Skip to content
Anuncios

Nuestros discos de 2015

28/12/2015

Top_15_Music

Pues este año, de nuevo, nos ha salido una lista con nuestros discos favoritos del año de lo más variopinta. Seguro que a estas alturas ya te habrás “deleitado” con numerosas recopilaciones con lo mejor de año, pero a ver en cuál encuentras desde clásicos inmortales como Keith Richards o Bob Dylan, pasando por nombres más que consagrados como Wilco o My Morning Jacket, a históricos del rock más duro como Iron Maiden o Europe, con espacio para la escena ‘indie’ con Father John Misty o Natalie Prass. Y es que en la voz de El Cadillac Negro hay espacio para numerosos matices y gustos, y así, igual que en el apartado de cine y series quizás ha habido algo más de unanimidad o confluencia de opiniones, en la lista que nos ocupa los estilos son bastante más dispares. Por lo tanto, nos hemos visto abocados a hacer equilibrismos y a echar mano casi hasta de pactos, por supuesto amistosos, algo que para sí ya quisieran muchos en el ámbito político.

Dicho esto, damos casi por seguro que no habrá nadie que comulgue al 100% con la lista que proponemos, ni siquiera nosotros lo hacemos, eso sí, por diferencia casi abrumadora, nuestras grandes triunfadoras del año han sido Sleater-Kinney y su “No cities to love”, disco con el que regresaban a la escena musical tras 10 años de silencio. Pero cortemos aquí la obligada intro y vayamos al grano. Estos han sido los 15 discos con los que más hemos disfrutado en este 2015 los conductores de El Cadillac Negro.

sleater-kinney1. SLEATER-KINNEY  – “No cities to love”
En El Cadillac Negro nos hemos rendido a Sleater-Kinney. Su disco de regreso, “No cities to love”, ha sido para nosotros el gran acontecimiento musical del año, demostrando que, esta vez sí, su vuelta a la escena musical no tenía nada de oportunista, sirviendo un puñado de canciones directas a la yugular, potentes y rabiosas, luminosas en su crudeza. Definitivamente, el paso de los años no le ha quitado a este trío femenino de post-punk ni un ápice de frescura, sirviendo esa experiencia para, además, saber redondear el disco, resultando concreto, directo e inmediato, sin perder por ello hondura y calado. Valgan las irresistibles “No Anthems” o “No cities to love” como ejemplo, si bien la regularidad en todos los cortes del (breve) álbum hace que se trate de un trabajo para disfrutar de principio a fin, para dejarte sacudir durante media hora con las potentes bases rítmicas, las afiladas guitarras y la amenazante voz de un trío que está de vuelta. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

 

keith richards

2. KEITH RICHARDS – “Crosseyed heart”
En 2015 llegó el tercer disco en solitario de Keith Richards, todo un regalo para los stonianos sedientos de rock ‘n roll que no defraudó a nadie. Si bien el álbum daba lo que a priori de él se esperaba, y bien dado, Keef dejó en “Crosseyed heart” un buen puñado de pinceladas de sus gustos al margen del sonido más puramente stone. Así, además de las clásicas composiciones que bien podrían haber entrado en cualquier disco de la legendaria banda, el álbum se salpicaba de apuntes soul, funk e incluso reggae. Es cierto que la presencia de numerosas baladas podría adormecer en ciertos pasajes al oyente más enérgico, pero igual que los temas más movidos resultaban lógicamente irrefutables, los cortes más pausados hacían alarde de una sensibilidad descomunal. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

 

father john misty

3. FATHER JOHN MISTY – “I love you, honeybear”
Una de las sorpresas del año ha sido el segundo álbum del ex Fleet Foxes Father John Misty, quien después del buen recibimiento que tuvo su estreno en solitario se ha confirmado con este “I love you, honeybear” en uno de los nombres importantes de la escena musical. Apoyado en una riqueza instrumental en la que caben vientos, cuerdas, sintetizadores y hasta mariachis, la potencia lírica y unas arrebatadoras melodías elevan a las canciones a altas cotas de pasión y casi dramatismo. Pero a pesar de este alcance, y a pesar de que las letras del álbum narran su historia de amor personal, el disco también está impregnado de sentido del humor, de ironía, de denuncia social, de apuntes desdramatizadores, que hacen que la intensidad no llegue a desbordarse.

 

bunbury

4. BUNBURY – “MTV Unplugged. El libro de las mutaciones”
El disco acústico de Bunbury para la MTV resultó todo lo contrario a lo que se espera de este tipo de proyectos. El maño aprovechó la oportunidad para escarbar en su cancionero menos evidente, echando mano al fin de un buen puñado de himnos de Héroes del Silencio para revestirlos con nuevos ropajes, llevando esos cortes a paisajes completamente distintos a sus grabaciones originales. Así, con los teclados y los coros llevando buena parte del peso de las interpretaciones, y con media decena de invitados que, lejos de caprichos, dan nuevas pinceladas a las versiones, clásicos ‘heróicos’ como “La sirena varada”, “La chispa adecuada” o “Avalancha” encontraron sin ningún rubor nuevos rumbos, en las antípodas de la grandilocuencia de su anterior banda. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

 

iron maiden

5. IRON MAIDEN – “The Book of Souls”
2015 se presentaba inquietante para Iron Maiden tras el anuncio realizado por Bruce Dickinson de un parón en sus actividades al haber contraído un cáncer. Pero si algo deberíamos saber ya a estas alturas es que estos británicos son, simplemente, indestructibles. No sólo es que Dickinson se recuperara en tiempo récord, sino que esta buena nueva iba acompañada del lanzamiento de su nuevo disco, “The Book of Souls”. El hecho de que fuera doble nos mosqueó a aquellos que nos quejamos de los excesos progresivos de algunos de los últimos plásticos de la banda. Otro craso error: “The Book of Souls” es, simplemente, el mejor disco de Maiden desde el retorno de Dickinson y habría que remontarse al “Fear of the dark” (1992) para encontrar una obra tan potente de la Dama de Hierro. Desde el esplendoroso single de adelanto “Speed of light” hasta los 18 minutos de la final “Empire of the clouds” todo suena tan sólido como una roca. Siguen siendo los mejores defensores del heavy metal clásico… ¡por muchos años!

 

titus andronicus

6. TITUS ANDRONICUS – “The most lamentable tragedy”
La banda de punk-rock-hardcore más prometedora de New Jersey por fin ha dado el puñetazo en la mesa que algunos les reclamábamos con un ambicioso disco doble conceptual de 93 minutos que podía haber quedado en un mamotreto pretencioso y difícil de tragar pero que a la postre brilla como una gran fiesta de rock’n’roll sin desperdicio a la que están invitados los espíritus de The Clash, The Pogues, Bruce Springsteen & the E Street Band, Hüsker Dü, Pixies y los Stones. La frenética “Dimed out“, uno de los singles del año, la vacilona “Fatal flaw“, la arrebatadora “Mr.E Mann” o la mayestática “More perfect union“, todas ellas son piezas tremendamente disfrutables por sí mismas pero juntas dan forma a un rompecabezas mucho mayor, uno de los trabajos más vibrantes y apasionantes del año. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

 

thunder

7. THUNDER – “Wonder days”
Desde su fundación en 1989, los británicos Thunder pasaron de saborear las mieles del éxito en sus inicios a padecer la casi total indiferencia de la industria, aunque nunca de su nada desdeñable legión de fans. Precisamente sus más fieles seguidores recibieron en 2015 el mejor de los regalos posibles, pues a la alegría por su regreso tras su segunda (y parecía que definitiva) disolución en 2009, habría que sumarle que “Wonder days”, su décimo álbum, probablemente sea su mejor trabajo en 20 años. Y su primer top 10 en el Reino Unido desde, precisamente, 1995. No han perdido un ápice de garra. Son más sólidos y sabios que nunca. Se han sobrepuesto a mil vicisitudes, la última de ellas la enfermedad de su guitarrista/teclista Ben Matthews. Danny Bowes sigue cantando como los ángeles. Y si Luke Morley está inspirado, es capaz de regalarnos un buen puñado de temazos, como las cañeras (y nostálgicas) “Wonder days” y “When the music played”, la hermosísima “Broken”, la hard-bluesera “Black water” o la maravillosa “Resurrection day”. Sin duda, la resurrección del año.

 

royal thunder

8. ROYAL THUNDER – “Crooked doors”
La banda de Atlanta se ha convertido, por derecho propio, en una de las grandes revelaciones de 2015. Ya avisaron con “CVI” pero es su segundo trabajo, “Crooked doors”, el que les ha convertido en uno de los grandes secretos a descubrir del rock actual. Aunando tanto influencias claramente 70’s como actuales, Royal Thunder nos proponen un apasionante viaje por un hard rock atmosférico que algunas veces se desvía por viajes stoner/psicodélicos y otros se muestra de lo más certero y melódico mientras que un festival guitarrero da soporte a la espectacular voz de la también bajista Miny Parsonz, auténtico sello distintivo de una banda capaz de crear maravillas como “Time machine”, una de las mejores canciones del año sin ningún lugar a duda.

 

wilco

9. WILCO – “Star Wars”
Wilco protagonizó una de las sorpresas del año al colgar en la red de forma sorpresiva y gratuita su nuevo trabajo, de título “Star Wars”, toda una celebración para sus numerosos seguidores, quienes también festejaron que el disco, además, era bueno. Desde hace ya un tiempo se mira con lupa cada nueva entrega de los del Jeff Tweedy, y los dardos parecen estar preparados para cada paso algo dubitativo. En este caso, si bien es posible que “Star Wars” no quede entre sus álbumes más destacados, sí que vuelve a saldarse con nota, volviendo a los sonidos más rockeros y eléctricos de la banda, resultando quizás su disco más fresco de los últimos años, sin olvidar sus toques experimentales en algunas estructuras, y ofreciendo un puñado de temas realmente notables. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

 

europe

10. EUROPE – “War of kings”
Los suecos Europe han grabado el mismo número de discos, cinco, desde su regreso en 2004 que durante su primera, y mucho más popular, etapa entre 1983 y 1991. Aunque muchos sólo les recordarán por ser los autores de la mítica “The Final Countdown”. Un tremendísimo error, cuando son hoy por hoy una de las bandas más en forma e inspiradas del panorama hard-rockero internacional. Son incapaces de publicar un disco malo, e incluso parecen superarse con cada entrega. Con “War of kings” proclaman a los cuatro vientos, si es que no lo habían hecho ya, su infinito amor por Rainbow (“War of kings”, “Rainbow bridge”) Deep Purple (“California 405”, “Angels (with broken hearts)”), Led Zeppelin (“Second day”, “Light me up”) o Black Sabbath (“Nothin’ to ya”, “Children of the mind”). Pero lejos de sonar a una burda y descafeinada copia, no sólo hacen justicia a sus maestros, sino que demuestran que son, de largo, los alumnos más aventajados de la clase. O si no, escuchad “Days of Rock ‘n’ Roll” y decidnos si no es de lo mejorcito que habéis escuchado en años.

 

bob dylan

11. BOB DYLAN – “Shadows in the night”
Muchas muecas de incredulidad surgieron cuando se supo que el nuevo disco de Bob Dylan iba a ser una colección de versiones de temas interpretados en su día por Frank Sinatra. Y la verdad es que, a priori, la empresa se antojaba cuanto menos arriesgada. El genio de Minnesota nunca se ha caracterizado por poseer una extraordinaria voz (ojo, hablo técnicamente), y en los últimos años menos aún, por lo que la comparación con Sinatra tenía todas las de perder. Pero ahí es donde Dylan saca su magia y entrega un álbum asombrosamente delicado, bello y, quizás lo más destacado de todo, personal, empastando perfectamente con sus últimas entregas. Una nueva muestra del talento de uno de los grandes maestros de la música de siempre que, afortunadamente, seguimos disfrutando en todo su esplendor. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

 

giant sand

12. GIANT SAND – “Heartbreak pass”
El proyecto personal de Howe Gelb cumple ya 30 años y el músico de Tucson lo ha celebrado con un sensacional trabajo plagado de invitados de postín que, desgraciadamente, parece haber pasado más desapercibido de lo deseable. Y es una lástima, porque “Heartbreak pass” es un discazo, a la altura de los mejores facturados por la marca Giant Sand, y además funciona como resumen ¿y epitafio? de toda una trayectoria. Dividido en tres partes, una primera más eléctrica y alternativa, un segundo bloque más country y folk salpicado con sabores fronterizos, y una conclusión más jazzística y melancólica, “Heartbreak pass” abraza todas las caras de Gelb y explica por qué es una de las figuras esenciales del rock norteamericano de las últimas décadas.

 

coheed and cambria

13. COHEED AND CAMBRIA – “The color before the sun”
Tras salir airosos de su mastodóntico proyecto “The Afterman”, publicado en dos entregas a finales de 2012 (“Ascension”) y principios de 2013 (“Descension”), los neoyorquinos Coheed And Cambria encararon este año su mayor reto hasta la fecha. “The color before the sun” es su primer disco no conceptual, después de siete álbumes ambientados en su particular universo “The Amory Wars”, poniendo así punto y final (o abriendo un paréntesis, aún no se sabe) a uno de los proyectos más originales de la historia de la música. El grupo mantiene intactas, no obstante, sus señas de identidad… aunque suenen menos progresivos y más pop-rockeros, por momentos, que nunca. “Island“, “Eraser“, “Here to Mars“, “You got spirit, kid” o “Atlas“, dedicada a su hijo, no son sólo los temas más personales escritos hasta la fecha por Claudio Sánchez, sino que pueden codearse con algunas de las mejores piezas de su ya extenso y excepcional repertorio.

 

my morning jacket

14. MY MORNING JACKET – “The waterfall”
Era uno de los regresos más esperados del año y no decepcionó. Tras el experimental “Circuital”, “The waterfall” se presenta como la mejor opción para mostrar a un neófito todas las caras de una de las grandes bandas ya clásicas de nuestro tiempo. Desde las maravillas soul “Thin line” y “Only memories remain” hasta la vuelta a los parámetros folkies en “Like a river” y “Get the point”, pasando por la inmediatez de “Compound fracture” o la modernidad de “Spring (Among the living)”. My Morning Jacket volvieron a recordar, por si alguien no se había enterado, que están lejos de abdicar de su trono de reyes del rock americano.

 

natalie prass

15. NATALIE PRASS – “Natalie Prass”
Y en última posición de nuestra lista, el único debut. Natalie Prass hizo su aparición por la puerta grande con un disco resplandeciente, bello, lleno de adornos y arreglos, en el que las cuerdas, vientos y demás pinceladas confeccionaban un lienzo de gran hermosura, enmarcado en una delicada voz, todo ello para narrar historias dramáticas, textos que con otro tratamiento hubieran resultado oscuros y desgarradores.  Maravillas como “My baby don’t understand me“, “Why don’t you believe in me” o “Bird of prey”  convirtieron este trabajo homónimo en una de las revelaciones de los primeros meses del año. Y para nosotros se ha mantenido como uno de los trabajos destacados de este 2015. (Puedes leer nuestra crítica aquí).

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 28/12/2015 10:40

    Me alegra ver ahí My Morning Jacket pero no entiendo cómo en ningún sitio mencionan el magistral disco de The Milk. Espero que el tiempo le haga su justícia.
    Saludos y feliz salida de año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: