Skip to content
Anuncios

“The X-Files” (III): en busca del norte perdido

12/03/2018

hqdefault

(AVISO SPOILERS: Este post analiza los episodios 11×07 y 11×08 de “Expediente X”, asegúrate de estar al día antes de leer. Para reseñas de los episodios anteriores puedes pasar por aquí (11×01-11×03) y por aquí (11×04-11×06))

Sin comerlas ni beberlas, pero sí saboreando estas mieles agridulces, nos hemos plantado en la recta final de esta undécima temporada con todo lo que ello conlleva, incluida la sudoración fría. Si bien para buena parte de audiencia la noticia del parón era una nueva negativa, me sitúo en el sector que necesitaba airearse de toda esta montaña rusa emocional y sobre todo alargar el delirio y retrasar lo inevitable: que esta season finale/ series finale se nos viene encima con estrépito y ruido. Y ya estamos en lo peor, por supuesto. En la enumeración de despropósitos que a Chris Carter se le pueden haber ocurrido de antemano, en todas las tragedias que pueden convivir en cuarenta minutos, en cómo de bestia será el cliffhanger esta vez, en cúanto vamos a llegar a enfadarnos.

Mientras tanto, claro, nos quedan por recorrer las últimas baldosas amarillas del camino. Que vayamos a acabar en el país de Oz o en Valhalla es otro tema. Tecnología, brujería, sadismos varios y entregas mitológicas mediante, empeñarnos en tratar de disfrutar de este último tramo de episodios, para muchos de nosotros, no es una opción mientras nuestros agentes favoritos sigan en pantalla. A quién queremos engañar.

Cuando Glen Morgan afirmara hace semanas estar orgulloso del trabajo que el equipo había realizado con la séptima entrega de la temporada y del reto que supuso que sólo contara con unas quince líneas de diálogo y dos personajes, nadie dibujó “Rm9sbG93ZZJz” en su pizarra mental. No lo hizo, porque la promesa de un episodio (casi) mudo, un recurso que suele sentar a las series de maravilla, era lo suficientemente golosa como para esperar con ganas el resultado. Son varias las ocasiones en que las series actuales (o de las últimas décadas) han rendido homenaje a los tiempos en que las palabras no eran necesarias para contar historias, desde el famosísimo “Hush” en “Buffy Cazavampiros” hasta el más moderno “Fish out of Water” de “Bojack Horseman”. Siento, en el caso de “The X-Files”, que por útil que resultara el silencio para el tema a tratar, ha sido una ocasión desperdiciada.

IMG_20180216_092538

Me voy a ganar un ejército de enemistades con lo que voy a expresar, pero lo cierto es que los temas “tecnología mala” y “humanidad esclavizada por las maquinitas” están a estas alturas más masticados que un chicle de nicotina. No son pocas las veces en que la televisión ha querido ser el espejo distópico de nuestra sociedad, incluida nuestra “Expediente X”, que ya lo hiciera en 1993 con “Ghost in the Machine” respetando su propia esencia y sin necesidad de ser un pastiche de otras, que es lo que ha venido a ser en “Rm9sbG93ZZJz”. Este episodio sólo es reconocible dentro de este universo porque tiene a Mulder y Scully de protagonistas. Por lo demás, se antoja un puzzle de todos los episodios de “Black Mirror” emitidos hasta la fecha, recuerda a unos cuantos episodios de la “Doctor Who” moderna ambientados en el futuro y hasta nos lleva a pensar en un par de entregas de “Los Simpson” para Halloween porque hay cosas calcadas. Un sinsentido porque un show con tanta personalidad propia y tan antecesor en el género no habría de necesitar caer en esto.

La cuestión es que cae y que por alguna razón, más que vernos inmersos en un universo ajeno, nos vemos en el de siempre, pero con los elementos desordenados y una sensación de intrusión que no nos abandona durante el visionado. Porque la idea no está bien llevada a cabo y porque por más que pasan los días no dejo de preguntarme en qué momento Mulder y Scully deciden cenar en el Forowa (followers, el título en base 64) un restaurante completamente robotizado, digitalizado e informatizado en el que no hay absolutamente nadie más. También cabe preguntarse por qué dos personas tan desconfiadas y con un bagaje que no se puede obviar, reyes de lo conspiranoico, pasan de repente a ser adictos a la tecnología y a no llegar ni a mirarse. Es algo que no cuadra y no llega a ser creíble. Podrían haber protagonizado esta historia otros personajes eventuales y ser un expediente X a resolver por los dos agentes.

the_x_files_11x07_chris_carter_fox_3

No deja de resultar molesto lo fuera de contexto que se siente todo. La vivienda de Scully, el hecho de que se suba a un taxi sin conductor, que abra un paquete que llega a su nombre pero ella no ha pedido, que le dé todos sus datos a una base informática. En la historia de “X-Files” se han creado episodios muy distintos y siempre ha existido una tendencia a romper dinámicas con propuestas especiales y llenas de originalidad, pero siempre, ya sea “Hollywood A.D.”, “Triangle”, “First Person Shooter” o “The Post-Modern Prometheus”, por citar unas cuantas, se ha empleado un tiempo del metraje en situar al espectador. Esta vez no. Y nos vemos en medio de un escenario que no compramos y en una persecución tecnológica ocasionada porque Mulder no ha dejado propina a un robot que le ha servido fatal. Por más gracia que nos haga lo del blobfish.

También da la impresión de que el equipo no se pone de acuerdo con su propia moralina y la idea a expresar, que parece obvia pero tiende a dispersarse a cada escena. Desde el partir del bot de Twitter que no se vuelve a nombrar en una sola ocasión, hasta la afirmación “tenemos que ser mejores maestros”, que carece de sentido en un entorno de tecnología inteligente que se ha vuelto violenta. Reitero, esto no es “Battlestar Galactica” con sus cylons, es un sistema enfadado porque no se ha dejado propina después de un servicio de mierda. A todo ello sumamos, además, la recurrente sugerencia de dejar feedback y valorar servicios, que es importantísima, por cierto, pero aquí vuelve a descentralizar el mensaje y todo acaba por ser un batiburrillo: tecnología mala, haz caso a tus compis humanos, pero trata bien a las máquinas y dales propina y mimos, pero habla con la de al lado, pero no ignores al aparatito que intenta comunicarse contigo.

gillian-anderson-scully-david-duchovny-mulder

Aunque no todo es negativo. En primer lugar, se agradece el intento por hacer algo distinto dentro del universo de la serie. El problema es que cuando se quiera hacer algo distinto hay que buscar un estilo propio para mantener la esencia y no utilizar el de otro producto, donde se ha fallado. Y sobre todo dar un contexto a ese cambio de escenario y de dinámica, justificar esta mini distopía y la falta de diálogo. En segundo lugar, es agradable ver a unos Mulder y Scully dentro de lo cotidiano y sin trajes, aunque esa cotidianeidad se antoje un poco impostada en algunos aspectos. Luego está la risa bendita de Gillian Anderson que para mí en un plus aunque no tenga nada que ver con el trabajo del equipo. Pero de todo ello, lo que más agradezco es que a Dana Scully la hayan escrito, por fin, mujeres. Kristen Cloke y Shannon Hamblin han dado en un par de segundos algo que los demás guionistas (salvo Anderson, en “All Things”) no le han dado en once temporadas: derecho a una sexualidad sana e independiente de Mulder. Que el vibrador de Scully sea canon nos da la vida y que el personaje trate el tema con naturalidad, aún más. El cuadro sería maravilloso si no hubiera sectores de la audiencia preguntándose qué hace un personaje femenino disfrutando de una vida sexual propia si tiene a su compañero, pero supongo que aún es pedir demasiado. Que Mulder haya sido el rey del porno en VHS durante veinticinco años es gracioso, que Scully tenga derecho a su propia intimidad, ofensivo.

No puedo enfadarme del todo con un episodio que tiene un final tan bonito cuando me he dejado arrastrar con el fanservice todas estas semanas y me es tan grato disfrutar de lo que comparten estos personajes, pero de vez en cuando es necesario hablar claro de las cosas que más nos gustan y reivindicarlas cuando se pueden hacer infinitamente mejor, por más tristeza que me produzca, de nuevo, el tono negativo de esta entrada.

familiar

Por otra parte, “Familiar” tampoco ha logrado conquistarme del mismo modo que a otros seguidores del show. Si bien puedo entender las razones por las que esta octava entrega (dirigida por Holly Dale y escrita por Benjamin Van Allen) haya sido tan bien recibida, a mí, hay algunas cosas en su discurso y su proceder que se me atragantan. Es cierto que puede percibirse como lo más “old school” que se haya emitido esta temporada y el único expediente X que pueda considerarse como tal, aparte del que tiene lugar en “Plus One”. Brujería en un pueblecito donde todo parece bajo control y al mismo tiempo donde el secreto se respira, bosques húmedos, elementos malrolleros, los roles de escéptica/creyente de siempre (y que a estas alturas se pueden hacer cuestionables)… Lo hemos visto muchas veces antes en esta serie y toda esta premisa se siente en algunos instantes como una vuelta a los orígenes.

La idea general de este caso nos recuerda muchísimo a algunos episodios clásicos como “Paper Hearts”, “The Calusari”, “Sein Und Zeit” (nadie dispara a Santa Claus) o “Invocation”, todos con un punto común: el asesinato de niños y niñas y, salvando el segundo ejemplo, la denuncia a la pederastia. Algo por lo que “Familiar” ha pasado tan de puntillas que casi ni lo toca. De puntillas por encima del drama y de puntillas por encima de la denuncia, claro. Todo se antoja (reitero, es sólo un punto de vista personal) excesivamente frío y procedimental, a ratos casi rozando el policial británico con los dedos. Puede que Mr. Chuckleteeth y los Teletubies diabólicos sean un ejercicio del buen hacer spooky que siempre ha tenido X-Files, pero el guión se encuentra a años luz.

190283

Aunque el mayor problema con el que me he encontrado a la hora de digerir el capítulo es, como decía, el discurso del que hace gala. No sé si está llegando el momento en que el equipo hace las cosas con conocimiento o es una cuestión de descuido que clama a los cielos. ¿Qué podía ser más problemático que “Babylon” en el año de regreso de la serie? La violación médica, por ejemplo. ¿Se puede culminar más aún la broma? Claro que sí, ¿por qué no emitimos en el día internacional de la mujer un episodio sobre todos los hombres inocentes acusados y hablando sobre la caza de brujas? ¿Y si le colgamos a Fox Mulder un guión que no le sea propio defendiendo a un pederasta con todo lo que ha vivido? Hecho. Y así es como se sube de nivel a la hora de cagarla. Podrá pasar por un episodio correcto y contener más elementos clásicos de la serie que lo previamente emitido este año, pero por alguna razón esta idea no ha terminado de funcionarme. Y ya lo siento, porque estamos a dos episodios de despedirnos y el tiempo empleado en asumir decepciones de manera previa resulta agotador, además de lo conflictivo que resulta andar con el morro torcido cuando resucitan la serie de tu vida.

No sé cómo de turbias podrán llegar a ser las emociones contenidas en el siguiente post. Hagan sus apuestas.

 

 

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 17/03/2018 19:54

    1×07 Rm9sbG93ZZJz
    Coincido contigo en mucho…
    A mi se me antoja capítulo de relleno, de aquellos en los que ya se habían
    gastado todo el presupuesto de la temporada y hacían uno ambientado casi en un
    sólo escenario.
    Yo tampoco me creo que M y S, nuestros M y S vayan a cenar a un sitio así, y
    ni crucen palabra ni se miren a la cara…
    Scully en una casa superinteligente???? dónde está su acogedor apartamento??
    1×08 Familiar
    De éste episodio decir que soy de las que me pareció vuelta a los viejos episodios
    aunque como dices, a Mulder nos lo hayan cambiado…

    En forma general, a mi me da la impresión de que han hecho ésta temporada sin
    ganas

  2. 31/03/2018 17:57

    Como de costumbre te digo chikita…. AMEN!.

    Deacuerdo en todo, incluso con tu punto de vista de FAMILIAR (ke te consta a mi me encanto), pero lo ke dices sobre su parte negativa, tambien es cierto e innegable.

    Voy a por el otro post.

Trackbacks

  1. “The X-Files” (IV): dejar ir | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: