Skip to content
Anuncios

“Carol”: del amor y lo impecable

08/02/2016

Carol-de-Todd-Haynes-Un-regalo-del-cielo_landscape

A los conductores del Cadillac Negro nos gusta el cine. Mucho. Es por eso que dejar escapar los estrenos más importantes y esperados por el público no es algo que se contemple como una opción por estas carreteras. Precisamente hoy volvemos a la carga con uno de los que más impaciencia ha provocado entre los amantes del séptimo arte: “Carol”, que viene respaldada por seis nominaciones al Óscar y nueve nominaciones a los premios BAFTA, por mencionar sólo algunos de los galardones a los que opta. Aunque ya conocemos de sobra el hecho de que las nominaciones no sólo no lo son todo, sino que a veces se escapan a nuestro entendimiento.

Las expectativas no nacen únicamente de ellas, por supuesto, contamos con un cartel de lujo encabezado por la diosa Cate Blanchett y Rooney Mara, con un filme dirigido por Todd Haynes, que hace más de una década me cautivó con “Lejos del cielo”, un producto en el que no puedo evitar encontrar ciertos paralelismos, bien por la época en la que se ambienta, bien por ese tratamiento del amor que al ignorante se le antoja prohibido, o bien porque ésta también contó con un reparto excelente. No quedan muchos incautos e incautas que no hayan situado a Julianne Moore en el pedestal que le corresponde a estas alturas. “Lejos del cielo” también hablaba de homosexualidad, aunque su tratamiento del racismo resultó bastante más significativo en su visionado.

Esta producción británica, adaptación de la novela homónima de Patricia Highsmith, nos lleva de nuevo a los años cincuenta, tiempo en que Therese, una joven e insegura dependienta, conoce a Carol en la juguetería en la que trabaja. La relación entre ambas trascenderá del flechazo fácil y las primeras impresiones a algo mucho más profundo y real. Quizá no sea el momento para la intensidad innecesaria: “Carol” no ha llegado a la gran pantalla para cambiarnos la vida ni para darnos nada nuevo, pero eso no significa que no sea la película que estábamos esperando. Es justo eso, si hemos sabido medir las expectativas, disfrutar de esta historia es algo seguro. No es una cuestión de revolucionarnos, sino de conmovernos con un buen hacer intachable y una belleza exquisita.

carol-14-e1447973835387

Me gustaría hacer la primera parada en los dos personajes principales, las dos féminas responsables de cada latido de esas dos horas que dura la cinta. Dos personajes que representan las dos caras de una misma moneda. Therese Belivet, más joven y, como ya he mencionado, insegura, se mueve por su universo con la cabeza ligeramente agachada y sin saber qué quiere realmente hacer con su vida, sólo que no es vender juguetes. Tiene una pasión, que es la fotografía, pero ella misma desacredita constantemente su talento y su trabajo, calificándolo de afición, hasta que conoce a su musa. Al otro lado está Carol, más madura, en una situación económica privilegiada, madre de una hija a la que adora y atrapada (aún después de la separación) en los últimos coletazos de un matrimonio nada feliz y completamente fracasado. Se complementan, sin lugar a dudas, porque Carol es seguridad y reafirmación para Therese y Therese es un hilo conductor a la realidad para Carol, un soplo de aire fresco, una puerta de salida.

Los gestos, las miradas, los roces, los silencios y diálogos que aún no se atreven a explotar van gestando una tensión sexual, una atracción que en realidad nos damos cuenta de que va más allá de lo físico, una intimidad, una oportunidad de huir de dos farsas distintas. Desde esa perspectiva, el viaje, la escapada cuando la realidad de Carol parece hacerse añicos, está cargado de simbolismo. Es un paréntesis que ayuda a la detonación de los deseos vitales, es el momento de mostrar el verdadero rostro, de no tener miedo, de pensarlo y repensarlo todo para partir de cero después en unas vidas cuya mecánica había dejado de funcionar.

carolmain_4

Por supuesto, “Carol” no es sólo una historia de amor elegante. Una vez más, y no tan al fondo, nos encontramos una con una visión de la homosexualidad que no es sólo característica sonante siete décadas atrás sino que inexplicablemente se arrastra hasta nuestros días. Una visión de la homosexualidad como perversión, como característica absolutamente definitoria de un ser humano, como un problema a tener en cuenta a la hora de proporcionar una educación. Algo muy bien reflejado en la maternidad de Carol y en lo que no quiero extenderme por si algún lector se ha paseado por este post antes de ir al ver la película.

Como decía, esta producción no ha aterrizado en las salas de cine para cambiarnos la vida, pero sus virtudes son dignas de resaltar y el resultado final es exquisito. Elegante, sutil, honesta y bien articulada, con unas actuaciones que traspasan la pantalla y de una belleza sublime. Es una crítica, es una narración que apela al amor, es un viaje modesto que funciona a las mil maravillas y consigue lo que se propone: hacer sentir al espectador.

 

 

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. jadc permalink
    17/02/2016 5:02

    Cierto, Carol es sin duda alguna una de las historia de amor más sutil y elegante de toda la historia del cine, como si todo el elenco tanto técnico como artístico girara en torno a esos sentimientos que supura en cada fotograma, desde la dirección, tan pausada que nos deja saborear cada instante, la interpretación tan sublime, un guión estricto, la puesta en escena, esa ambientación tan vintage, vestuario, esa fotografía a través del vaho de los cristales de los taxis, esas fotos en blanco y negro…..y todo envuelto en una banda sonora espectacular. En cada escena está todo esto conjugado a la perfección y por si faltara algo las miradas y los semblantes de las protagonistas llenan toda la pantalla de luz, creando una atmósfera de ensueño. Totalmente de acuerdo con lo expuesto por Irene aunque para mi, la homosexualidad, aunque esté enmarcada dentro de un contexto social más rígido, no deja de ser un mero pretexto para centrarse en la conquista del amor, tan sensible, sin importar de donde surja, está más allá del bien y del mal.

  2. Otilia alvarado permalink
    15/03/2016 23:50

    Para mi, Carol, la mejor pelicula de amor. es arte puro.

  3. 29/12/2016 11:33

    Hola, encantado de haber descubierto el Cadillac Negro, os invito a visitar a los periodistasmuertos.com
    y más en concreto la sección de cine en la que de vez en cuando, cuelgo alguna crónica de cine, como ésta de Carol:
    https://periodistasmuertos.com/2016/07/19/hablando-de-carol-todd-hayes-2015/

    Un saludo!

Trackbacks

  1. Oscar 2016: por fin DiCaprio, de nuevo Iñárritu y, sin embargo,…”Spotlight” | El Cadillac Negro
  2. “Bloodline”: la gran tapada de Netflix | El Cadillac Negro
  3. Nuestras películas de 2016 | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: