Skip to content
Anuncios

The Rolling Stones: 50 años, 50 canciones (IV) – Love in vain

12/10/2012

Siempre he renegado de ese topicazo, ya convertido en frase instalada en el acervo popular, que dicta que “las baladas heavies son las mejores”. No negaré que unos cuantos grupos metaleros han sabido pergeñar grandes baladas. Pero, primero, cuando la gente hace esta afirmación se refiere a bandas más bien de hard rock (Scorpions, Bon Jovi, Aerosmith, Guns’N’Roses, Skid Row, Def Leppard, Extreme) o incluso de A.O.R. (Boston, Mr.Big, Journey). Segundo, parece que al suponer una excepción a la norma el oyente medio recuerda más esas baladas, desdeñando involuntariamente a grandes maestros que se dedican o dedicaron habitualmente al género, ¿o alguien me puede negar el impacto de la obra baladística de colosos como Roy Orbison, su aventajado discípulo Chris Isaak, Otis Redding, Stevie Wonder, Elvis Presley, The Beatles, Van Morrison, Neil Young o Bob Dylan? Y tercero: parecemos olvidar demasiado a menudo la increíble aportación a la canción lenta hecha por nuestros protagonistas. Durante toda su carrera, The Rolling Stones han sido unos consumados especialistas en este arte, pero sus primeros años, concretamente hasta la mitad de los 70, suponen directamente una apoteosis de la balada rock. Nos centraremos pues en esta etapa pues los lectores del Cadillac no merecen otra cosa. Caviar puro.

AS TEARS GO BY 1965

Los Stones eran unos tipos duros, que cantaban la demoníaca música que habían creado los negros americanos para la mayoría del público cuando, de repente, estos esquemas quedaron destrozados con ‘As Tears go By’, una de las primeras composiciones de la pareja Jagger-Richards y su primera incursión en la balada. Considerada no adecuada para la imagen que se quería dar de la banda en su época más primigenia, se decidió “regalar” la composición a Marianne Faithfull, por entonces novia de Jagger, que puso la primera piedra de su extensa y elogiable carrera musical con todo un éxito a ambos lados del Atlántico. Este suceso llevó a los Stones a grabar su propia versión: una canción tan sencilla (aunque adornada por un bonito arreglo de cuerda) como impactante, con una preciosa letra que añoraba la juventud que poco a poco iba quedando atrás. Oigan ustedes la desnuda interpretación solo a cargo del cantante y el guitarrista en una más que curiosa comparecencia televisiva…¡si pueden escuchar algo con los gritos de la enardecida audiencia femenina, claro!

LADY JANE 1966

La emotiva sencillez de ‘As Tears Go By’ deja paso solo un año después a otra balada histórica de los Stones, ‘Lady Jane’. Concebida como una trágica pieza victoriana sobre el desamor, Brian Jones se encarga de engalanar con dulcimer y clavicordio otra tonada tan sencilla como efectiva montada sobre un funcional riff de Richards. De hecho, es una canción tan característica de la época de Jones en el grupo que nunca ha vuelto a ser recuperada en directo tras su muerte. Menos mal que nos quedan los discos…

RUBY TUESDAY 1967

He aquí uno de los grandes éxitos de los Stones sesenteros y una de sus grandes puntas de lanza en su conquista de EE.UU. Lanzada en la época más psicodélica de la banda, ‘Ruby Tuesday’ también viste su simple pero preciosa melodía con instrumentos como el doble bajo, tocado a la par por Richards y Wyman, mientras que Jones se encarga de darle el majestuoso toque definitivo con un omnipresente piano. Numerosas versiones, incluidas las de los susodichos, se contradicen a la hora de establecer la autoría de la canción. Mientras que una versión dice que Jagger la escribió pensando en una ‘groupie’, la más extendida es que fue Richards quien la ideó con su exnovia Linda Keith en mente, pero  Marianne Faithfull asegura que Jones fue el encargado de pergeñar el armazón del tema para que luego Richards le diera la forma definitiva. Sea quien sea su autor, hizo una obra maestra.

SALT OF THE EARTH 1968

Se acabó la sencillez. Los Stones se están adentrado en su mejor y más virtuosa etapa y qué mejor modo de demostrarlo que con una de las canciones definitivas de su carrera: ese majestuoso cierre del disco ‘Beggars Banquet’ que es ‘Salt of the Earth’. La complejidad llega hasta la letra, en la que un Jagger más ácido que nunca canta a la clase obrera y los sufridores del mundo aunque echándoles en cara su inacción mientras el tema se inicia suave, con la guitarra acústica de Richards marcando el paso. Ya hubiera sido un gran tema quedándose así, pero poco a poco la canción se va haciendo más y más grande con la slide de Richards, sustituyendo a un Jones ya cada vez más ausente; el piano de Nicky Hopkins y la definitiva entrada de un coro gospel, que acaba de redondear una experiencia mágica. Su casi absoluta ausencia en los set-lists de los conciertos la ha convertido en una pieza de culto. Disfrutemos aquí de una de sus escasísimas oportunidades en directo, la histórica colaboración de los ‘gunners’ Axl Rose e Izzy Stradlin en el periplo estadounidense del Urban Jungle Tour de 1989.

YOU CAN’T ALWAYS GET WHAT YOU WANT 1969

A veces se la tacha como la respuesta stoniana al impacto causado por el ‘Hey Jude’ de los Beatles. Bien, no veo el problema, ojalá tuviéramos hoy en día dos bandas como esas que se “picaran” y crearan dos absolutas obras maestras como las citadas. Porque sí, llegamos a otra de las cumbres de los Stones. ‘You Can’t Always Get What you Want’ es una de esas canciones perfectas, que parece una mezcla entre ‘Salt of the Earth’ y ‘Simpathy for the Devil’. La idea del coro de ‘Salt…’ es magnificada aquí, dándole protagonismo tanto al inicio como en el medio y en el majestuoso final, así como el comienzo suave y acústico que, sin embargo, encuentra un aliado inestimable en la increíble melodía que le saca  Al Kooper a un cuerno francés. Sin embargo, según avanza el tema, todo un himno al final de las ilusiones creadas en los años 60, un ritmo tropical a lo ‘Simpathy…’ lo va poseyendo, ya con el piano de Kooper convertido en protagonista, para acabar de modo casi festivo, hasta que el Coro London Bach vuelve a recordarnos la solemnidad de una canción sencillamente sublime.

WILD HORSES 1971

Volvemos a la sencillez pero no dejamos de seguir el rastro de las obras maestras, de hecho, aquí nos encontramos ante, la que para muchos es, la joya de la corona: ‘Wild Horses’. Una canción creada en colaboración entre Richards, que ideó el mágico riff, y Jagger. Huelga decir que es una composición brillante, con un estribillo sencillamente sublime, pero el rey de la función aquí es el vocalista de los morritos. El sentimiento con el que canta una letra sobre desamor y lejanía de la amada pone los pelos de punta. Aquí podemos disfrutarla en su reelaborada versión incluida en el nunca suficientemente ponderado ‘Stripped’, su álbum “acústico” de 1995.

SHINE A LIGHT 1972

‘Exile on the Main Street’ suele ser considerado un álbum donde los Stones dieron lo mejor de sí en cuanto a rock’n’roll y blues. No le falta razón a esta afirmación pero escatima un detalle: también incluye algunas de sus mejores baladas. Como muestra esta ‘Shine a Light’, una triste tonada engalanada por el piano de Billy Preston que sube de pronto en un estribillo ‘up tempo’ en el que se transforma en una especie de himno, a lo que contribuyen los coros que lo realzan y le dan un acento gospel. Una maravilla que tiene una triste historia detrás. Jagger compuso la canción en 1968, bajo el título de ‘Get a Line on You’, inspirada en el grado de decaimiento de su compañero de grupo Brian Jones debido a su adicción a las drogas. Una primigenia versión llegó a grabarse con la colaboración del genio de la canción estadounidense Leon Russell. Sin embargo, la trágica muerte de Jones en 1969 hizo cambiar los planes, Jagger tuvo un gesto que le honra y declinó explotar el morbo sobre el óbito y rehizo la letra, que quedó tal como la conocemos para grabarla en 1970, ya con Mick Taylor (y su precioso solo central) en las filas stonianas. Volvemos a tirar de ‘Stripped’ para ofreceros una excelente versión del tema.

SWEET VIRGINIA 1972

Esta era la época de mayor influencia del country en la banda (como ya comentamos, especialmente por la amistad entre Richards y Gram Parsons), lo que se traduce en ‘Sweet Virginia”,  la que es seguramente su mejor aproximación al género. Una armónica a cargo de Jagger da inicio a un tema lento en un principio, lleno de sabor, que posteriormente va cogiendo ritmo y se enriquece con un animado estribillo, coros femeninos y la labor al saxo del bueno de Bobby Keys. Una gran pieza de country, la prueba de ello es que habituales cultivadores del género han hecho versiones de este tema.

ANGIE 1973

Si pararas a alguien cualquiera en la calle y le preguntaras por una balada de los Rolling Stones (bueno, aquí en España, dirías de los Rolling, a secas), muy probablemente te diría ‘Angie’. Sí, nos encontramos ante la balada paradigmática de los Stones, aquella que llegó a triunfar por todo lo alto en la España tardofranquista. Con cierto paralelismo con ‘Wild Horses’, el gran éxito del demasiado olvidado ‘Goats Head Soup’ es un tema acústico, de melodía sencilla, siendo la gran diferencia con su predecesora el acompañamiento a piano de Nicky Hopkins. Y como en ‘Wild Horses’, lo que le da toda la fuerza es esa interpretación tocada por los dioses de Jagger. Ante eso sobran  los numerosos rumores surgidos acerca de la destinataria de esa letra de final del amor. Algunos dicen que a Angela, la primera mujer de David Bowie; otros que a la actriz Angie Dickinson, mientras que Keith Richards asegura que Angie era el nombre que solía dar a la heroína, pero… ¿qué más da?

TIME WAITS FOR NO ONE 1974

Llegamos al final para encontrarnos con una de esas maravillas ocultas de la banda. ‘Time Waits for no One’, la canción que cerraba la primera cara de ‘It’s Only Rock’n’Roll’ no ha sido nunca tocada en directo ni nunca ha figurado entre los grandes clásicos stonianos, pero sin duda merecería con creces ambas cosas. Seguramente no le benefició el que fuera una de las últimas (y mejores) aportaciones de Mick Taylor a la banda poco antes de su marcha y que, por ello, Jagger y Cía, no quisieran darle más trascendencia. Pero para eso está el Cadillac. Se trata de uno de los temas más singulares del grupo: posiblemente contenga uno de los mejores trabajos guitarreros del cancionero stoniano, con un bellísimo riff de Richards y un solo espectacular de Taylor, un piano de Hopkins sonando como los ángeles, un logrado aire tropical que envuelve todo (con recuerdos desde la bossanova al mejor Santana) y una letra tan trascendental como lucidamente pesimista. Los Stones harían buenas baladas en los años venideros pero jamás volverían a alcanzar este nivel, Y es que el tiempo no espera a nadie…

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Arzu permalink
    17/10/2012 14:53

    Me gustan las canciones que vais seleccionando para acompañar el viaje del Cadillac por los senderos de los Stones. Me encantaría que hiciérais un repaso similar a otras bandas míticas. Y ya puestos, propongo: Supertramp, Pink Floyd, Led Zeppelin, Deep Purple, o tal vez una no tan clásica como Pearl Jam. Por proponer… ¡Sois unos cracks! Un saludo.

    • Alberto Loriente permalink*
      17/10/2012 15:00

      Muchas gracias, Arzu! Recogemos el guante de tu propuesta, aunque antes de lo que esperas tendrás una sorpresa con una de las bandas que mencionas. Desde luego, cualquiera de ellas merece un homenaje, con lo que lo tenemos en cuenta. Un saludo!

  2. 22/10/2012 0:37

    Muy buena entrada. Y eso que faltan grandísimas baladas posteriores al 74, muy elegantes… Beast of burden (nunca seré tu bestia de carga), Waiting of a friend (tremenda pieza), por no hablar de baladas cantadas por Richards: All about you, The Worst, You got the silver, Slipping Away o How can I stop me parecen auténticos clásicos. De hecho, diría que You got the silver es su mejor balada.

    Enhorabuena por el blog.

    • Alberto Loriente permalink*
      22/10/2012 2:26

      Hola, Rubén! Muchas gracias por darnos tu opinión, solo decirte que permanezcas en sintonía y verás como estamos mucho más de acuerdo con lo que dices de lo que esperas. Ya lo comprobarás, solo te adelanto que estoy muy de acuerdo en la grandeza de los temas que nombras, aunque, obviamente, tengo mayor preferencia por las que están presentes en el post. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: