Skip to content
Anuncios

‘Nebraska’: Relojería suiza en el Medio Oeste americano

14/02/2014

NEBRASKA Bruce Dern

No es un cineasta que se caracterice por su espectacularidad, no hará el plano secuencia más impactante ni creará una estructura narrativa revolucionaria pero Alexander Payne siempre está ahí. Quizás no es un deportivo último modelo pero es un coche alemán que siempre responderá fiablemente; no será de oro ni tendrá multitud de cronógrafos pero sí es un reloj suizo cuya maquinaria nunca se adelantará ni retrasará, siempre marcará la hora con exactitud. Llueva, truene o nieve, siempre podemos contar que cada cierto tiempo Payne lanzará una comedia dramática y tendremos una tarde de cine de seguro disfrute alternando entre la risa, el llanto y un análisis social tan profundo como sutil. Payne no nos cambiará la vida, pero contribuirá a hacerla mucho más agradable.

Todo este panegírico viene a cuento de que acaba de ver la luz en nuestra cartelera su última película, ‘Nebraska’, y, fiel a su tradición, Payne no nos ha fallado, regalándonos una de las grandes obras de la temporada. Dejando aparte sus iniciales ‘Citizen Ruth’ -que aún no he podido ver- y ‘Election’ -su filme más inclasificable además de divertido y tremendamente inteligente- , ‘Nebraska’ pasa a formar parte de ese virtuoso tratado sobre las relaciones humanas integrado por ‘A propósito de Schmidt’, ‘Entre copas’ y ‘Los descendientes’ y que ha dado a Payne el título de Rey Absoluto de la Comedia Dramática, con Jason Reitman -siempre que no inscribamos a Woody Allen en este género- como única competencia real.

A primera vista, el uso del blanco y negro (que ya patentara para ese estado norteamericano un inspiradísimo Bruce Springsteen), la austeridad de medios y la ausencia de estrellas de relumbrón podría hacernos pensar en un giro hacia el minimalismo del realizador y, pese a que haya algo de eso en su primera mitad, ‘Nebraska’ reúne todas las constantes de Payne y es tan adecuada para el cinéfilo más exigente como para un espectador más casual al que le han atraído sus nominaciones a los Oscar.

Nebraska Will Forte  Bruce Dern

La ‘road movie’ -género por el que Payne siente absoluta predilección- que emprenden Woody, un octogenario ya muy mermado, con problemas de alcoholismo y empeñado en cobrar un inexistente premio de un millón de dólares, y su hijo pequeño, David, tan harto de la situación como lleno de comprensión, desde una población de Montana hasta Lincoln (Nebraska), en una ruta que pasa por el pueblo natal del progenitor, tiene puntos en común con la propia ‘A propósito de Schmidt’ y esa obra maestra de David Lynch llamada ‘Una historia verdadera’, pero el punto diferencial clave es la presencia del hijo, que aleja el filme de aquellas odiseas individuales para apostar por una que mete el bisturí en una relación paterno-filial tan prácticamente inexistente como tristemente real.

Payne dosifica mucho una trama que, en su primera mitad, avanza perezosa pero firmemente, con un hijo que apenas puede lidiar con un progenitor firmemente empeñado en conseguir su inexistente botín con el objetivo fijo de comprarse una nueva camioneta y un compresor de aire. El realizador es un maestro en el arte de equilibrar los alicientes de un relato y en ‘Nebraska’ logra un ‘cum laude’, sabiendo atrapar y conmover al espectador concatenando escenas de alta graduación cómica (¡esa búsqueda de la dentadura perdida!) con otras de evidente emotividad (esas en las que poco a poco el hijo va conociendo las claves de la existencia de su padre).

Sin embargo, es cuando los personajes llegan a Hawthorne, el pueblo natal de Woody, cuando todas las cualidades del filme se magnifican y ‘Nebraska’ pasa a ser algo muy parecido a una ‘Beautiful Girls’ en versión octogenaria. Tras la primera noche en ese paradigmático lugar perdido del Medio Oeste estadounidense, en el que la vida es tan sencilla y natural como profundamente aburrida y sin perspectivas de mejora, el progenitor da a conocer el premio que va buscando y la histeria se desata, dejándonos ver la verdadera cara de esa, en apariencia, apacible y simpática comunidad. Muchos querrán aprovechar la bonhomía y el carácter introvertido de Woody para sacar alguna migaja del hipotético millonario, aunque siempre haya alguna pequeña luz en la inhóspita localidad, como esa adorable encargada del periódico local, mientras que David va recopilando más y más información del pasado de su padre que le hacen asombrarse y, sobre todo, comprender mucho mejor su comportamiento. La llegada a Hawthorne de la madre y el hermano mayor de David terminará por desencadenar los acontecimientos y el genio de Payne, que logra una sucesión de tonos tan fluida como efectiva. La acidez la proporciona la madre en un inenarrable repaso en el cementerio de los parientes fallecidos de Woody y, sobre todo, una desastrosa reunión familiar que deja bien claras las grandes dotes de Payne para el costumbrismo: ese contraste entre las parlanchinas mujeres en la cocina y el silencio de los hombres en el salón, apenas interrumpido por unos breves comentarios sobre coches, mientras presencian una retransmisión deportiva -mostrando en un largo plano fijo desde ya histórico- es simplemente magistral. Pero mejor aún es la tremenda emotividad de la visita de Woody a su casa natal: una secuencia desnuda, sin apenas diálogo, pero tan expresiva que provoca un angustioso nudo en la garganta, lo que es aligerado inmediatamente por el más inspirado y empático momento cómico de la cinta. Todo ello perfectamente hilado en un fragmento de unos 40 minutos que….¡buff!…deja sin aliento.

nebraska Reunión familiar

Es en ese tramo donde más brilla la estelar interpretación de Bruce Dern como Woody -una encarnación nada fácil, que se apoya más en gestos, miradas y forma de caminar que en los escasos diálogos de que dispone-, a la que iguala una June Squibb inmejorable como esposa cascarrabias del protagonista. Menos lucimiento tiene Will Forte como David, pero su trabajo es igualmente preciso y precioso para el buen desarrollo del filme.

Ya hipnotizados, asistimos con deleite al magnífico y enorgullecedor broche final de la cinta pensando en la universalidad de una trama que podía haber sido rodada perfectamente en cualquier pueblo de la geografía española y en la posibilidad de que ‘Nebraska’ puede alzarse, al fin y al cabo, como la obra más redonda de Alexander Payne. Y también que, pese a estar en una época especialmente pródiga en interesantes estrenos, nadie debería dejar de disfrutar de esta maquinaria discreta, silenciosa pero perfectamente engrasada, de una de esas cosas que cuando ya no están es cuando verdaderamente se las echa de menos.

nebraska-forte-dern-squibb-odenkirk

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 03/03/2014 22:20

    sin duda, una de mis preferidas, destila compasion desde el primer plano. Lastima que no le dieran al menos el oscar a la mejor fotografia

    • Alberto Loriente permalink*
      03/03/2014 23:05

      Hola, Toni,

      Comparto tu opinión de que era uno de los mejores filmes de entre los nominados a los Oscar, pero también es verdad que era muy extraño que se llevara alguno de ellos. El de fotografía podría haber sido, al igual que el de guión, el de Bruce Dern o el de June Squibb, pero este año había rivales muy potentes para una película como ésta, considerada ‘pequeña’, aunque en muchos aspectos a mi me parezca gigante.

      Un saludo!

  2. 04/03/2014 18:25

    este año había películas muy potentes, pero yo voto por que le quiten el Oscar al Mathew por su discurso sobre dios, el, y no hablar del SIDA. Que poco tacto, Dios y SIDA no mezclan nada bien. Un saludo

Trackbacks

  1. Nuestras películas de 2014 | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: