Skip to content

“Breaking Bad”, adictos al cristal azul

08/03/2012

Hay series que en su primera temporada ya han dicho todo lo que tenían que decir. Suelen ser productos que parten de una idea muy interesante, la desarrollan con eficacia, a veces incluso con brillantez, consiguen generar mucho ruido y una vez contado lo que tenían que contar se dedican a sumar temporadas, a cada cual más alejada de la inspiración inicial, bien intentando estirar la trama de manera agónica y cada vez más absurda o bien repitiendo la fórmula con más o menos fortuna hasta dejarla seca. Suelen terminar siendo una parodia de sí mismas y da cierta lástima comprobar que aquello que una vez seguiste con cierta devoción acaba convirtiéndose en algo rutinario o directamente vergonzoso. Son series como “Prison Break” o “Héroes”. Luego están aquellas que desde el principio adviertes que tienen algo más, algo especial, pero de las que intuyes que lo mejor está por venir. Son series más reposadas, de digestión más lenta, que no muestran todas sus cartas a las primeras de cambio, que exigen al espectador una implicación, un compromiso, que luego, con el paso de los episodios y de las temporadas, se ve recompensado con creces. Son aquellas en las que compruebas con cada “season-finale” que el listón no solo se ha igualado sino que se ha subido un par de centímetros más. Son series que, cuando echas la vista atrás, te das cuenta de que han desarrollado una dimensión de obra magna, compleja, importante. Son series como “Los Soprano”, “The Wire” o “Breaking Bad”.

Tardé en llegar a la obra de Vince Gilligan para la AMC. Durante meses escuché contar maravillas a personas que la habían visto y que me decían que era lo mejor que le había pasado a la TV en mucho tiempo. Me dio por desconfiar. ¿Tan buena como “Mad Men”? ¿Tan buena como “Los Soprano”? Imposible, me decía. No fue hasta que un buen y viejo colega me agarró casi literalmente por el pescuezo y me obligó a ponerme con ella que me di cuenta de que era verdad. “Breaking Bad” está a la altura de las más grandes. Es lo mejor que se puede ver en televisión hoy por hoy y desafío a cualquiera a que se meta en vena sus cuatro temporadas e intente rebatirme.

Hablamos de una serie que desde su primer capítulo se revela especial y distinta. La historia de Walter White, un profesor de química de mediana edad, casado, con un hijo minusválido y otro que está por llegar, al que diagnostican un cáncer pulmonar terminal y que decide valerse de sus amplios conocimientos de química y de la colaboración de un antiguo alumno para producir metanfetamina de forma clandestina e intentar asegurar así el futuro de su familia, es atractiva ya de inicio. Pero no es solo eso, es la puerta de entrada a un universo crudo y sórdido, aunque extrañamente adictivo. “Breaking Bad” es una exploración de largo recorrido de los límites de la moralidad humana, de las miserias y oscuridades más íntimas de la naturaleza del hombre, sin concesiones, sin red y sin temor a lo que se pueda descubrir. Con influencias bien asimiladas de los mejores Coen, del espíritu HBO e incluso de “El padrino”, “Breaking Bad” habla de los grandes conceptos del Hombre (amistad, lealtad, traición, soledad, culpa, ambición, codicia) a través de una mezcla de tonos y géneros sencillamente genial. Aquí tenemos desde la acidez y mordacidad de la comedia más negra hasta la violencia seca del thriller gangsteril, pasando por el western más desquiciado, un suspense digno de Hitchcock y el drama más auténtico, libre de sentimentalismo barato. La combinación termina siendo una bomba tan pura como el cristal azul que fabrican los protagonistas. Casi habría que hablar de un nuevo género para definir a “Breaking Bad”, tan clásica y tan moderna al mismo tiempo, tan personal, tan a su bola.

La serie es también a uno de los estudios de personaje más complejos y brutales realizados en la historia de cualquier medio. Walter White es Bryan Cranston. Y Bryan Cranston es DIOS. Lo que hace este actor, visto anteriormente en “Malcolm in the middle”, es sencillamente apabullante. La maestría e inteligencia con la que, progresivamente, temporada tras temporada, viene plasmando la transformación de un pobre hombre apocado, superado por una vida que no ha estado a la altura de sus expectativas y que intuye que alberga algo más en su interior, en un contradictorio, ambiguo, desesperado y trágico antihéroe que le coge el gusto a vivir al límite, no tiene parangón. Siempre encuentra una mirada distinta, un gesto nuevo que le permite seguir descubriendo dobleces desconocidas en el corazón de su personaje. Los tres años consecutivos ganando el Emmy ante actores como Jon Hamm, Hugh Larie o Michael C.Hall son probablemente la decisión más justa que ha tomado una Academia en décadas.

Pero aún siendo mucho, “Breaking Bad” no se queda en Walter White. Porque a pesar de que esto podría ser un “one man show”, la función no estaría completa sin el gran elenco de personajes secundarios que le arropan. Desde ese entrañable Jesse Pinkman cada temporada más imprescindible que la anterior (enorme también Aaron Paul), hasta la íntegra y cabal esposa Skyler White, pasando por el testarudo agente de la DEA y cuñado de Walter, Hank Schrader (¿no es Dean Norris una especie de Jack Nicholson rapado?), los caracteres de esta serie poseen cada uno su propia identidad, bien establecida, y con su propio (y revelador) recorrido, lo que no hace sino enriquecer aún más esta maravilla. Además, alguno de los añadidos en temporadas postreras llega a rivalizar con el dúo protagonista en cuanto a carisma y capacidad de fascinación. Incluso el espacio físico en el que se desarrolla la serie, ese asfixiante Albuquerque entre realista y alucinado, se convierte en un personaje más, funcionando muchas veces como un paisaje abstracto que contribuye a acentuar el tono surrealista de la historia.

Mención aparte merece el equipo de guionistas, que dan forma a un enorme e impredecible puzzle en el que cada pieza acaba teniendo perfecto sentido, en el que todos los detalles suman, ni una línea de diálogo sobra y todos los silencios, gestos y miradas importan. Digámoslo ya: Hay más cine en un episodio de “Breaking Bad” que el que encontraremos en la mayoría de estrenos cinematográficos de la semana. Esta obra maestra es toda una montaña rusa de sensaciones y emociones, que te puede llevar en una calma tensa durante tres episodios para lanzarse en el cuarto cuesta abajo y sin frenos. Su intensidad es brutal; su onda expansiva, infinita; su capacidad de reinventarse, inagotable.

Como todas las grandes series, “Breaking Bad” terminará antes de venirse abajo o perder la inspiración. Gilligan ha confirmado que solo habrá 16 episodios más, que podrían dividirse en dos tandas. Ya hablaremos de ello en el Cadillac cuando toque. Aunque nos duela, a mí me parece correcto enfilar el final. No es que tenga miedo a que fastidien lo que hasta el momento es de matrícula de honor, pero pienso que la única forma de superarse a sí misma y terminar por todo lo alto es encarar la conclusión, que se adivina inevitablemente oscura. Después del magistral, absolutamente apoteósico, final de la cuarta temporada (y ese escalofriante último plano, ¡bitch, qué plano!), los fans, que cada vez somos más (porque si pruebas esta droga y no te enganchas es que algo va mal contigo), no podemos estar más ansiosos. Seguimos viendo series porque tenemos que llenar el vacío -algunas durarán lo que dure su primera temporada; otras insinuarán una grandeza que tendrá que ser confirmada-, pero sabemos que hasta que no tengamos una nueva dosis (la definitiva) de nuestro cristal favorito nada será suficiente.

Acerca de estos anuncios
25 comentarios leave one →
  1. 08/03/2012 11:35

    ¡¡ PLAS, PLAS, PLAS, PLAS !!.
    Me costó convencerte, bicho…pero el resultado no ha podido ser más satisfactorio (para ambos).

    Llegué a esta serie de pura casualidad..buscando entre episodios-piloto una serie digna a la que dedicarle 10 horas.
    A diferencia de “BB”, el resto de series empecé a verlas cuando ya sabía que eran joyas (hablo de “Mad Men”, “Los Soprano”, “The Wire”, “Perdidos”, etc).

    En el cuarto episodio, ya me estaba preguntando con qué malditas series insulsas había estado perdiendo el tiempo mientras este prodigio de la TV yacía fragmentado en mi disco duro.

    Hay una palabra que has alejado de tu redacción, (sospecho que voluntariamente): “Heisenberg”
    Ese alter-ego en la sombra durante las primeras temporadas, pero a estas alturas completamente desatado (“I am the danger! (…) I am the one who knocks!”).

    Esta crítica es otra capa de brillante cera recién aplicada a vuestro reluciente Cadillac.
    Impresionante serie y estupenda crítica.

    Un saludo a todos.
    ALFA.

    P.D.: Ding!…ding!…ding!…ding!…ding!…ding!…ding!…

  2. Jorge Luis García permalink*
    08/03/2012 19:10

    Muchas gracias, Alfa, ya sabes que esta serie te la debo a tí. Efectivamente, he obviado voluntariamente esa palabra que nombras en el post, así como cualquiera de las frases míticas, porque he intentado “espoilear” lo menos posible (no sé si lo habré conseguido). Aún así, no me he resistido a colgar ese mítico dibujito ;-)
    El objetivo que tenía es que la gente que no conozca “Breaking Bad” se anime con ella (siguiendo tu legado) y los que ya la conocen puedan estar de acuerdo (¿o no?). Cuando arranque la 5ª temporada estaremos ahí para comentar ya sin miedo a lanzar spoilers a cascoporro.
    Un abrazo!

  3. Rodrigo Martín permalink*
    18/05/2012 17:11

    Pues sí, macho, ya te dije que no me leería este post hasta haber visto el final de su cuarta temporada. Tu artículo impecable, como siempre, podía haberlo leído antes ya que lo has hecho maravillosamente bien para no destripar nada, pero prefería degustarlo en su totalidad estando de igual a igual contigo que cuando lo escribiste.

    /SPOILERS/ SPOILERS / SPOILERS/ O NO… / Y como no podía ser de otra forma, por supuesto que la season finale me dejó con el culo torcido… aunque ya adiviné ese plano final antes de ver el capítulo. Bueno, no el plano en sí mismo, pero sí lo que representa. Le dije a Gema antes de dar al play: “A ver si al final resulta que…”. Ya sé que muchos también lo averiguarían en su día, pero dejadme que me sienta orgulloso, que últimamente me gusta jugar a guionista mientras voy viendo las series. Eso sí, el momento en el que el título del capítulo, “Face Off”, cobra todo su sentido, no lo olvidaré en la vida. Qué jodida maravilla, Jorge y Alfa, qué podemos encontrarnos después de esto… Sea lo que sea, venga lo que venga, Heisenberg nos acompañará también el resto de nuestras vidas, y sentiremos un estremecimiento culpable cuando recordemos ese “Stay away from my territory”, ese “I am the danger! I am the one who knocks!” o ese “I won”. Lo dicho, volveremos a la carga con el inicio de su quinta temporada (¿me pareció leer julio por ahí?) y será un placer leer a Jorge desatado cual Heisenberg, soltando sopilers a cascoporro!

    • Jorge Luis García permalink*
      18/05/2012 23:52

      SPOILERS/SPOILERS/SPOILERS//SPOILERS
      Rodrax, sabía que “Breaking Bad” no podía decepcionar a un exquisito degustador de series como tú. Yo reconozco que a mí el plan de Heisenberg me pilló desprevenido. Me engañó totalmente igual que a Jesse Pinkman. No se me pasó por la cabeza que llegaría a ese extremo de perversidad maquiavélica y cruel amoralidad, pero después de ese plano final ya no hay vuelta atrás para Walter White. Y el momento “face off” se queda grabado para siempre en la retina, bueno, eso y el careto de Héctor Salamanca solo unos segundos antes. Efectivamente, la quinta temporada regresa en julio (a menos que se tuerzan las cosas) y se dividirá en dos tandas. ¿Qué podemos esperar? Pues que “Breaking Bad” cierre el círculo sobre sí misma por todo lo alto. Será muy duro decir adiós para siempre a Heisenberg, Skyler, Hank y Pinkman, pero, como decía en el post, la mejor forma de superar su propio listón es enfilar el final, que no me cabe duda de que será apoteósico como mínimo. ¡Nos vemos en la previa de la 5ª!

  4. Axi permalink
    22/05/2012 11:30

    No por falta de ganas, pero sinceramente creo que no hace falta una quinta temporada para cerrar una historia tan redonda.

    SPOILERS/SPOILERS Cierto que queda por resolverse el juego del gato y el ratón entre Hank y Walter, pero prefiero quedar marcado por ese apoteósico “I won” e imaginarme todo lo que podría pasar en el futuro, que terminar decepcionado por una conclusión forzada estilo Los Soprano o Perdidos (“We’ve gotta go back to the island”, ÉSE fue el verdadero gran finale de Lost). Además, Heisenberg lo deja claro, ha ganado la partida, ha sido más listo que todos los demás. Por una vez, dejen que ese antihéroe (o antivillano?) amoral se salga con la suya. Ocurre en la realidad, los malos no siempre pagan. FIN SPOILERS

    En todo lo demás, de acuerdo. Breaking Bad es si no la mejor en su género (con todo respeto por la grandiosa The Wire), sin duda una de las principales obras maestras de la ficción televisiva. Una descripción íntima y desgarradora de la miseria humana, un descenso al infierno psicológico, emocional y moral sin paliativos, y uno de los mejores retratos de la transformación del cordero ordinario en un lobo sanguinario e insaciable. Y sin embargo, todos amamos a Walter y a Pinkman, y queremos que terminen venciendo.

  5. Rodrigo Martín permalink*
    22/05/2012 16:25

    SPOILER / SPOILER / SPOILER / Es cierto que el final de su cuarta temporada, con un momento tan álgido que será muy difícil de igualar, podría ser como apunta Axi una conclusión más que convincente también para la historia… pero yo sigo confiando ciegamente en Vince Gilligan, un tipo que hasta ahora ha llevado la serie con un pulso magistral, situándola en unas cotas de intensidad y de calidad casi inimaginables. Y no deja de haber más de un cabo suelto, como esa persecución de Hank a Walter (intuyo que al final, de algún modo, acabará cazándole) y esa relación entre Walter y Jesse, en la que de algún modo tendrá que aflorar todo lo que ha sucedido hasta ahora… No sé, no me importaría que Heisenberg al final se saliese de alguna manera con la suya, es verdad, los malos no siempre pagan, pero lo dudo bastante. Jesse, sin embargo, es en el fondo el personaje más sufridor y al que más putadas le han sucedido desde que comenzó la serie, por lo que albergo esperanzas de que merezca salir bien parado, al final de todo. No sé muy bien por dónde tirará ahora la cosa, pero me da que tiene que haber consecuencias al sur de la frontera, y quizás lleguen noticias de esa enigmática empresa alemana que controlaba “Los Pollos Hermanos”… Las respuestas, por suerte, empezaremos a tenerlas no tardando mucho, a partir del 15 de julio. Aunque no sé si me convence del todo eso de tener que esperar luego a la resolución definitiva en 2013, pero lo dicho, por el momento confianza absoluta en Gilligan!

  6. Jorge Luis García permalink*
    23/05/2012 0:42

    Axi, gracias por tu comentario.
    SPOILER/ SPOILER/ SPOILER/ SPOILER
    Coincido en que el final de la cuarta temporada podría ser el final de la serie y sería grandioso, pero si lo piensas bien, la propia naturaleza de la historia que nos han contado exige un final con Hank cogiendo a Heisenberg y Jesse descubriendo todos los engaños de su mentor. En cuanto a la conclusión, yo apostaría por Heisenberg saliendo triunfante pero pagando un precio muy alto (y con el cáncer acechando a la vuelta de la esquina). Sea como sea, como bien dice Rodrax, la confianza en Gilligan es absoluta. Que la caguen con el final no entra en mis cálculos. Un saludo!

  7. Corocota permalink
    24/05/2012 20:12

    Saludos.
    En primer lugar felicitarte por el artículo,en líneas generales es muy bueno y respetuoso con la serie y con los que no la hayan visto o estén en ello,y se que es difícil pues te dan ganas de contarlo todo jeje.
    Yo sólo quiero contar mi experiencia,no soy para seguidor de ninguna serie.Decir que la serie que vi entera fue kile XL.las demás las empezaba y me terminaba aburriendo,o veía cosas absurdaso o más de lo mismo,o me volvían loco para entenderlas otras,vamos,que de seriesme nada de nada,por lo penal .
    Cierto día cayó en mis manos Breaking Bad,y yo me tuve que rendir ante lo mejor,más adictivo y fue como encontrar mi obra maestra…dije! Ya me puedo morir !
    Es sencillamente espectácular,tiene una gama de personajes inigualable,los decorados y lugares de rodaje magistrales,el guión impresionante,es que me quedo corto.
    Me gustaría saber cuando estaría en castellano pues se habló de que la podían estrenar a doble estreno.primero inglés y después castellano en la Amc.pero aún no se nada,sí sabéis algo me podrías informar.
    Un saludo y felicidades por el artículo.

    • Jorge Luis García permalink*
      25/05/2012 2:03

      Corocota, muchas gracias por los elogios al artículo y por tu aportación. Respecto a lo del doblaje en castellano, me temo que no te puedo ayudar. En El Cadillac Negro hace tiempo que nos acostumbramos a ver las series en inglés con subtítulos (benditos sean los tipos que pierden horas y horas en hacerlos). De todas formas, escuchar a Heisenberg en su idioma original no tiene precio. Yo te animo a que te pases al inglés. Un saludo y no dejes de volver al blog!

  8. Hal Wilkerson permalink
    29/06/2012 20:53

    Cuando sea más joven, quiero ser como Heisenberg.

    PD: Este verano re-visionado completo.

  9. ibero permalink
    09/07/2012 14:20

    hola señores,haber voy a ser rapido y contundente con esta serie,uuumm como empezar.brutal,impresionante,impredecible,cruda,real,en mi podium de todas las que e visto.

  10. Jorge Luis García permalink*
    11/07/2012 0:31

    Hal e ibero, muchas gracias por vuestros comentarios. Deseando ya que arranque la 5ª temporada. Ya aviso de que en El Cadillac Negro le haremos un seguimiento especial al imparable descenso a los infiernos de Heisenberg. Un saludo.

  11. 05/09/2012 3:18

    Tengo el orgullo de decir que empecé a ver esta serie desde que emitieron el primer episodio!
    Se ha convertido en un imprescindible en mi vida.
    Sé que debe terminar ahora mientras está en la gloria y no arriesgarla a hundirse en la continuidad, pero no quiero que se termine!!
    El domingo pasado emitieron el último episodio de la primera mitad de la 5 (y última) temporada. Soberbio!

  12. sergio almendros permalink
    23/10/2012 11:29

    acabo de finalizar la cuarta temporada, así que imaginaréis el cúmulo de sensaciones y euforia por el que estoy pasando,
    no sé por donde tirará la quinta temporada, porque poco queda ya (o no) por desenredar, varias tramas, sí, pero nada que no pudiera quedar así, tal cual.
    el único pero, la muerte de gus. tanto por su desenlace (no me convenció que saliera como si nada de la habitación, aunque luego el plano frontal es brutal) como por el hecho de que desaparezca ese gran personaje.

    • Jorge Luis García permalink*
      24/10/2012 1:33

      Hola, amigo Almendros, te ha costado llegado pero ya estás aquí. Supongo que ya sí que te habrá quedado totalmente claro por qué insistía tanto en que no debías perderte esta serie. Ciertamente, el final de la cuarta temporada bien podía ser una conclusión perfecta… de no ser porque en lo que llevamos de quinta el nivelazo sigue por todo lo alto. Estoy contigo en que la pérdida de Gus es dolorosa, pero en los capítulos que tienes por delante hay un personaje que ya conoces que está muy cerca de robarle el protagonismo al mismísimo Heisenberg. Disfruta de lo poco que te queda y nos vemos aquí: http://elcadillacnegro.com/2012/09/04/breaking-bad-y-el-precio-del-poder/

  13. 22/11/2012 5:59

    La.serie es apoteósica. Coincido plenamente en la.influencia delos coen ,del.padrino etc. El.tratamiento de.los.personajes es fantástico. Y es cierto que en breaking hay más cine que en cualquier película de unos años para aka. Cuando acabe le dedicaré unas líneas en mi blog pero me has jodido porque.pienso exactamente lo mismo que tu de la serie. Para mi ,la mejor serie de todos los tiempos. Breaking me llegó por el boca a boca y es sorprendente que ningún lumbrera de a3 o t5 o.cuatro o.la sexta la metiese en su parrilla . Yo tb hablo de wwhite refiriéndome a el.como dios jajajaja , tu crítica me deja una sensación de dejavu que si yo hiciera una me saldría igual y parexeria un plagio de la tuya jaajajaja

    • 22/11/2012 6:06

      Y es un descojono la media.sonrisa estilo heisenbergh que se te queda cuando la.gente habla de ” series buenas” que ven tipo walking dead,big bang teory ,perdidos,dexter etc y sabes que tu vas a otro nivel y que el.mejor cristal es.el.de Walter white

      • Jorge Luis García permalink*
        23/11/2012 1:47

        Hola dante, muchas gracias por dejarnos tu aportación. Siento haberte quitado las palabras de la boca, pero es que son las que muchos tenemos en mente desde que quedamos abducidos por esta fantástica serie, no diría alegremente que la mejor de la historia (porque hay muchas y muy buenas, y también un momento para cada una), pero probablemente sí la mejor de las que aún están en antena. Por cierto, creo que alguna temporada de “Breaking Bad” sí fue emitida hace tiempo por lasexta, eso sí, en horarios intempestivos y con muy poca vista para sacarle partido a un producto tan demoledor. Saludos, y cuando tengas ese post cuelga un enlace por aquí.!

Trackbacks

  1. “Un lugar donde quedarse”… en la parra « El Cadillac Negro
  2. “Mad Men”, tiempos modernos « El Cadillac Negro
  3. “Red State”: Kevin, tenemos un problema… « El Cadillac Negro
  4. Las luces de la redacción se encienden en “The Newsroom” « El Cadillac Negro
  5. “Weeds”, el colocón más largo « El Cadillac Negro
  6. “Breaking Bad”, el juego de Heisenberg « El Cadillac Negro
  7. ‘Argo’: Ben Affleck al rescate…de Hollywood « El Cadillac Negro

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: