuencias. Walter se dispone a marcharse cuando frena, se gira y decide tomar el toro por los cuernos preguntándole directamente por el rastreador que ha encontrado en los bajos de su coche, muy similar al que ellos dos colocaron en el auto de Gus Fring. Hank enmudece, le observa con una mirada inclasificable y cierra la puerta automática del garaje. Un momento ideal para colocar un cliffhanger ojiplático que te deje suspirando por más, pero “Breaking Bad” no necesita respiros y dobla la apuesta. Lo que sucede después es ya historia de la serie. Hank estalla en reproches, acusándole de haber sido él quien manejaba los hilos todo el tiempo, colérico por haber sido víctima de un engaño tan enorme pero también por no haber sabido verlo a tiempo. Walt no niega nada aunque trata de calmarlo apelando a la familia y al regreso del implacable cáncer, pero Hank se muestra decidido a meterle entre rejas. Le mira y confiesa que ya ni siquiera sabe con quién está hablando. Es entonces cuando Walter le permite ver la verdad, cuando le replica “If you don’t know who I am, then maybe your best course would be to tread lightly”. Y entonces Hank le ve. Ya lo sospechaba, ya estaba casi seguro, pero es en ese momento cuando confirma que quien está delante de él es Heisenberg. Sublime. Podría ser una secuencia de season finale o de series finale, pero para nuestro gozo ha llegado ahora. No quiero ni imaginarme lo que nos espera.

“Blood Money” también nos confirma que el drástico giro de guión de “Gliding over all”, el célebre “I’m out” con el que Mr.White parecía poner fin a su carrera como capo supremo de un enorme imperio del narcotráfico, no fue un farol de los guionistas. Por difícil de digerir que nos resulte (en nuestro post “Breaking Bad y el precio del poder” ya hablamos largo y tendido sobre el asunto), Walt ha dejado el negocio de verdad y su mayor preocupación es blanquear a través del lavadero de coches la indecente fortuna que ha amasado. Obviamente, todos intuimos que no será tan sencillo escapar de su pasado y la visita de Lydia Rodarte demandando su regreso ante el galopante descenso de la calidad del producto desde su marcha (aproximadamente un mes atrás) debería ser solo el primer aviso, porque de un mundo como ese en el que ha vivido Heisenberg “sólo se sale con los pies por delante”, como dice mi buen amigo estacionalfa.

Breaking Bad_Walter & Jesse

Pero de momento Walter White vive plácidamente (o todo lo plácidamente que se puede vivir sabiendo que tu peor enemigo, el cáncer, ha vuelto para quedarse), reconciliado con Skyler y rodeado de los suyos, al menos hasta que el ínclito Saul Goodman le advierte del errático comportamiento que está teniendo Jesse Pinkman. Creo que todos los que amamos esta serie deseamos que Jesse, el personaje que más ha sufrido con diferencia en estas cinco temporadas, acabe bien, que el destino sea justo con él después de todo lo que ha tenido que pasar, y por eso nos duele seguir viéndole carcomido por la culpa, atormentado por el reguero de sangre que han dejado a su paso él y su mentor. Jesse sigue en busca de una redención que se le antoja improbable, y me temo que lanzar fajos de billetes desde el coche a diestro y siniestro no le bastará. En el fondo, todos sabemos que el enfrentamiento final con W.W. es inevitable y que probablemente solo ahí se liberará de la enorme losa que le aprisiona. Y Walter sabe que su mejor y más fiel colaborador es uno de los pocos cabos sueltos que podrían arrastrarle al infierno pero que nunca ha querido o se ha atrevido a atar de forma expeditiva. Por eso vuelve a visitarle en modo paternal, en otra de las secuencias memorables del episodio, tratando de aplacar sus dudas, su desesperación, su angustia, mediante un nuevo lote de mentiras. Pero adivinamos que las palabras del señor White ya no tienen el mismo efecto que antaño en el descreído Jesse, que en todo este tiempo ya ha aprendido un par de cosas sobre su antiguo profesor de Química. No es descabellado pensar que finalmente será Jesse quien provoque la caída definitiva de Heisenberg.

Breaking Bad_Heisenberg

De lo que no cabe duda es de que esa caída se producirá en algún instante de los próximos siete episodios, como bien nos declara el flashforward inicial de “Blood Money”, hermano de aquel que abría “Live free or die”. Han pasado aproximadamente nueve meses y un Mr. White ( o mejor dicho, Mr. Lambert -tal y como figuraba en su DNI falsificado-) desmejorado pero todavía no vencido por el cáncer regresa a un hogar en ruinas, completamente destrozado, que ahora sirve como centro de reunión clandestino de skaters adolescentes. Un inmenso graffiti en la pared nos hace comprender que la identidad de Heisenberg se hizo pública en algún momento y que la policía debió acordonar la zona en busca de evidencias. Mr. Lambert, que no olvidamos que alberga armamento pesado en el maletero del coche, recupera la vieja ampolla de ricino oculta detrás de un enchufe y no muestra ninguna intranquilidad cuando una alarmadísima vecina le identifica.  Todavía es demasiado pronto para extraer conclusiones de la escena (desde los famosos insertos del oso rosa en la piscina de la segunda temporada me prometí no comerme la cabeza con ciertas secuencias), aunque todo apunta a un hombre derrotado pero no destruido que todavía no ha dicho su última palabra.

“Blood Money” es admirable no solo porque está fácilmente al nivel de los mejores momentos de la serie, brillantemente dirigido por Bryan Cranston conservando la tensión durante todo su metraje y esquivando los tiempos muertos sin caer nunca en el frenetismo pueril;  y no solo porque sus últimos cinco minutos demuestran cuál es la diferencia entre una serie de “Champions” y otra de andar por casa, sino porque nos renueva la promesa de que esta última tanda será antológica y supondrá el ansiado broche de oro a ¿lo digo? la mejor ficción televisiva de la historia.

schraderbrau

Anuncios
16 comentarios leave one →
  1. 13/08/2013 1:31

    Impecable, que buena Review, saludos desde Colombia

  2. Anónimo permalink
    13/08/2013 1:38

    Lo mejor de todo supone que este es un capítulo tan sumamente bueno, complejo y denso que nos permite volver a verlo una vez más, como mínimo, antes de disfrutar del próximo capítulo que se emitirá el próximo 18 de agosto.

    Gran entrada, muy bien escrita en la cual has sabido imprimirle un muy buen ritmo a la lectura.

  3. 13/08/2013 12:03

    Hola;

    Grandísima entrada Jorge, como es habitual.

    En mi opinión, el final de este primer/noveno capítulo, con ese crudísimo cara a cara entre Walter y Hank, es, de momento, una de las escenas con mayúsculas de la serie. No hay adjetivos para calificar la interpretación de ambos actores, ¡brutal!.

    -A mi se me erizaron los pelos al escuchar a Walter pronunciar esa frase final (más contundente incluso, que el “I’m not in danger, I’m the danger”)- :D

    Como bien dices, se hará muy duro (aunque es el momento que todos esperamos) observar los título de crédito del decimosexto capítulo de esta temporada.

    Por supuesto, aplaudo el último párrafo del texto.

    Saludos!!

  4. Anónimo permalink
    13/08/2013 13:24

    Que buena review. Muchisimo mejor que otras que he leido en sitios oficiales. Saludos portugueses

  5. 13/08/2013 13:33

    Sensacional, bien hecho. Me ha encantado la parte en la que hablas de ir al grano, sin dobleces, entrando a saco desde el Min 1. Eso en Breaking Bad, y por eso nos encanta. Felicidades.

  6. Xoloitzcuintles permalink
    13/08/2013 15:21

    Fantástico análisis de este principio del fin, y sospecho que esas referencias a argumentos prescindibles y marrullerías van por otra serie que también termina este año y que está teniendo una última temporada más que decepcionante.

  7. Jorge Luis García permalink*
    13/08/2013 22:16

    Muchas gracias, William, Igor, Jesús, Xoloitzcuintles y anónimos, por vuestros comentarios, y también a todos los visitantes que han hecho posible que hoy hayamos batido el récord de visitas en una jornada al blog. Siempre es un placer comprobar que somos muchos los enganchados a esta mierda divina llamada “Breaking Bad”.
    Igor, a mí también se me cayeron las pelotas al suelo con la última frase de Walter, y de hecho aún ando buscándolas. Directamente al panteón, y ya son unas cuantas, de sentencias memorables de esta serie.
    Y sí, Xoloitzcuintles, adivinas por dónde voy. Esa serie, que casi siempre he defendido, aún tiene tiempo para arreglar el desbarajuste en el que está inmersa, pero es que es llegar “Breaking Bad” y las diferencias son tan grandes que no se pueden esconder.
    Un saludo a todos!

  8. 14/08/2013 23:39

    El principio del fin.

    Debo confesar que Jorge siempre ha sido mucho más consecuente que yo en cuanto a los finales de las grandes sagas;tanto del cine, como de la televisión. Mientras que, para él, ha sido motivo de celebración el que se anuncie el final de una gran serie, para mí no siempre lo ha sido. En este caso en particular, estoy convencido de que el talento de Gilligan podría haber añadido una temporada más, sin que la calidad de la serie hubiese descendido lo más minimo.
    De hecho, recordemos que esta quinta temporada es casi un regalo,puesto que la AMC estuvo tan cerca de cancelarla (la negociación de “Mad Men” fue carísima para la cadena) que Gilligan cerró un final de la saga en la cuarta temporada por si las negociaciones no llegaban a buen puerto; con la muerte de Gus, la redención de White y Pinkman, y aquel plano de las lilas del valle que nos dibujó a todos una sonrisa (cruel) en la cara.
    Felizmente, este tema (y otros muchos, como el anunciado spin-off de la serie) seguirán deparándonos a ambos grandes veladas.

    Como (espléndidamente) ha indicado Jorge en su brillante crítica, uno de los momentos más esperados por todos nosotros ya se ha hecho realidad: Hank y Walter,cara a cara.
    Hay poco que añadir a todo lo dicho en tu review, Jorge…no obstante, como “el diablo vive en los detalles”, vamos con ellos:

    Tras este episodio, aquel “I´m out” (que ninguno nos creímos), empieza a ser sospechosamente parecido a la forma que Gus tenía de llevar “Los pollos hermanos”. De cara a la galería, un modesto, diligente y respetable supervisor de un impoluto negocio asentado en la sociedad…pero, en realidad, un capo de proporciones épicas. Sólo le ha faltado regalar a lydia un ambientador de coche con olor a pino, mientras la despachaba con un café gratis.

    Por cierto, no dejo escapar un detalle que me ha puesto por unos segundos la carne de gallina: Esa forma que tiene Walter de apoyar las rodillas sobre una toalla frente al retrete antes de vomitar, os suena…¿verdad?.

    La última frase del episodio nos lleva de forma inmediata a todas esas frases en las que Walter White deja que suene un poco el cascabel de Heisenberg, para que su oponente sea consciente de a quién se está enfrentando: “I am the one who knocks” o “Say my name” por citar algunos ejemplos recientes.

    Tampoco faltan esas clásicas perlas de humor que Gilligan ha ido dejando en cada episodio; como esos minutos dedicados a Star Trek, o ese “barn door is open” que es música para nuestros oídos.

    Jamás ver a alguien ahogándose en su culpa, mientras achica agua (lanzando fajos de billetes por la borda) ha sido tan dramático. Nunca el mal ha dejado un gusto tan sabroso en nuestros paladares. Todos hemos sido invitados a esta “última cena”.
    Disfrutemos cada uno de los platos que nos quedan por degustar; pero eso sí, mientras nos deleitamos con cada uno de los bocados, dediquemos un segundo a imaginar qué “deliciosa” píldora nos tendrá preparada Gilligan para los postres.

    Have an A1 day…and bon appetit, bitches.
    Alfa.

    P.D.- Enhorabuena por las visitas alcanzadas. Os merecéis esto y mucho más.
    Será un Cadillac de cinco plazas…pero, por dentro, es un jodido Jumbo.
    Seguid así.

    • Jorge Luis García permalink*
      15/08/2013 0:57

      Welcomeback al Cadillac, estacionalfa. Un placer, como siempre, viajar juntos. Ya sabes que estos posts sobre “Breaking Bad” estarían incompletos sin tus impagables aportaciones en los comentarios.
      Respecto al final de las grandes sagas, no es que para mí sean motivo de celebración porque terminen, sino porque así se ahuyenta el fantasma de la pérdida de calidad, de la degeneración, o de lo que es peor, de la autoparodia. Ya ha pasado otras veces. Sí que hay series procedimentales o sitcom que pueden permitirse durar años y años. Si una temporada es más regulera no pasa nada, ya se aplicarán más en la siguiente. Una serie como “Breaking Bad”, por la naturaleza de la historia que cuenta, no puede perpetuarse ad eternum; o tal vez sí podría, pero las posibilidades de terminar mareando la perdiz o de cagarla directamente crecerían exponencialmente; y, llámame puntilloso, pero a mí me jode que algo que es de matrícula de honor se quede “sólo” en sobresaliente por no haber sabido ver a tiempo el momento de la retirada. En ese sentido creo que Gilligan ha sido muy inteligente. Seis temporadas (porque esto de partir la quinta en dos es un invento para no llamar a las cosas por su nombre) son suficientes para una serie de esta envergadura. Acabar en lo más alto, sin un periodo más o menos largo de decadencia, no lo consiguen todas las series; y con “Breaking Bad” todos creemos que será así.
      Respecto a tus apuntes del capítulo, veo que sigues resistiéndote a aceptar que aquel “I’m out” era cierto. Te compraría tu teoría de que ahora es una especie de nuevo Fring (el muy bien traído detalle de la toalla lo respaldaría), de no ser porque el diálogo que mantiene con Lydia -que no es precisamente una mindundi en el emporio que levantaron- es bastante esclarecedor. Les dejó una operación viable y el resto dependía de ella. A mí no me pareció un tipo que esté disimulando. Otra cosa es que las circunstancias le puedan obligar a volver y, entonces sí, adopte el modus operandi de Gus Fring. En cualquier caso, saldremos de dudas muy pronto. De momento, hemos degustado los entrantes, pero, como bien dices, nos queda todavía una buena lista de platos (postre incluido) con los que deleitarnos. Pongámonos cómodos y disfrutemos de la última cena. Un fuerte abrazo y nos seguimos leyendo por aquí.

  9. jorge garcia permalink
    15/08/2013 21:21

    Si no la mejor si una de las mejores series que he visto. A la altura de The Wire sin ningun genero de dudas. Deseando regresar de vacaciones para descargarme el primer capitulo de la ultima temporada.
    Lo que mas me gusta es el ver como puede llegar a cambiar una persona motivada por las circunstancias. La volvere a ver del tiron cuando acabe.
    Una vez mas felicitaros por el blog y por este post en concreto. Cuando las cosas se cuentan tan bien ni molestan. Es mas, en mi caso, se agradecen porque me dan mas ganas de verlo.
    Un saludo a todos.

  10. 17/08/2013 23:12

    HOLA amigo y compañero blogero, me gusta el contenido de tu blog, soy mera37, y en mi blog hace dos meses que cree un club para todos los webmaster que desean ser visitados , leidos y comentar en sus post o entradas, lo que empezó, como si nada, se está convirtiendo en todo un logro y exito, contamos con 20 sitios webs y los resultados son beneficiosos para todos, todos contamos con nuestras propias visitas y hemos aumentado el traffico, casi el doble de lo que teniamos, puedes comprabarlo tu mismo si lo deseas ,, no tengo publicidasd ni cobro nada por esto, solo el entrenerno y el reto que me propuse de no encontrarme más blogs o webs dignas de mención y que estaban sin comentarios y un tanto olvidadas incluyedome yo, te tiro la caña, los beneficios son todos y las perdidas ninguna, como la cosa va en serio , estoy creando y ya para la semna que viene lo tendrán, y directorio web para solo todos los miembros del club habidos y por haber, mi correo no te voy a decir que esta echando chispas para se ineresan la gente y para despues de verano conatamos con 2 blogs más, no quiero meter y colocar a todo el que quiera, ya tuvimos que expulsar a varios, algunos queria beneficiarse del club sin hacer visitas y solo querian enlazar cono los miembros gracias a todo el club me avisaron ellos mismo y quedó espulsado, y dos mas que contenian materia pornografico y ofensivo, decirte con esto que preferiomo pocos pero calidad, y no tenemos prisa, aunque la cosa si sigue asi para invierno hemos doblado los registros, aumentarás tu trafico, visitas en las que exigimos un minimo de un comentario por cada visita en la entrada o entradas que desee cada cual, y un mas uno en el boton de dicho post, se está cumpliendo, contamos con importants blog de cine de la talla de OSCAR VELA, LA TAVERNA DEL MASTÍ, CELULOIDES Y LETRAS, Y DANIEL MARTINEZ, DE CLUB DE CINEFILOS, te tiro la caña disculapame si te moleste, y si te interesa te dijo la dirección de mi enlace.
    http://siniestrotecamera37.blogspot.com
    un saludo. TRAFFIC-CLUB

    que buena caja de comentario teneis en worpree, envidiable.

    • Jorge Luis García permalink*
      22/08/2013 1:01

      Hola mera 37, te agradezco tu propuesta en mi nombre y en el de mis compañeros de blog. La estudiaremos y decidiremos algo en nuestra próxima “cumbre”. Un saludo.

  11. VicGoslar permalink
    22/08/2013 11:08

    Post muy bien trabajado, Jorge. Es mi primera visita, pero no creo que sea la última. Enhorabuena por la calidad del Cadillac Negro.

  12. 25/08/2013 11:51

    Qué grande post, tienes la razón, ya no se ha acabado y la considero mi serie favorita. Estos episodios me saben tan bien y tan triste a la vez porque esto se termina! Pero un buen final es mucho mejor que hacer las cosas demasiado largas. Chapeau a Breaking Bad!

Trackbacks

  1. “The Newsroom”, segunda edición: ¿mejor imposible? | El Cadillac Negro
  2. “Breaking Bad”: al final de la escapada | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: