Skip to content
Anuncios

Queens of the Stone Age y ‘…Like Clockwork’: Un paso a un lado

09/07/2013

Queens of the Stone Age ...Like Clockwork

Vaticinábamos en uno de los primeros posts de este vuestro blog que 2012 iba a ser un año duro. No nos equivocábamos, no. Sin embargo, dábamos una razón para la esperanza: la salida del nuevo disco de Queens of the Stone Age. Pues no. 2012 resultó ser tan nefasto que ni ese pequeño respiro nos dio. No obstante, 2013 no ha querido ser tan mezquino y desde hace ya alguna semana disfrutamos del sexto álbum de estudio de una de las más grandes bandas de rock de nuestro tiempo.

No ha sido fácil la gestación de este flamante ‘…Like Clockwork’. Cuando todo parecía preparado para reiniciar la maquinaria Queens, el líder supremo Josh Homme sufrió una serie de complicaciones tras una operación de rodilla que hicieron peligrar gravemente su salud y le indujeron un estado de depresión galopante. Una vez recuperado, las dificultades le acompañaron al estudio, en el que unas tensas sesiones acabaron con la salida del grupo del batería Joey Castillo, uno de los magos de la percusión rock de nuestros días, un gigante que había hecho olvidar la gloriosa aportación de Dave Grohl en la obra maestra del grupo, ‘Songs for the Deaf’. Sin embargo, esta desmotivadora baja fue pronto resuelta con el anuncio de un rosario de colaboraciones, entre las que destacaba la vuelta de Grohl a los tambores, sumado al regreso de hombres clave en la historia del grupo como Nick Oliveri y Mark Lanegan, siendo el postre las distintas aportaciones de gente tan dispar y notable como Alex Turner (Arctic Monkeys), Trent Reznor, Jake Shears (cantante de los agradables ‘petardos’ de Scissor Sisters) o, nada más y nada menos, ¡Sir Elton John! Estas revelaciones hicieron que a lo largo de este 2013 la expectación fuera creciendo hasta niveles desorbitados y que más de uno previera la definitiva explosión comercial de Queens of the Stone Age.

Tras el gran suceso que supuso ‘Songs for the Deaf’ en 2002 todos dábamos por hecho que la banda de Homme iba a ser una de las que iba a reventar estadios y ‘charts’ a lo largo de la primera década del siglo. Sin embargo, Queens of the Stone Age no tenían como primer objetivo ser una banda millonaria y antepusieron su honestidad artística a los cantos de sirena en forma de dólar. Así, el oscuro ‘Lullabies to Paralyze’ y el retorcido ‘Era Vulgaris’ eran dos excelentes trabajos, que les hicieron seguir acumulando un prestigio prácticamente inédito en esta época, pero sus temas no eran los más adecuados para una gran progresión comercial, quedándose felizmente estancados en ese aspecto. Ante los primeros temas que se filtraron de ‘…Like Clockwork’ y el apoyo de las estrellas mencionadas parecía que estaban dispuestos a dar un paso adelante al respecto.

Queens of the Stone Age 2013

De alguna manera ha resultado ser así: ‘…Like Clockwork’ es, de hecho, el primer disco del grupo en debutar con el número uno en ventas en EE.UU, además de lograr dos meritorios números 2 en Gran Bretaña y Canadá. Pero lo más seguro es que este logro haya sido fruto de la gran expectación generada, puesto que en su nuevo trabajo Queens of the Stone Age continúan siguiendo los designios de su corazón y estamos ante una colección de canciones en general más suaves, con el medio tiempo reinando prácticamente a lo largo de toda la obra, pero de nuevo conteniendo recovecos que no me imagino triunfando a lo grande entre Beyonces, Lady Gagas y demás acumulamillones, al tiempo que las sonadas colaboraciones se difuminan a lo largo del trabajo y algunas de ellas son prácticamente indistinguibles.

Esa estructura tan típica del ‘grunge’, esa que dictaba que una canción debía comenzar suave para explotar luego en el estribillo, a partir del cual el tema cogía fuerza es explotada seguramente en demasía en ‘…Like Clockwork’. Este patrón se ajusta fidedignamente a la inicial ‘Keep your Eyes Peeled’, que vaticina que lo que nos vamos a encontrar no es precisamente una fiesta, y a ‘I Appear Missing‘, dos temas correctos pero demasiado rutinarios, especialmente si tenemos en cuenta la longitud del disco, notablemente menor al de la mayoría de los trabajos de las Reinas de la Edad de Piedra. Similar panorama encontramos en las dos canciones que acumulan gran parte de las colaboraciones. ‘Fairweather Friends’ cuenta con un aluvión de coros de Reznor, Turner, Brody Dalle (la excelentísima señora de Homme y líder de los notables The Distillers) en una buena canción a la que no contribuye para nada a mejorar nada el omnipresente piano de Elton John, acumulándose una confusión de sonidos, un exceso de pistas, que enturbian un tema más que correcto. Mejor suerte corre ‘If I Had a Tail’, otro conjunto de coros célebres, que, comenzando suave, va ‘in crescendo’ con un gran estribillo y un final verdaderamente excitante. Esto nos empieza a gustar más…

‘I Sat by the Ocean’ es el tema que más sospechas nos hizo auspiciar en cuanto a la supuesta perspectiva comercial del disco. Una canción muy representantiva de Queens of the Stone, a la que un riff muy resultón y un gran y melódico estribillo realzan hasta convertirlo en la canción más plausible de llegar alto en las listas de todo el álbum. No obstante, el primer single ha sido ‘My God is the Sun’, lo que tampoco es de extrañar, puesto que es uno de los ‘highlights’ del disco,  el tema que recuerda a los Queens de siempre, el que nos retrotrae a sus mejores momentos y, sin duda, el más rockero y en el que mas brilla la batería de Dave Grohl, que finalmente se reparte prácticamente la percusión del disco a medias con Castillo.

Pero las grandes novedades de ‘…Like Clockwork’ se concentran en dos medios tiempos tan oscuros y ambientales como inéditos en la discografía de la banda hasta ahora: ‘The Vampyre of Time and Memory’ y ‘Kalopsia’. La primera comienza únicamente con piano y la voz de Homme para ir creciendo poco a poco con unos acertados arreglos ‘kraut’, convirtiéndose en un tema tremendamente elegante a la par que áspero que recuerda el trabajo de Mark Lanegan en solitario, especialmente a su excelente último disco ‘Blues Funeral’. La segunda supone la gran aportación de Reznor al álbum y el tema más experimental. Un ambiente frío e industrial que remite inmediatamente al David Bowie de la etapa berlinesa, con cierto aire jazzy, que solo interrumpe un excelente estribillo ‘up tempo’. Temazo, en definitiva. Experimentos más leves se dan en ‘Smooth Sailing’, un tema simplemente bueno que es aupado por riff muy rítmico, un agradecido aire funky y unos vacilones coros y en el tema titulo, que pone fin al disco del modo más sosegado posible, con Homme y un piano como protagonistas absolutos hasta los instantes finales, que añaden arreglos orquestales, siendo éste el único tema en el que interviene John Theodore, ese genial baterista que ya nos alucinó en los inicios de The Mars Volta y que parece ha venido para quedarse en el universo Queens of the Stone Age.

Definitivamente no estamos ante el disco ‘multiventas’ de Homme y cía, ni siquiera ante uno de sus mejores trabajos (los acérrimos seguramente disfrutemos más con temas de ‘Songs for the Deaf’, ‘Rated R’ o ‘Era Vulgaris’ en un concierto), pero nos encontramos ante una obra indagadora, que se atreve a buscar nuevos caminos, nada acomodaticia, que nos muestra a Queens of the Stone Age como una banda aún muy viva, presta a seguir dándonos alegrías por mucho tiempo. No es un gran paso adelante, pero es un interesante paso a un lado, con el que tomar aire fresco y seguir adelante. Que el paseo sea largo.

Queens of the Stone Age Logo

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. 10/08/2013 22:31

    Gran artículo, independientemente de si coincide mi opinión con él. Felicidades (me suscribo)

    • Alberto Loriente permalink*
      11/08/2013 20:31

      Hola, Alejandro,

      Muchas gracias por los elogios. Una gran muestra de inteligencia eso de que te pueda gustar o no algo independientemente de si coincide con tu opinión.

      Esperamos seguir a la altura.

      Un saludo!

  2. Cesar permalink
    28/05/2014 0:07

    Excelente articulo, sobre una excelente banda.. y la verdad no es un disco que decepciona, pero que tampoco entusiasma en demasía, quiza por que estoy muy acostumbrado al vertigo con el que suenan sus temas.

    • Alberto Loriente permalink*
      28/05/2014 12:32

      Hola, César,

      Muchas gracias por los elogios!

      Creo que coincidimos acerca de ‘…Like Clockwork’. Pese a toda la enorme bola que ha creado en torno a él la comunidad indie, creo que a los seguidores más veteranos de QOTSA nos gustan más discos como ‘Songs for the Deaf’ o ‘Era Vulgaris’. Sin embargo, veo muy saludable que la banda siga abriéndose nuevos caminos. Eso sí, espero una mejora para el siguiente.

      Un saludo

Trackbacks

  1. “AM”, de Arctic Monkeys: la noche es nuestra | El Cadillac Negro
  2. Música: nuestros 13 de 2013 | El Cadillac Negro
  3. Iggy Pop sale a nuestro rescate con “Post Pop Depression” | El Cadillac Negro
  4. 15 pruebas de que el Rock sigue vivo en 2017 | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: