Saltar al contenido
Anuncios

¿Estamos ante la tercera venida de Aerosmith?

03/08/2012

Comentaba mi compañero Rodrigo, allá por los comienzos de este blog, la serie de catastróficas desdichas que Van Halen habían hecho pasar a sus seguidores en los últimos años. Pero, fíjate tú, que apenas unos días después Rodrigo volvía a escribir para glosar las virtudes de ese gran disco de regreso de los de David Lee Roth que es “A Different Kind of Truth”. Pues bien, si hay un grupo legendario que les supera en provocar disgustos a sus fans recientemente ese es Aerosmith. Casi olvidada ya su condición de ilustrísimos del rock y la tremenda regularidad y calidad de su producción discográfica, la actualidad de los de Boston en lo que va de siglo no es demasiado diferente a los avatares de cualquier “reality show” que se os pueda ocurrir.  Un nuevo disco continuamente postergado entre numerosos problemas de salud -operaciones de garganta y por lesiones tras caerse de un escenario por parte de Steven Tyler, que también tuvo que recibir tratamiento por su adicción a los calmantes, pasos por el quirófano de Tom Hamilton y Brad Whitford por diversas dolencias- , una sucesión de recopilatorios innecesarios (“O, Yeah!”, “Devil’s Got a New Disguise”) con el único fin de llenarse las arcas y finiquitar contratos discográficos, cortas giras para mantener el nombre del grupo e irse asegurando la jubilación, etc. Pero lo peor estaba por llegar. Pocas veces un grupo ha acumulado tal número de ridículos en tan poco tiempo. La tensión siempre presente entre los dos líderes del grupo, Tayler y Joe Perry, se desbordó a partir de 2009. Los planes de Tyler de grabar un disco en solitario y su larga convalecencia para solucionar los problemas de salud en sus piernas cabrearon definitivamente a Perry, que llegó a anunciar audiciones para sustituir a Tyler como vocalista del grupo. ¡A Tyler! Uno de los tres o cuatro frontman definitivos de la historia del rock estaba en riesgo de verse fuera de la banda en beneficio de cualquier otro suplantador. ¡De hecho, el grupo llegó a ensayar con Lenny Kravitz en el puesto! Menos mal que el autor de “Are you Gonna Go my Way” conservaba algo de cordura a esas alturas para rechazar la oferta. Pero 2010 superaría todo lo superable. Parecía que las dos cabezas visibles habían enterrado el hacha de guerra y  el grupo se embarcó en una larga gira. Pero un incidente en Nueva York en el que Tyler golpeó con el pie de micro a Perry volvió a desatar las hostilidades. Poco después, Perry se vengaría en un concierto en Toronto dando un empujón al vocalista, que acabaría cayendo del escenario y teniendo que recibir asistencia médica por un golpe en la cabeza. La incorporación de Tyler como jurado del talent show “American Idol” sin anunciarlo al resto del grupo aumentó aún más la separación.

Sin embargo, los brotes verdes comenzaron a surgir en 2011, junto con las declaraciones que afirmaban que el nuevo disco estaba en camino. La situación se normalizaba con una gira (eso sí, con la correspondiente cancelación por una caída de Tyler en el baño de su hotel de Paraguay, ¡si es que no aprenden!) y poco después, con un gesto bastante lamentable como la felicitación de cumpleaños de Joe Perry hacia Tyler ante medio planeta en “American Idol” (vamos, Belén Esteban es una vulgar aprendiz al lado de esta pareja). Ninguno de estos aconteceres cambiaron la faz de los seguidores que, inteligentes ellos, no se fiaban lo más mínimo. Esto cambió el pasado mes de mayo, cuando Aerosmith presentó “Legendary Child”, un adelanto de su nuevo disco, “Music from Another Dimension”, anunciado para el próximo 6 de noviembre, además de una gira veraniega con Cheap Trick. Por fin algo concreto. Y las emociones afloran cuando escuchamos “Legendary Child”. Un riff poderoso marca un rock potente pero repleto de buenos coros y un muy buen estribillo que la hacen muy accesible y una producción ambiciosa, con multitud de detalles, todo en una onda muy cercana a los temas de “Pump” y “Get a Grip”. Lo mejor que ha presentado Aerosmith en muchos años, muy superior a lo escuchando en los dos únicos álbumes de estudio del grupo en lo que va de siglo, el decepcionante “Just Push Play” y el correcto “Honkin’ on Bobo”. Y como somos así, ya estamos fantaseando con una vuelta a lo grande de los de Boston, que después de tanto follón se merecen, por lo menos, un final de trayectoria digno de una de las mejores bandas americanas de todos los tiempos. Y como veremos, no sería la primera vez que resurgirían de sus cenizas.

La primera encarnación de Aerosmith fue espectacular. El éxito masivo les llegó con dos obras maestras absolutas del hard rock consecutivas como “Toys in the Attic” (1975) y “Rocks” (1976) y con una ristra de clásicos verdaderamente apabullante (“Toys in the Attic”, “Adam’s Apple”, “Big Ten Inch Record”, “Sweet Emotion”, “You See me Crying”, “Back in the Saddle”, “Last Child”, “Rats in the Cellar”, “Sick as a Dog”, “Nobody’s Fault”, “Home Tonight”), con un estilo que bebía tanto del hard rock de su época, como del rock’n’roll más primigenio, el blues y, ésta era su nota más distintiva, el sonido funk tan rutilante en aquellos años que se mezclaba convirtiéndose en un cóctel imbatible. Sin embargo, no se pueden desdeñar sus dos primeros álbumes, “Aerosmith” y “Get your Wings”, que más que meros discos de formación como muchos críticos los consideran, a un servidor le parecen, especialmente el primero, otras obras maestras, tanto por contener himnos como “Same Old Song and Dance”, “Lord of the Tights”, “Seasons of Wither”, “Dream On” o “Mama Kin”, como por albergar joyas poco conocidas como esas monumentales “Somebody”, “One Way Street” y “Movin’ Out”. El nivel de las adicciones a las drogas y al alcohol de Tyler y Perry, que en ese momento ya comenzaron a ser llamados “The Toxic Twins”, comenzó a afectar al grupo, que, sin embargo, aún sería capaz de lanzar un disco tan poderoso como “Draw the Line” (inolvidables el tema título, “Kings and Queens”, “Sight for Sore Eyes” y una de mis grandes favoritas, “I Wanna Know Why”) y uno de esos míticos álbumes dobles en directo, “Live Bootleg”, imprescindible para cualquiera que diga amar el rock. Hasta aquí, una de las mejores trayectorias que un grupo haya tenido nunca, solo comparable a colosos como The Beatles, Led Zeppelin, The Rolling Stones y pocos, muy pocos más. La decadencia de la banda comenzó en 1979, cuando Perry abandonó el barco, y se agudizó en 1981 cuando le siguió Brad Whitford. La popularidad decreció considerablemente, aunque no está de más recordar que sus dos discos de aquellos años, “Night in the Ruts” y “Rock in a Hard Place”, son otros dos grandes trabajos, quizás sin la magia de antaño, pero verdaderamente notables. La esperada reunificación con los dos miembros huidos se produjo en 1984 y en 1985 el reagrupamiento cristalizó en “Done with Mirrors”, un álbum correcto, con la gran “Let the Music do the Talking” como buque insignia, pero que no alcanzó ni mucho menos la cifra de ventas que se preveía. Esta decepción podría haber acabado con una banda que nunca se ha caracterizado por su estabilidad.

De repente, a unos grandes del hip hop en plena efervescencia, Run DMC, se les ocurre grabar una versión de la muy negroide “Walk this Way” y llaman a Tyler y a Perry para que colaboren. Lo que podía haber sido una mera anécdota se convierte en un exitazo que hace relanzar el nombre de Aerosmith entre las nuevas generaciones y sirve de perfecta rampa de lanzamiento para la segunda venida de los bostonianos. El grupo decide ir a por todas, no quieren pasar desapercibidos en medio de la ola de hard rock que asola en esos momentos EE.UU, y contratan tanto  a prestigiosos compositores como al ambicioso productor Bruce Fairbairn para dar forma a “Permanent Vacation”, su mejor y más vendido disco desde los tiempos de “Draw the Line”. Las festivas “Rag Doll” y “Dude (Looks Like a Lady)” y el medio tiempo “Angel” se instalan cómodamente en listas, mientras que “Heart’s Done Time”, “Magic Touch” y el tema título lo hacen en el corazoncito de los seguidores. Fairbairn volvió a dirigir en 1989 los designios de “Pump”, la obra maestra que elevaría el exitoso “comeback” de Aerosmith a la estatura de mito. Afirmar que “Pump” puede competir de tú a tú con “Toys in the Attic” y “Rocks” ya lo dice todo. Ese comienzo con “Young Lust”, “F.I.N.E.”, “Love on a Elevator”, “Monkey on my Back” y “Janie’s Got a Gun” es simplemente irrepetible. Paradójicamente, Aerosmith afrontaban la década de los noventa, tan trágica para tantos grupos de hard rock, como una de las bandas más grandes del mundo, posición que consolidan con “Get a Grip” (1993), otro gran álbum dividido entre los regalos para los fans de siempre como “Eat the Rich”, “Flesh”, “Walk on Down”, “Livin’ on the Edge” y “Shut up and Dance” y los medios tiempos que arrasaron las listas con la complicidad de los videoclips con Alicia Silverstone y Liv Tyler como musas: “Amazing”, “Crazy” y “Cryin'”. El casi inevitable descenso de nivel llegó en 1997 con “Nine Lives”. Pese a todo, la irregularidad de este trabajo no impedía que, escarbando, aparecieran un buen puñado de valiosas canciones (“Falling Off”, “Fallin’ in Love (Is Hard on the Knees)”, “Hole in my Soul”, “Something’s Gotta Give”, “The Farm”, “Crash”) que mantenían bien a salvo el prestigio y el éxito de la banda.

Nada hacía presagiar una década larga de sinsabores, la banda ya parecía indestructible. Pero  el grupo expuso todas sus debilidades al máximo. No obstante, puede que ese aciago periodo esté tocando a su fin. Ya hemos visto que si algo tiene Aerosmith es capacidad de regeneración. En todo caso, podemos consolarnos con que es casi imposible que lo que viene no mejore la situación vivida durante estos años. Quedémonos con eso mientras esperamos.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. hartmanfiction permalink
    04/08/2012 1:20

    un post muy interesante sobre el recorrido del grupo, no son de mis favoritos pero recuerdo el videoclip de “crazy” que me encanto con una gran canción
    gracias por contarnos la historia de grupos de rock tan grandes
    para la proxima guns n roses, que esos dan para rato también
    un saludo

    • Alberto Loriente permalink*
      04/08/2012 2:21

      Gracias, Hartmanfiction. Es un placer analizar la carrera de artistas que nos han marcado la vida. Sin duda, Guns’n’Roses dan no para un post sino casi para un blog solo dedicado a ellos. No dudes que tarde o temprano se montarán en el Cadillac. Un saludo!

  2. Arzu permalink
    29/08/2012 19:24

    ¿Estamos ante la tercera venida de Aerosmith? Eso espero, ¿dónde hay que firmar?

  3. srglvrz@gmail.com permalink
    17/09/2012 13:10

    Cuantas alegrías me dio el Get a Grip!!! Tenía el CD que tome prestado del Corte Inglés y era el puto amo en el Instituto

    Were living on the edge!!!!

    Que sacan uno nuevo, a comprarlo y a la estantería con el resto

  4. srglvrz@gmail.com permalink
    17/09/2012 13:16

    El cambio de Geffen a Columbia los mató… ¿dónde dejas el Just Push Play? jejejeje

    Aunque también internet no les sentó nada bien, el disco q menciono no fui corriendo a comprarlo me lo pillé de una web, cuando se descargaba sin problemas con mis 56k jajajaja

Trackbacks

  1. “Music from Another Dimension!”, ¿el triste epitafio de Aerosmith? « El Cadillac Negro
  2. Música: nuestros 12 de 2012 « El Cadillac Negro
  3. Mötley Crüe: el fin de la juerga eterna | El Cadillac Negro
  4. Auge, caída y reunión de Guns N’Roses: Las 20 fechas clave | El Cadillac Negro
  5. Auge, caída y reunión de Guns N’Roses: Las 20 fechas clave (2017 edition) | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: