Skip to content
Anuncios

“Vengadores: Infinity War”, Marvel infinita

29/04/2018

Diez años de Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) han dado para un puñado de películas muy disfrutables, unas cuantas cumplidoras y alguna que otra un tanto mediocre, pero sobre todo han servido para transformar las reglas de blockbuster contemporáneo e instaurar una era en la que el género superheroico ha llegado a su cénit, plasmando en la gran pantalla imágenes que hace dos décadas se antojaban inimaginables y secuestrando las taquillas de todo el mundo en una burbuja que, lejos de explotar, se ha ido agigantando con el paso de los años. Aunque si en algo ha destacado Marvel Studios por encima de la competencia de Warner, Sony o Fox (hasta su compra) es en haber creado pacientemente un universo compartido y serializado en el que la sensación de continuidad en forma de vasos comunicantes que convergen en periódicos macro-eventos es tan importante como las aventuras individualizadas. Una mega-franquicia cuyos ambiciosos propósitos despertaban dudas razonables en sus inicios pero que ha terminado convirtiéndose en todo un hito de la industria del entretenimiento. Y en este universo de películas mejores y peores, más o menos redondas, siempre se las han arreglado para imprimir su personalidad, su sello, su garantía de marca. El público sabe lo que puede esperar de un producto Marvel y acude en masa a la llamada, independientemente de que venga protagonizada por un primer espada o por un personaje de la segunda línea, hasta el punto de que una cinta como “Black Panther” (que entraría en la categoría de las cumplidoras) ha roto todos los pronósticos y reventado el box-office.

“Vengadores: Inifinity War” se venía anticipando desde hace años como el gran clímax y, a su vez, un punto y aparte para el UCM tal y como lo conocemos, el punto de inflexión hacia el cual conducían todos los caminos que hemos transitado durante este tiempo. Tanto para un creyente convencido como para quien sólo busca en estas películas simple entretenimiento epidérmico para pasar el rato sin comerse demasiado la cabeza con conexiones y vínculos, esta era la cita ineludible marcada en rojo en el calendario. También para un servidor, que ha aplaudido a rabiar cuando la ocasión lo merecía (“El Soldado de Invierno”, “Guardianes de la Galaxia”, “Civil War”) y ha torcido el morro cuando el nivel era claramente insuficiente (“Iron Man 2”, las dos primeras entregas de “Thor”). Normalmente a unas expectativas tan altas, a un hype tan descomunal, le suele suceder una comprensible decepción en mayor o menor grado, pero, y ya llegamos, eso no me sucede aquí. “Infinity War” es felizmente (casi) todo lo que esperaba que fuese y (casi) nada de lo que temía encontrarme. Es el espectáculo palomitero de superhéroes definitivo, tan grandioso, épico, adrenalínico, intenso, divertido y emocionante como se nos había prometido, y al mismo tiempo es el mejor homenaje de Marvel a sí misma, el perfecto “greatest hits” de una década, una recopilación monumental bien secuenciada de todos los subgéneros y tonalidades con los que ha jugado siempre pero elevados a la máxima potencia, a tamaño XXL. Marvel infinita. Solo un deceíta resentido o un espectador ajeno a estos tinglados al que hayan engañado de mala manera para entrar en la sala podría salir de ahí defraudado. En serio, después de esto, cualquier película de supertipos que venga detrás va a parecer una modesta verbena de barrio, o una fábrica de botijos. ¿Es entonces la mejor película del UCM? Pues no lo tengo claro, pero ahora mismo, pocas horas después de haberla disfrutado como un gorrino, lo parece.

Mi gran temor era que este mastodóntico All-Star de Marvel terminara cayendo en un confuso batiburrillo de supergente luchando más por salir en la foto que por un noble propósito, que la pantalla se convirtiera en un caos ingobernable plagado de fan-service sin orden ni concierto y con mucho figurante sin nada que aportar salvo alguna pose molona. Y aunque es cierto que la base argumental es bien sencilla y directa -Thanos y su Orden Negra en busca de las 6 Gemas del Infinito y los héroes tratando por todos los medios de impedírselo- los hermanos Anthony y Joe Russo (ojo, que lo de estos dos tipos empieza a ser algo muy serio), bien apoyados en el libreto de Christopher Markus y Stephen McFeely, sortean el hándicap de la sobrepoblación con una habilidad pasmosa y orquestan una inteligente estructura que le concede espacio equitativamente a casi todos los personajes (aunque inevitablemente algunos queda más perjudicados que otros en el cómputo global), saltando de una subtrama a otra con naturalidad orgánica, sin que tengamos la sensación de que las piezas del rompecabezas están obligadas a encajar a la fuerza, sino que se retroalimentan unas a otras acrecentando el suspense. Más importante aún: todos los personajes mantienen su identidad (a excepción, quizás, de cierto grandullón esmeralda), aquella que les ha hecho reconocibles y queridos en el UCM. Podíamos temer que la irreverente retranca de los Guardianes de la Galaxia sin James Gunn a los mandos quedara desdibujada o no casara con el tono de los Vengadores, que al amistoso vecino Spiderman le viniese demasiado grande un entorno cósmico o que Tony Stark no mezclase bien con Doctor Strange, pero es admirable cómo interactúan personajes que nunca habían coincidido hasta ahora en la gran pantalla y cómo se establecen las dinámicas entre ellos. Cierto es que los Russo juegan con la ventaja que dan 18 películas previas que nos han permitido conocer de sobra a estas criaturas y eso les permite pisar a fondo el acelerador si necesidad de perder el tiempo en sobre-explicaciones. La contrapartida es que si uno no está al corriente de las últimas idas y venidas que han tenido lugar en el UCM se puede quedar un poco fuera de juego. Y a pesar de que “Infinity War” empieza ya a todo gas y nunca aminora su avasallador ritmo en sus 156 minutos, se las arregla para no provocar la saturación sensitiva del espectador, equilibrando con astucia las abundantes y variadas raciones de rock’n’roll trallero con gozosos chispazos humorísticos y remansos de intimismo dramático, la space opera, el superheroísmo a pie de calle y la epopeya tolkiana, la camadería y los afectos con el sacrificio y la tragedia.

Pero el gran acierto de “Infinity War” es que su centro de gravedad no reside en esta ocasión en los héroes, a los que al fin y al cabo ya hemos visto en acción en multitud de ocasiones, sino en el villano, el esperadísimo Thanos que de un solo golpe acaba con el tradicional flanco débil del UCM, la escasa entidad de sus malosos de opereta. No es que el listón estuviese muy alto (hasta ahora, Loki y poco más) pero es que probablemente estemos ante el mejor adversario que nos ha dado el género desde el Joker de Heath Ledger. Nada habría funcionado igual si el Titán Loco no hubiese estado a la altura, si se hubiera quedado en otro monigote destructor que simplemente arrasa todo a su paso, y los Russo, sabedores de esto, le entregan la película, le permiten que la haga suya para que el espectador descubra que más allá de los píxeles que dan forma a su imponente presencia, de un poder sobrecogedor y de una voluntad inquebrantable hay un personaje tridimensional de carne y hueso que arrastra su propia condena. Solo por esa estremecedora secuencia al filo del abismo ha merecido la pena esperar todos estos años de breves cameos y escenas post-créditos.

Es una obviedad decir que “Infinity War” es una exhibición audiovisual impresionante en la que técnicamente se ha echado el resto (en comparación con esto los FX de “Black Panther” quedan un tanto en evidencia, y mejor no acordarnos de cierto bigote borrado en la acera de la distinguida competencia…) y que la variedad de escenarios y situaciones supera a los de cualquier esfuerzo previo del UCM. Probablemente nunca se haya llevado a la gran pantalla tan vívidamente la sensación de estar ante las viñetas de un cómic en movimiento. Pero hay que admitir que toda esta demostración de poderío estético no habría sido tan impactante si los Russo no le hubieran puesto corazón, si no hubieran sabido insuflarle vida a este invento. Y “Infinity War” conmueve y golpea, se sufre y se goza como hace tiempo que no ocurría en el género, o en cualquier género con vocación de multisalas. Tanto que ni siquiera importa demasiado que no sea perfecta, que algunas cosas quizás las hubiésemos hecho de otra forma o que en esa conclusión tan sorprendente como devastadora intuyamos que inevitablemente tiene que haber truco, más aún conociendo los planes futuros de Disney. Termina uno el viaje en esta apabullante montaña rusa exhausto pero con ganas de volver a montar otra vez. Con la necesidad, como nos sucedía en los tiempos de “El Señor de los Anillos”, de descubrir cómo se continúa a partir de aquí, de contar los días que faltan para que llegue esa próxima entrega (3 de mayo de 2019, sin título todavía), que ya sí cerrará de forma definitiva toda una época y probablemente abrirá otra, porque en 2018 queda más claro que nunca que Marvel sencillamente no tiene rival en este juego.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. 30/04/2018 15:29

    Ya son dos dias que pude asistir a verla y sigo con el mismo sentimiento de tristeza, de vacio pero sigo sintiendome tambien extremadamente satisfecho y con ansiedad respecto a la segunda parte… si una pelicula logra que tenga ese sentimiento, entonces, esa pelicula tiene que ser buena forzosamente… y 4 de mayo de 2019 suena muy alejado aun…

    • Jorge Luis García permalink*
      01/05/2018 20:19

      Cuando una película conmueve así a tanta gente, como he podido comprobar, es que efectivamente tiene que tener algo. Un saludo y gracias por tu comentario.

  2. Anónimo permalink
    02/05/2018 19:54

    Tuve miedo con la primera “Avengers” de que pudieran sacar adelante una película con tantos personajes juntos, y no resultara un mejunje inentendible. Esos miedos y dudas fueron despejados. Pero con “Infinity Wars” volvieron a aparecer por el simple hecho de que las apuestas se elevaban a la décima potencia…. y me encontré con la mandíbula en el piso, de ver como se ha logrado llevar adelante con impresionante precisión tan mastodóntica tarea. Épica y entretenimiento a raudales. Cine palomitero de clase A, que deja en ridículo absoluto a su bochornosa competencia que a estas alturas debería replantearse todo.
    Y Thanos… que decir. No estaba preparado para tanto. Roba cada segundo de pantalla en el que aparece.

    • Jorge Luis García permalink*
      06/05/2018 1:10

      Muchas gracias por tu aportación, anónimo. Al hilo de lo que comentas sobre “la bochornosa competencia”, lo cierto es que recordar aquella “Liga de la Justicia” (con la que aquí preferimos en su momento no cebarnos mucho y quedarnos con lo positivo que tenía) después de ver “Infinity War” provoca mucho sonrojo. En el chat de whatasapp del Cadillac los redactores coincidíamos tras el visionado en que estos de Marvel son unos abusones, y que en Warner deben de estar a estas alturas cancelando el 90% de sus proyectos. Un saludo.

      • Heraldo Mussolini permalink
        08/05/2018 19:25

        De nada estimado. Suelo pasarme siempre por este blog, me encantan sus instruidas y estimulantes reseñas de cine, y casi siempre coincido. Aunque no comento con tanta frecuencia.
        Siempre estuve más interesado por un universo de DC que uno de Marvel, pero me taparon la boca bien tapada hace mucho ya. Y lo que más me sorprende es que si hace 10 años me hubieran dicho que hoy iba a estar más emocionado que nunca por el MCU, jamás me lo hubiera creído, porque pensé que el sentimiento de saturación y cansancio iba a llegar mucho antes. Ese me parece que es uno de los mayores cumplidos que puedo darle a este universo cinematográfico.
        Un saludo!
        Heraldo

      • Jorge Luis García permalink*
        09/05/2018 0:00

        Pues a mí me pasa un poco lo mismo con el UCM, Heraldo. Nunca pensé que a estas alturas iba a estar disfrutándolo tanto, pero hay que reconocer que Marvel, a diferencia de Warner con DC, ha planificado a largo plazo y ha hecho las cosas muy bien. Ahora mismo están en una posición privilegiada en la que todo lo que toca se convierte en oro, mientras que Warner se ve que no sabe por dónde diantres tirar. Como me apuntaba hoy mi compañero Rodrigo, es muy sangrante que un tercera fila de Marvel (con todos los respetos a Black Panther) fulmine en taquilla a la realeza unida de DC en Liga de la Justicia. Algo debes haber hecho gravemente mal cuando toda tu artillería pesada es incapaz de acercarse a ninguno de los estrenos de la competencia.

  3. Chris permalink
    05/05/2018 20:48

    Infinity War definitivamente se ha erigido como la opera prima del MCU, es la formula palomitera triple A de superheroes llevada a un estándar de calidad impresionante. La película rebosa épica, emoción, ingenio, entretenimiento etc. Lo mejor de todo es que se siente muy bien compensada y equilibrada, la cadencia narrativa se siente muy fluida. Era legitimo tener un montón de dudas respecto a lo que podía ser esta película, tantos personajes y tantas subtramas podrían haber convertido este film en un ejercicio desmedido y demasiado ambicioso para ser llevado a cabo, pero los hermanos russo fueron muy inteligentes, apoyados sobre un guion excepcional, lograron afinar con completo esmero y cariño cada detalle la película, logrando un resultado sorprendente, con algunos detalles dramáticos que fueron un verdadero mazazo, sobre todo hacia el final. Cosa que se amplia aun mas cuando se tiene en consideración las películas previas. Si bien es cierto que la película tampoco es perfecta, es evidente que el film tiene muy pocas aristas débiles que mencionar. Así y con todo, Avengers 4 se empieza a perfilar como la conclusión magistral de todos estos años de aciertos y desaciertos, es que con ese final en cierto modo inesperado, el hype quedo en las nubes. También quería dar las gracias a este blog, por ser siempre tan lucido y certero en sus apreciaciones. Saludos

    • Jorge Luis García permalink*
      06/05/2018 1:00

      Muchas gracias, Chris, por tu entusiasta valoración (con la que coincidimos plenamente) y por tus palabras hacia el blog. Un saludo.

  4. Alejandro permalink
    08/05/2018 10:10

    Hola Jorge. He visto la película este finde y todavía estoy en estado de shock y con unas ganas terribles de que llegue Mayo 2019… Esto no me ocurría desde la trilogía de ESDLA. Coincido EXACTAMENTE en toda tu reseña… Leo muchas reseñas y críticas de varios blogs especializados en cine y series TV pero nunca había coincidido tanto, ni me había sentido tan identificado con tus palabras y sentimientos. Felicidades Jorge, has interpretado genialmente la película, y lo mejor de todo sin spoilers… Un saludo y larga vida al UCM

    • Jorge Luis García permalink*
      09/05/2018 0:02

      Pues no sabes cuánto nos alegran comentarios como el tuyo, Alejandro. Un saludo y no dejes de montar en el Cadillac, aunque no siempre puedas estar tan identificado como en esta ocasión con nuestras humildes opiniones.

  5. Evel permalink
    12/05/2018 18:45

    “…que la pantalla se convirtiera en un caos ingobernable plagado de fan-service sin orden ni concierto y con mucho figurante sin nada que aportar salvo alguna pose molona”…. me suena, me suena de algún lado jaja, muy buena reseña, es un placer leerla.

    • Jorge Luis García permalink*
      17/05/2018 0:58

      Muchas gracias, Evel. Un saludo con retraso.

Trackbacks

  1. “Han Solo”: un hombre, un wookie y un destino. | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: