Skip to content
Anuncios

“Sons of Anarchy”: directos al Infierno

13/12/2013

Sons of Anarchy Season 6 - Straight To Hell

(ALERTA SPOILER: Prohibido leer –o ver las fotos– sin haber visto hasta el último capítulo de la sexta temporada, “A Mother’s Work”)

Hace unas semanas, perdonadme si no recuerdo dónde, me topé con una viñeta sobre Sons of Anarchy” en la que un importante personaje de la serie fallecido el año pasado le decía a Jax: «Somos los Ángeles del Infierno», a lo que éste le replicaba, «¿Y eso?». «Pues porque resulta que ya estamos más miembros aquí abajo que ahí arriba, así que hemos montado nuestro propio club». El presidente de SAMCRO zanjaba la conversación: «Pues preparaos para lo que os vamos a enviar esta temporada…». El autor de la viñeta no podría haber estado más acertado, y eso que no podía saber lo que Kurt Sutter nos tenía reservado en estos últimos episodios del curso. Yo, por mi parte, tengo que reconocer que ciertamente cada vez me resulta más difícil encarar un post sobre el show estrella del canal FX (éste es el quinto que le dedico en el blog), pues tengo la sensación de haber agotado ya y manoseado hasta la extenuación adjetivos como ‘trágico’, ‘oscuro’, ‘salvaje’, ‘violento’ y todas sus variantes… y encima el puto Sutter parece empeñado en ir cada vez más lejos, encontrando siempre la manera de llevarnos a un nivel superior de crueldad dramática. Y no será porque no nos lo venga avisando desde un principio. «¿Qué parte de tragedia shakesperiana no habíais entendido?», parece espetarle con cada nuevo golpe a la audiencia. Además, el ínclito ‘showrunner’, omnipresente en las redes sociales, en donde se lo pasa en grande anticipando eventos, a su manera, y jugando con las expectativas de sus seguidores, ya había anunciado que ésta sería una temporada especialmente jodida para los habitantes de Charming. Pues sí, amigo, y que lo digas. Tanto que ahora que sólo nos queda una por delante, cuesta imaginarse cómo saldremos de ésta…

Tres meses después, aunque ahora me parezca una eternidad, del post (‘Una historia de violencia’) que escribí con motivo de la ‘season premiere’, estamos en condiciones de responder a muchas cuestiones que entonces quedaron en el aire. La primera, y la más importante, es si aquella última y controvertidísima escena de “Straw” tendría justificación en la trama o era un simple golpe de efecto gratuito. Por suerte, y confiábamos en que así fuera, podemos decir que ha sido lo primero. En otras predicciones, en cambio, sí que un servidor se equivocó de pleno. Cuando vaticiné, sin ir más lejos, que el ex US Marshal Lee Toric (Donal Logue) sería el gran antagonista de los Sons esta temporada, y uno de los más temibles de la serie hasta la fecha. Al final, sirvió como detonante de muchas cosas, pero ese peso recayó sobre los anchos hombros de la fiscal del distrito Tyne Patterson (CCH Pounder), a la que no conocimos hasta el siguiente episodio. Sin perder de vista, claro está, a los hijosdelagranputísimamadrequelosparió de los irlandeses (no ofense). También erré cuando creí ver la despedida definitiva de la serie de Wendy (Drea de Matteo), cuando no sólo ha acabado estando más presente que nunca, sino que su importancia ha sido capital en muchos momentos. Y bueno, es cierto que entonces estábamos terriblemente perdidos con lo que podían estar maquinando personajes como Tara (Maggie Siff), Clay (Ron Perlman), Bobby (Mark Boone Junior)… pero eso siempre ha formado parte del juego de “Sons of Anarchy”, y esta temporada de maquinaciones, intrigas, enredos y traiciones hemos andado sobradísimos.

Sons of Anarchy Season 6 - Riding Through This World

Pero vayamos por partes. El tiroteo en la escuela, que se saldó con la muerte de cuatro personas, tres de ellos niños (y espero que no me consideréis demasiado insensible, pero al menos Sutter aquí se cortó y podía haber sido más despiadado, pues conocemos incluso casos reales similares con muchísimas más víctimas), tuvo unas consecuencias directas e inmediatas en la vida de nuestros protagonistas. Pues, efectivamente, ellos estaban en el origen y la causa del mismo. El pequeño autor del tiroteo, ese demonio de rostro angelical de sólo once años, consiguió el arma con la que perpetró la matanza, una KG-9 modificada, a través del novio de su madre, a la vez un miembro de la banda de Nero. A los que, en última instancia, suministraban los Sons. Este es el detonante para que Jax (Charlie Hunnam) ponga por fin todo de su parte para sacar definitivamente al club del negocio de las armas, algo por lo que, y es justo reconocérselo, lleva un tiempo luchando, ya que además es su deuda pendiente con su fallecido progenitor. Pero en todo momento da la sensación de que Jax quiere cortar sus lazos con el IRA sólo para que SAMCRO no sufra las represalias por el crimen, y no alcanzamos a ver verdadero arrepentimiento ni que la tragedia realmente le toque el corazón como debiera, más aún cuando es padre de dos hijos pequeños. Incluso, en su empeño por ‘limpiar’ al club, cava aún más profundo en su alma y es capaz de cometer el indignísimo acto de sentenciar a muerte a la madre del chiquillo y al novio de ésta (bye, bye, Dave Navarro), víctimas colaterales que, como bien señalará más tarde un traicionado Nero, quizás no le terminen saliendo gratis al presidente de los Sons («You believe in karma, mano?»). Sólo creo recordar un momento, unos breves segundos y ya muy avanzada la temporada, en el que Jax se acerca a la escuela en cuestión y mira al edificio con gesto abatido. Y sí, ciertamente su acto de inmolación en la ‘season finale’, que no sólo salvaba a su club y a su mujer sino que dejaba un poso de asunción de culpas sincero, debería haberle redimido… pero llegó demasiado tarde.

Sons of Anarchy Season 6 - Bobby, Jax & Chibs

No es casualidad que todos los que han estado alguna vez a la izquierda de Jax (literalmente o en sentido figurado), hayan sido testigos de cómo, a pesar de haberse marcado como objetivo seguir los pasos de su padre John Teller, en realidad el actual presidente de SAMCRO haya transitado peligrosamente demasiadas veces por el camino marcado por su padrastro Clay Morrow. Primero Opie, luego Bobby, últimamente Chibs (Tommy Flanagan), los tres le han echado en cara en algún momento que su comportamiento y sus actos no estaban a la altura de lo que se esperaba de alguien como él. Los dos primeros incluso llegaron a abandonarle, aunque acabaran volviendo. Pero es innegable que el joven Teller ha llegado a veces a convertirse, en cierta forma, en un tipo peor que Clay, pues éste intuimos que siempre fue un cabronazo con pintas, mientras que de él se esperaban grandes cosas. El enésimo personaje en sumarse a la lista de agraviados y encabronados por Jax ha sido Nero Padilla (Jimmy Smits), que ha demostrado ser quizás uno de los tipos más íntegros y con mejor fondo que han pasado por la serie. Él sí que mostró remordimientos y dolor total, absoluto y sincero por lo sucedido en la escuela, desde el primer momento y de forma reiterada, y ha quedado claro que la mayor de sus desgracias ha sido toparse con la familia de Sam Crow: enamorarse de Gemma Teller Morrow (Katey Sagal) y establecerse como socio del club. Si hay alguien que merecería salir bien parado (aparte de Wayne Unser (Dayton Callie), pero para él ya no hay esperanzas) y por el que me gustaría ser optimista, ese es Nero, pero si algo sabemos es que no hay sitio para las buenas personas en “Sons of Anarchy”. No, no le vaticino nada bueno, viendo además el giro de los acontecimientos durante la ‘season finale’. Y sabiendo cuál suele ser el destino de los personajes que alguna vez han sentido la necesidad de escapar de la violencia y la miseria moral que inunda y apesta cada rincón de Charming. Por no hablar del de aquéllos que han compartido lecho con la Old Lady Suprema…

Sons of Anarchy Season 6 - King Nero

Porque, efectivamente, la muerte parece ser el único final del camino posible para la mayoría de los personajes con los que llevamos conviviendo, en muchos casos, seis largos y apasionantes años. Temporadas en las que hemos sufrido tristísimas e irreparables pérdidas, pero como bien apuntaba la viñeta con la que abría este post, en esta ocasión hemos batido todos los récords inimaginables. Charming y alrededores se han convertido literalmente en un campo de batalla, con tantísimos caídos de todos los colores que ha sido imposible llevar la cuenta. Si nos centramos en lo que realmente nos toca, tuvieron el triste honor de abrir la veda ‘Filthy’ Phil (Christopher Douglas Reed) y V-Lin (Walter Wong), aunque, sintiéndolo mucho por ellos, su muerte quedó pronto eclipsada en el mismo capítulo, “Wolfsangel”, por el adiós definitivo de Otto Delaney. Sutter se reservó una despedida épica (y jodidamente sangrienta, no podía ser de otra forma) para su personaje, que por fin puede descansar en paz y además se cobró su merecida venganza llevándose con él al desgraciado Toric. Pero nada comparable con el ‘shock’ que nos llevamos a falta de dos capítulos para el final, con la undécima entrega de la temporada, “Aon Rud Persanta”. Nos encontramos, de forma totalmente inesperada, con un grandioso episodio más propio de una ‘season finale’, en donde no sólo confluían y se aclaraban muchas de las tramas que se habían ido cocinando durante las últimas semanas, sino que se saldaban cuentas pendientes que llevaban quemándonos seis interminables años. Vamos, que Sutter se marcó un “Ozymandias” en toda regla. Creo que todos saltamos de alegría cuando vimos reventar las cabezas del puto Galen (Timothy V. Murphy) y sus secuaces, pero el encuentro definitivo del señor Clay Morrow con Mr. Mayhem , en cambio, al menos a un servidor le provocó un torbellino de sensaciones encontradas. Por supuesto, era un evento que deseaba que sucediese, pero la dignidad con la que el ex presidente de SAMCRO afrontó su destino, la crudeza y las circunstancias de la ejecución y la certeza de que un tipo tan grande como Ron Perlman es irremplazable, hicieron que el momento fuese también condenadamente triste. Yo al menos era de los que pensaba que, tras salvar el pellejo, para cabreo de muchos, tanto en la cuarta como en la quinta temporada, Clay acabaría llegando ya hasta el final, pues además aún se hace difícil concebir unos “Sons of Anarchy” sin el nombre de Perlman en los títulos de crédito, pero Sutter finalmente se atrevió a dar el gran paso. Y demonios, si esto es lo que tenía preparado, chapeau.

Sons of Anarchy Season 6 - Clay Meets Mr. Mayhem

Pero el ‘showrunner’ aún no había gastado, ni mucho menos, su cuota de sadismo anual, y ciertamente no podíamos esperar nada bueno de una ‘season finale’ que comenzó con una paloma blanca siendo aplastada por las ruedas de la motocicleta de Jax. Peor augurio imposible. Tara estuvo jugando con fuego toda la temporada, y aunque siempre pudimos entender sus motivos y darle la razón en su empeño por sacar a toda costa a sus hijos de ese agujero podrido que es Charming, no es menos cierto que llegó a comportarse como una auténtica hija de perra. Aunque tuvo a la mejor maestra. Pero acabó quemándose. La guerra entre Tara y Gemma, soterrada a veces, encarnizada y a la vista de todos en otras ocasiones, pero que se remontaba casi al origen de los tiempos, alcanzó por fin su clímax y su funesta conclusión en este último episodio, “A Mother’s Work”, cuyo título equivocadamente pensábamos que hacía referencia a la primera y tenía que ver en realidad con los terribles actos que llevaría a cabo la segunda. Al final, acabamos volviendo a Shakespeare. Si con la muerte de Clay a manos de su ‘hijo’ pudimos dar por cerrados los ecos ‘hamletianos’ de la historia, con el desenlace de la temporada Sutter claramente quiso mostrarnos a Jax y Tara como los Romeo y Julieta de Charming. El presidente de SAMCRO, al que hemos llegado a ver casi como un monstruo en algunos momentos, pero que parecía haber encontrado el camino a la redención en el último minuto, ahora ya sí queda como un ser completamente devastado, sin posibilidad ninguna de salvación, condenado irremediablemente al Infierno. Y arrastrará, me temo, a todo su club de cabeza.

Sons of Anarchy Season 6 - Tara

Las otras grandes incógnitas que nos deja este terrorífico, espeluznante final de temporada es en qué lugar queda ahora Gemma, en qué cojones está pensando Juice (Theo Rossi) y cuánto tardará en reunirse con su querido Clay en el otro barrio, hacia dónde nos lleva todo ese jaleo que se está montando entre negros, chinos y latinos, en el que por desgracia parece estar demasiado involucrado Nero… Y tampoco nos olvidemos de los irlandeses, que seguirán por ahí enredando, como de costumbre. También cabe preguntarse si volveremos a ver a Barosky (Peter Weller) o a Colette (Kim Dickens), que al final han acabado pasando, especialmente y por desgracia esta última, un poco sin pena ni gloria por la serie. O si Venus (Walton Goggins) acudirá de nuevo a nuestro rescate, para volver a darnos una de las pocas treguas amables que hemos podemos disfrutar en los últimos años. Y qué papel juega en todo este embrollo esa misteriosa vagabunda (Olivia Burnette). Nos quedan, en cualquier caso, unos nueve meses de espera, y después de eso ya sólo 13 capítulos por delante. Y no sé a vosotros, pero a mí esta temporada me ha enganchado, entretenido y conmovido como pocas, pero me ha dejado tan exhausto a nivel emocional que, y nunca me había pasado, casi agradezco que los Sons of Anarchy se vayan y no regresen hasta septiembre de 2014. Eso sí, para entonces les estaré esperando con los brazos abiertos.

Sons of Anarchy Season 6 - God Takes Your Soul

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 13/12/2013 11:04

    Esta temporada me ha gustado bastante. La serie está muy asentada y las tramas están mucho más cocinadas que en las temporadas anteriores, aquellas con la agente Stahl, donde nos engañaban como a chinos.

    Aún así de nuevo me chirría la perfección de los planes de Jax para salir de las armas, los de Tara con el falso embarazo y esa medio reconciliación con Gemma, se estará volviendo humana?, o la huida final de esta… Pero así es Sons of Anarchy y a estas alturas hay que quererla tal como es.

    De nuevo se me viene The Shield a la cabeza, con la genial Pounder, no entiendo el porqué de la peluca inicial, y también me gustaría ver más tramas con Venus, impresionantes, en el sentido de caracterización, las tetas que le ponen, eso sí que son efectos especiales y no lo de Avatar.

    Bestial, como dices, el capítulo en el que Clay muere y el fin de temporada. Genial de nuevo la BSO, es junto con Boardwalk Empire (tremé en esto está en otro universo) la serie que más cuida y más se implica, Sagal canta algunas canciones, en la música de la serie.

    En fin, larga vida SOA.

    http://planetamancha.blogspot.com.es/search/label/Sons%20of%20anarchy

  2. 14/12/2013 10:20

    Qué decir de SOA que no se haya dicho ya. No sé si es por las motos y el cuero que muchos espectadores fruncen el ceño ante la estampa y les impide ver el espectáculo que nos ofrece el cabrón de Sutter.
    Tras el disparo de Juice creía que se pondría él como cabeza de turco, ocuparía un lugar en la cárcel y se dejaría morir allí gastando la última bala de confianza hacia Jax.
    La última imagen da que pensar. Me da que Nero se convertirá en un personaje con muchas cartas escondidas.
    En fin, seguid así.

  3. maria permalink
    14/12/2013 12:27

    Brutal, la primera vez que te leo y estoy completamente de acuerdo en TODO, genial!

  4. Pepe permalink
    19/12/2013 8:43

    Despues del final que tiene Tara, solo deseo el mas prufundo de los infiernos para Jax y su puta madre (literal), a los unicos personajes que me despiertan simpatias a estas alturas; Bobby y Nero no les auguro tampoco un buen final….
    Que largos se harán estos 9 meses

  5. jacintoalbuerne permalink
    28/12/2013 4:53

    Me parece un análisis certero y exhaustivo de esta genial serie. Pero voy a romper una lanza por Gemma… a mí ya me estaba cayendo gorda la mujer de Jax, con sus traiciones y absoluto egoísmo, siempre buscando sus intereses, y dejando a su marido a los pies de los caballos, o la justicia.
    Ya se lo dijo Gemma… (lo que Jax no perdona, es la traición)… y le traicionó dos veces. Incluso creí que ordenaría la muerte de su esposa para salvar al club. El cabronazo de Sutter me volvió a torear… Jax, el duro Jax, se bajó los calzones ante la pérfida de su mujer. Increíble.
    Y el eslabón débil de esta cadena, Juice, por una vez, tuvo la cabeza fría, e hizo lo necesario para proteger al club… encubrir a Gemma. Claro, que eso nos dejó a todos con la boca abierta, y la cara de tontos, ya que es una de las pocas cosas inteligentes que ha hecho este tipo en toda la serie.
    Espero que la fiscal Patterson, en la próxima temporada, la envíen a criar malvas, por traidora y falsa, ya que, lejos de cumplir sus acuerdos con Jax, ha propiciado todos estos desastres con su persecución injusta a Tara.
    Sus motivos no son profesionales, sino personales. No le importa quién caiga con tal de quedar bien en su expediente, pero elige presionar al inocente para conseguir sus medallas.
    La mujer de Opie murió a causa de una persecución injusta de una oficial corrupta, y la venganza fue brutal. Espero que la venganza, esta vez, sea llevada a cabo.
    Por cierto, se le ha escapado a Sutter el castigo a los dos oficiales de prisiones que forzaron a Gemma a tener relaciones sexuales delante de ellos. Un descuido imperdonable… creo que el guionista se nos está ablandando un poco… dejar que se salgan con la suya pone al club entero en una situación de debilidad si vuelven a ser encarcelados. Ningún funcionario ni recluso respetará a los miembros del club.
    Y cuando Jax se entere que su madre ha matado a su esposa… no le auguro un buen futuro. Me temo que les irá a hacer compañía a sus maridos.
    En esta serie, el único que no se muere, y que parece que va a sobrevivir al mismo guionista… es el que se lleva muriendo desde el primer capítulo… el bueno de Unser, que tiene un cáncer que parece que, en vez de quitarle la vida, le da la salud.
    Yo me llevo despidiendo emocionalmente de él… desde la primera temporada. Y ahí sigue.
    No sé como será la próxima temporada, pero se me antoja que, sin Tara ni Clay, auténtico monstruo que llena la pantalla por sí mismo, van a tener que discurrir mucho para dotarla de una fuerza y peso similar al exhibido hasta ahora.
    Han quedado cuatro gatos… En el club, dentro de poco, cabrán todos en un taxi.

Trackbacks

  1. Series: nuestras 13 de 2013 | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: