Skip to content
Anuncios

“Lazaretto”: Jack White encuentra su zona de confort

09/06/2014

jack white lazaretto

Dice la recurrente Wikipedia que “en el ámbito de la psicología, la zona de confort es un estado de comportamiento en el cual la persona opera en una condición de ansiedad neutral, utilizando una serie de comportamientos para conseguir un nivel constante de rendimiento sin sentido del riesgo”. No es una buena señal que a alguien al que se le presupone uno de los mayores talentos musicales del siglo XXI se acomode, aunque en ese refugio firme un disco notable.

Las primeras líneas a lomos del flamante Cadillac Negro del arriba firmante, seguidor confeso del artista que nos ocupa,  osan arremeter (suavemente) contra el último disco de Jack White, ‘Lazaretto’, su segundo trabajo en solitario después de sus proyectos en White Stripes, Raconteurs, Dead Weather y ‘Blunderbuss’, su debut sin banda en el año 2012. Y es esa condición de fan la que frustra en parte las expectativas, y la que hace tratar un  buen disco, un gran disco quizás, como una oportunidad fallida.

·

‘Blunderbuss’ marca el punto de partida de ‘Lazaretto’, justo donde aquel se quedó parte esta nueva entrega, firmando una cómoda continuación, más compacto, más corto, evitando así parte de las irregularidades de las que adolecía su estreno en solitario. El de Detroit insiste en su recolecta de estilos, desde el rock ‘n roll más clásico hasta el country y el folk, escarbando en las raíces, todo ello pasado por un más que reconocible filtro presente ya desde su inicios a finales de los 90 junto a su hermana-mujer en los añorados White Stripes, si bien en esta ocasión los sonidos sureños encuentran más espacio que el blues&soul tan protagonista en su predecesor. En cuanto a la temática de las letras, cuenta el propio White que tuvo cierto conflicto con las musas para la gestación de este álbum, problema que resolvió tirando de escritos y poemas paridos en su adolescencia. No parece un buen punto de partida, y de hecho los textos, que casi nunca son su punto fuerte, vuelven a evidenciar algo de falta de inspiración.

Sin embargo, todo lo dicho anteriormente salta por los aires cuando comienza a sonar  ‘Three women’, un luminoso rock’ n roll con duelo de riffs de guitarra y piano a lo New Orleans, recreando una frívola historia de amor que se convierte en el digno trallazo con el que Jack White acostumbra a abrir sus discos. A continuación, ‘Lazaretto’, el primer single, mantiene el nivel de energía hasta que a mitad de canción rompe reglas (quizás por primera y única vez en todo el álbum) y el tema se adentra en terrenos más experimentales, incluyendo un distorsionado punteo marca de la casa. Con ‘Temporary ground’  llega la primera caricia, una tonada folk pastoral cantada a dúo con Ruby Amarfu y con una importante presencia de cuerdas. Tras este pequeño respiro, la joya de la corona, ‘Would you fight for my love?’, la canción más oscura y dramática de toda la colección, y la que más se aleja de lo esperado (y ya conocido). Con un inicio que bien podría recrear el preámbulo de un duelo al amanecer, el piano toma el protagonismo para hacer cabalgar a la melodía entre coros endemoniados hasta un poderoso estribillo que quizás marca el punto álgido de todo ‘Lazaretto’. Semanas antes de publicarse el álbum se adelantó ‘High ball stepper’, un más que aceptable tema instrumental con el que dar rienda suelta a una excitante colección de riffs y que no supone para nada un relleno.

·

‘Just one drink’ podría entroncar con los Rolling Stones de ‘Exile on Main Street’, siendo un buen y juguetón country-rocanrol que da muestras de la facilidad que posee Jack White para crear pequeñas joyas. Y es que este tema podría servir de ejemplo de las posibilidades compositivas de un músico que aspira a codearse con los clásicos pero que por el momento disfruta recreándose con ellos.

‘Alone in my home’ se inicia con unas notas de piano que recuerdan a los temas menos inspirados de su predecesor ‘Blunderbuss’. La canción, agradable, presenta un nuevo juego de voces y melodías que sin embargo no quedará entre lo más destacado del disco. A estas alturas, ‘Entitlement’ confirma el bajón de nivel que ha sufrido el álbum. Se trata de la composición más Nashville, un típico tema country de los que tanto gustan a Jack White. Por suerte, aún quedaba en la récamara una última bala. ‘That black bat licorice’ nos saca del letargo a base de riffs, sintetizadores y una desatada melodía. ‘I think I found the culprit’ retoma la atmósfera de ‘Would you fight for my love?’, si bien no alcanza las cotas de la anterior, con los coros de nuevo haciéndose con la canción, y reafirmando que en cuanto Jack White se ha apartado de lo fácil, de lo esperado, de lo que le sale sin pestañear, han llegado los momentos más agradecidos del disco. ‘Lazaretto’ se cierra con ‘Want and able’, una nana que a cualquier seguidor del músico le sonará a ya escuchada, y que no consigue cerrar por lo alto.

Tras reinventar el garaje rock con White Stripes y encumbrarse desde entonces como uno de los nombres a seguir a cada paso que da, con ‘Lazaretto’ ya ha quedado más que definido el nuevo traje de Jack White, (quienes sigan buscando en su música únicamente los zarpazos y la energía de antaño deberán de confiar en la rumoreada vuelta de Dead Weather),  disco que a buen seguro estará en muchas de las listas de lo mejor del año, pero que tampoco es la gran obra que tantas veces ha rozado.

Jack White

*Si de algo no es sospechoso Jack White es de su amor por la música, del cuidado por los detalles, de intentar revitalizar (o resucitar) el gusto por comprar discos. Esto lo demuestra la espectacular edición en vinilo que ha preparado para los más melómanos. En el vídeo incrustado a continuación se explican los numerosos detalles/extras/marcianadas que incluye la versión Ultra LP de ‘Lazaretto’.

 

·

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Jorge Luis García permalink*
    10/06/2014 21:13

    Felicidades, Sergio, por tu debut en el Cadillac con esta gran reseña de “Lazaretto”, que espero que sea la primera de muchas más. Coincido con tu apreciación de que Jack White ha encontrado su nicho, su zona de confort, pero yo soy menos crítico que tú. Es cierto que este tipo da la sensación de poder dar mucho más, pero también me parece que no se obsesiona con firmar su GRAN disco y eso, además de ser muy saludable, contribuye a que en sus álbumes se respire un agradecido clima de espontaneidad y frescura. En general creo que “Lazaretto” me gusta más que “Blunderbuss” porque, como apuntas, es más compacto y esquiva algunas de las irregularidades de su anterior largo. A mí sí me seduce su faceta “nashville”, por lo que me encuentro muy a gusto en temas como “Temporary ground” o “Entitlement”, aunque echo en falta algún corte más en la linea enérgica de “Lazaretto”, el single (muy fan de esa línea de “Yo trabajo duro, como en madera y yeso”), “Three women” o “Just one drink”. Es un disco que entra fácil y que, al menos en mi caso, dan ganas de volver a poner inmediatamente. De momento sí está en mi top del año. Un saludo y seguimos leyéndonos por aquí.

  2. Sergio Almendros permalink*
    10/06/2014 22:32

    gracias por tus palabras, camarada. es cierto que en un principio me inundó una sensación de cierta frustración, pero también es verdad que obviando que espero siempre mucho mucho de este tipo, el disco es cojonudo y será de mis favoritos del año con toda seguridad. pero él puede dar más. y cuando alguna vez sorprenda ya será el copón!

  3. José Manuel Loscertales permalink*
    11/06/2014 0:26

    Sergio, me han encantado estas primeras millas contigo al volante.
    Gracias por brindarnos este detallado análisis del disco (que, personalmente, no me cuesta reconocer que desconocía su reciente lanzamiento).
    Es mérito tuyo (y de los dos buenos temas que has incluido) el que ahora mismo lo esté escuchando al completo.

    Gracias de nuevo y sigue pisando a fondo.

    • Sergio Almendros permalink*
      11/06/2014 0:41

      muchas gracias compañero. al final muchas veces sólo se trata de eso, difundir, compartir y cuestionar.
      espero tus primeros acelerones.

  4. Arzu permalink
    11/06/2014 13:21

    ¡Bienvenido a ti también, Sergio!

  5. Anónimo permalink
    23/06/2014 20:39

    Es una muy buena conexion con Blunderbuss, me costo digerirlo un poco mas que su antecesor, pero es Excelente.-

    • Sergio Almendros permalink*
      23/06/2014 22:45

      parece que hay unanimidad en cuanto a que es un disco muy continuista, demasiado quizás. también he de decir que con el tiempo me gusta cada vez más, a pesar de que seguro que el tipo este puede brindar cosas aun mejore.
      un saludo

Trackbacks

  1. Nuestros discos de 2014 | El Cadillac Negro
  2. The Dead Weather y Hollywood Vampires, los dos últimos supergrupos supermolones | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: