Skip to content
Anuncios

El cine del siglo XXI (I): “Memento”

13/03/2012

Comenzamos en El Cadillac Negro un ciclo para repasar el cine de nuestro tiempo a través de esas películas que han marcado los primeros años del siglo XXI, bien sea por su apuesta por una renovación formal de los códigos establecidos y la apertura de nuevos caminos, bien por su capacidad para marcar tendencia y capturar el “zeitgeist” de su época  o simplemente por una calidad narrativa y/o interpretativa fuera de toda duda. Aunque se dice, no sin razón, que el mejor cine de la actualidad lo estamos viendo en las series de televisión de HBO, AMC o Showtime, la verdad  es que las salas han seguido (y siguen) proyectando, aunque ciertamente sin la frecuencia de antaño, filmes grandiosos y desde aquí nos hemos propuesto reivindicar aquellos que creemos que aparecerán en los libros y antologías del futuro, como prueba de que aún sigue mereciendo la pena hacer el esfuerzo de abandonar el sillón y sentarse en una butaca para disfrutar en pantalla grande de uno de los más intensos placeres que puede proporcionar el arte.

Y si vamos a hablar del cine del siglo XXI, qué mejor punto de partida que el británico Christopher Nolan. No ha habido otro cineasta surgido en la última década que llegue a la altura de este director que con seis películas (más la amateur “Following”, registrada en el siglo anterior) ha desarrollado una carrera que le consagra como la gran referencia del cine comercial y de calidad de nuestro tiempo. Nolan es el Spielberg de nuestros días. Cada lanzamiento suyo genera un ruido mediático sin igual en los blogs cinéfilos y portales de cine, y la taquilla y la crítica casi siempre le corresponden. Y lo mejor es que todavía no se le descubren los límites. Nadie sabe hasta dónde podrá llegar. Como tantos otros, Nolan partió de la independencia con una obra poderosamente original y creativa. Rápidamente los grandes estudios se fijaron en él y Warner le puso al frente del reto de levantar una franquicia muerta. El cineasta no solo respondió, sino que convenció a todo el mundo y se ganó el derecho a poder elegir. Desde entonces, cada proyecto suyo llega con un presupuesto digno de superproducción, pero con el marchamo de “blockbuster”  inteligente o de autor. Porque, efectivamente, Nolan es un autor. Su cine siempre gravita alrededor de un concepto, la obsesión. Ya sea un desmemoriado que busca vengar la muerte de su mujer, un justiciero enmascarado marcado por la temprana desaparición de sus progenitores, dos magos del siglo XIX en perpetua lucha por ser el mejor o un extractor de sueños martirizado por el recuerdo de su esposa fallecida.

También hay en el cine de Nolan una búsqueda de nuevas vías de expresión, de contar las cosas de un modo distinto, de retorcer estructuras, de crear puzzles fascinantes. Y, claro, si hablamos de puzzles, el más perfecto que hay es “Memento”.  Otros directores ya habían trabajado antes con vaivenes temporales y flashbacks de distintos tamaños y pesos, pero nunca hubo un ensamblaje más perfecto y preciso entre forma y fondo, nunca la deconstrucción narrativa estuvo tan plenamente justificada como en “Memento”. Nolan consigue que su sorprendente audacia formal -narrar literalmente toda la película hacia atrás-, un recurso que exige al espectador mucho más de lo habitual, se ponga al servicio irrenunciable de la historia que se cuenta, la de Leonard Shelby, un antiguo  investigador de seguros incapaz de almacenar nuevos recuerdos que vive exclusivamente  para vengarse del hombre que violó y mató a su mujer y que provocó su enfermedad. Su único apoyo son los tatuajes, notas y polaroids que le permiten cubrir las lagunas de su memoria.

La originalidad del guión y el superlativo uso del montaje (ambos nominados al Oscar) es lo más sorprendente y memorable  de la cinta en un primer visionado, pero la grandeza de “Memento”, lo que le desmarca de ser un ingenioso ejercicio de estilo de una sola degustación, es la corriente subterránea que fluye bajo el artificio narrativo. Son las reflexiones sobre  la fragilidad de la identidad, la culpa arrinconada en lo más profundo de uno mismo o la volatilidad de la memoria lo que termina dejando más poso.

En “Memento” se renueva el “noir” clásico a través de una mirada radicalmente distinta. Los elementos del cine negro de toda la vida siguen ahí: el investigador que se sumerge en un universo turbio y traicionero, la mujer fatal que tratará de manipular al héroe, las pistas enrevesadas, el motel de carretera, el coche, el tugurio… pero todo parece novedoso en virtud del desplazamiento  del punto de vista narrativo hacia el propio protagonista. Incluso la evidente escasez presupuestaria juega a favor, ya que Nolan se las arregla para crear una especie de territorio abstracto y opresivo a través de unas pocas localizaciones y tan solo tres roles protagonistas. Mención aparte merece la memorable interpretación de Guy Pearce, que consigue expresar  toda la confusión, desamparo, rabia y nostalgia de su trágico personaje sin permitirse perder el tono en ningún momento. Es una lástima que este actor, que apuntaba muy alto en la época en la que el filme se estrenó,  haya dirigido su carrera hacia una extraña tierra de nadie, acumulando papeles secundarios en cintas oscarizadas (“En tierra hostil”, “El discurso del rey”) y protagonistas en blockbusters venidos a menos (“El último gran mago”, “La máquina del tiempo”). Aunque peor es el caso de la bella Carrie Anne Moss, que con esta cinta parecía superar el estigma de haberse convertido en un icono pop con la inolvidable Trinity de “Matrix”, pero de la que poco más se ha vuelto a saber al margen de las hiperbolizadas secuelas del filme de los Wachowsky.

“Memento” me golpeó con fuerza cuando la visioné por primera vez hace ya once años y, aunque el impacto de la primera vez es inigualable, sigue haciéndome disfrutar cada vez que la reviso. Todo el universo de Nolan ya se insinuaba aquí. Este es su particular “El diablo sobre ruedas”. Una joya. Una cinta de culto. Una obra maestra.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. hartmanfiction permalink
    13/03/2012 21:45

    La película me gusto pero me parecio un poco lenta y en ocasiones cargante en su estilo de conocer la historia al reves, pero sin duda es un puzle perfecto que demuestra una gran originalidad, y eso es lo que hoy en dia falta en el cine

  2. Antiloo permalink
    14/03/2012 16:53

    Para mí la peli es un Pulp Fiction por como altera los conceptos clásicos de narración. La única crítica tonta que se me ocurre, es que no es del siglo XXI, es del siglo veinte al igual que Gladiator (para el que le guste).

    http://es.wikipedia.org/wiki/Siglo_XX

    Aún así sin duda es el comienzo de la época.

  3. Jorge Luis García permalink*
    14/03/2012 23:52

    hartmanfiction y Antiloo, gracias por participar.
    Antiloo, aunque en rigor es cierto lo que dices sobre el siglo XX, la mayoría de las dichosas listas que se hacen en cuanto a cine y música suelen ignorar esa forma de medir el tiempo. Cuando se ven listas de, por ejemplo, lo mejor de los 90, se suelen contar de 1990 a 1999, porque cuesta mucho aceptar que 1990 pertenezca realmente a la década de los 80.
    En cualquier caso, y para que sirva de atenuante, “Memento” se estrenó en España en enero de 2001, que ya sí es siglo XXI de todas todas ;-)

    Saludos.

Trackbacks

  1. El cine del siglo XXI (II): “¡Olvídate de mí!” « El Cadillac Negro
  2. El cine del siglo XXI (II): “¡Olvídate de mí!” « El Cadillac Negro
  3. “Los vengadores”, cuando la unión hace la fuerza « El Cadillac Negro
  4. El cine del siglo XXI (VII): “Batman Begins” y “El caballero oscuro” « El Cadillac Negro
  5. ‘Tesis sobre un homicidio’ y ‘Efectos secundarios’: Días de ‘thriller’ psicológico | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: