Skip to content
Anuncios

“Birdman”: Cine de aquí y de ahora, de siempre

19/01/2015

birdman michael keaton

No son de extrañar las recientes declaraciones de Alejandro González Iñárritu en las que advierte del marcado tinte autobiográfico de su última película, ‘Birdman’, especialmente en lo referente a la psicosis de autoestima que sufre su protagonista. El cineasta mexicano irrumpió con la delicadeza de un terremoto en el panorama internacional con una obra tan impactante como ‘Amores perros’, que le trasladó de golpe al primer escalafón cinematográfico. Sus siguientes pasos, ya inscritos en la industria estadounidense, ’21 gramos’ y ‘Babel’ también obtuvieron, pese a unas cuantas voces divergentes, un amplio reconocimiento crítico. Sin embargo, de repente, su fórmula, en agonizante asociación con el guionista Guillermo Arriaga, de puzzles temporales y dramatismo exacerbado parecía agotada, seguramente más por el insondable cambio de las modas y los afectos que por verdaderos deméritos cinematográficos. La situación no cambió demasiado con ‘Biutiful’, su acercamiento a España y el comienzo de su nueva etapa sin Arriaga, con una obra muy estimable por momentos pero irregular y algo excesiva en ambiciones. Todo parecía dispuesto para que González Iñárritu se convirtiera en un nuevo Fernando Meirelles, otra revelación latinoamericana al que le ha pesado demasiado una inicial obra maestra como ‘Ciudad de Dios’. Por ello, el estreno de ‘Birdman’ supone una alegría tan grande, porque supone una recuperación por todo lo alto. Iñárritu ha acertado de pleno rescatando sus mejores virtudes -su virtuosismo visual, su excelente manejo de la cámara en mano, su pulso nervioso, enfebrecido- para trasladarlas a un nuevo escenario: la de la comedia dramática ambientada en el mundo del teatro, que resulta una improbable pero muy afortunada combinación del humor frenético de ‘¡Qué ruina de función!’, el dramatismo de la ‘Opening Night’ de John Casavettes y el desbordante surrealismo de los mejores momentos del guionista Charlie Kaufman con Spike Jonze y Michel Gondry.

‘Birdman’ no pasará a la historia por la originalidad de su argumento. El intento de redención del actor Riggan Thomson, de gran éxito en el pasado gracias a encarnar al superhéroe Birdman, con un montaje teatral de una obra de Raymond Carver, es un tipo de historia bastante explotado en cintas como ‘The Wrestler’. Sin embargo, acierta González Iñárritu al hacer de su protagonista, agobiado por la enorme distancia entre sus aspiraciones vitales y su situación actual y por una tormentosa voz interior, un intérprete, una profesión en la que los cambios de estados de ánimo son constantes y en la que el ego está en un continuo zozobrar. De este modo, iremos descubriendo como todos los compañeros de función y el resto del entorno  de Riggan están repletos de miedos e inseguridades por resolver. Al mismo tiempo, se escenifica el cambio de paradigma y la banalidad que han provocado las redes sociales, un estado de las cosas en el que nos movemos entre arenas movedizas, en el que puede valer más cualquier suceso intrascendente que largos años de carrera, y, ya de paso, mete una contundente pulla a los críticos de arte (y aquí nos ha tocado la patata a los hacedores de este blog).

Birdman Michael Keaton

Es su radical propuesta formal la que hace tan grande a ‘Birdman’. El director de ‘Amores perros’ estructura todo el filme mediante un portentoso plano secuencia ‘ad infinitum’ (aunque con cortes disimulados) que, mediante una cámara nerviosa que atosiga en los pasillos y camerinos del teatro a los personajes, se convierte en una frenética sucesión de inmisericordes secuencias intimistas, una brillante comicidad explicitada en dos escenas simplemente magistrales y unos diálogos excelentes (certeros e inolvidables los que protagonizan los personajes de Edward Norton y Emma Stone, deliciosamente sarcásticas las alusiones al Hollywood actual), todo ello perfectamente punteado por la enloquecida bateria jazzística de Antonio Sánchez. Una mezcla explosiva, de un virtuosismo extremo, que logra encajar con perfecta alquimia todos sus diferentes elementos en su justa medida y que, en definitiva, constituyen una hora y media del cine más fresco, excitante y contundente visto en mucho tiempo.

Birdman Edward Norton Emma Stone

El filme arriesga en su algo más controvertido tramo final, abandonando su tono coral, y de paso mutando radicalmente su banda sonora, para centrarse en el personaje de Riggan y adentrarnos en un psicologismo surrealista del que Iñárritu logra salir más que indemne al brindarnos un festín de imaginación visual al alcance de muy pocos cineastas actuales (y, curiosamente, dos de ellos serían sus compatriotas Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro… el tequila debe favorecer la creatividad una barbaridad).

Es prácticamente imposible encontrar un actor más adecuado para un personaje como es Michael Keaton con Riggan Thomson. Aparte de las más que obvias similitudes de sus carreras, el Batman de Tim Burton es ideal para encarnar un papel de tipo hosco y atormentado y, más allá de su excelente labor, nos evidencia lo que ya sabíamos: que Keaton es un gran actor (sobre todo en roles excesivos como los de ‘Bitelchus’ y ‘Mucho ruido y pocas nueces’) al que su discreto físico le cerró muchas puertas en la industria. Pero no solo de Keaton vive ‘Birdman’. El verismo de la propuesta necesitaba de un virtuoso reparto y a fe que el casting fue de lo más acertado. A Emma Stone y Naomi Watts les basta unas pocas escenas para mostrar su extraordinario talento, pero los grandes favorecidos son los actores masculinos. Un exultante Edward Norton da vida a un insufrible y desternillante actor del Método en su mejor papel en muchos, demasiados años, mientras que Zach Galifianakis cambia radicalmente de registro y su contenida interpretación del paciente productor de la obra confirma las sospechas de que no solo es un excelente actor de comedia.

Birdman Edward Norton Michael Keaton

‘Birdman’ afrontará en los Oscar un duelo en buena lid, y con muchas balas en la recámara, con ‘Boyhood’ y ‘El Gran Hotel Budapest’, en la que supone una de las ternas de favoritos más estimulantes que recordamos; tres propuestas formales arriesgadas, nuevas, que son plenamente cine de 2015, de aquí y ahora, pero también gozosamente atemporales, de esas que podremos ir revisando con el pasar de los años sin que se resientan lo más mínimo. Pero más allá de la presumible recolecta de estatuillas, el gran premio para ‘Birdman’ es haber conseguido resetear con éxito la carrera de Iñárritu. Ahora, habiendo conseguido realizar su mejor película, el futuro se le presenta esplendoroso a un cineasta realmente soberbio.

Birdman gif

 

 

Anuncios
19 comentarios leave one →
  1. 19/01/2015 12:19

    De todas las películas nominadas me parece que es la que está mejor dirigida. Me enganchó y entusiasmó. Quizás en algún momento baja el ritmo, pero los movimientos de cámara te hacen estar atento, tenso, con los ojos abiertos. Todos los actores están muy bien. Desde Naomi Watts, que casi nunca me ha gustado a Edward Norton, que hacía películas que no lo veía tan bien. Si no fuera por Eddie Redmayne, desaparecido en el papel de Hawking, Michael Keaton debería llevarse la estatuilla. Otra vez será.

    • Alberto Loriente permalink*
      19/01/2015 12:43

      Hola, Guillem

      Coincido contigo. ‘De las nominadas al Oscar este año, ‘Birman’ es mi favorita absoluta, pese a que me encantaron ‘Boyhood’ y ‘El Gran Hotel Budapest’.
      Yo no veo esos bajones de ritmo, pero es verdad que esa cámara inquieta, tensa, ese virtuosismo a la dirección te hace estar atento en todo momento.
      Si solo fuera virtuosismo formal, estaría bien, pero es que, además, el guión me parece cojonudo, plenamente vigente y actual, y las interpretaciones, con semejante material y semejante reparto, era casi imposible que fallaran. No estoy seguro de que Redmayne sea tan favorito ante Keaton…habrá que ver. Y Norton se ha encontrado una competencia brutal en su categoría de reparto, en otro año el Oscar tendría que ser para él sí o sí.
      Y, je, je, correré un túpido velo sobre lo que has dicho de Naomi Watts…una de mis actrices favoritas.
      Un gustazo comentar contigo

      Un saludo

  2. Salva permalink
    19/01/2015 15:50

    La veo, como “Boyhood” un poco sobrevalorada.A partir de cuando empieza a ver al “pajaro”, para mi gusto la peli flojea, y el final me pareció bastante malo, aún así hay más de una hora muy buena con momentos de notable descojone……Muy recomendable de todas formas.

    • Alberto Loriente permalink*
      19/01/2015 16:30

      Hola, Salva

      Lo bueno de ‘Birdman’, en mi opinión, es que tiene momentos para todo tipo de espectadores. A mi me encanta en su globalidad, pero entiendo que, si bien las escenas más cercanas a la función en sí son muy disfrutables para una gran mayoría, las que más se centran en el enredo psicológico del personaje de Michael Keaton pueden echar atrás a más de uno. De hecho, ya me han hecho comentarios similares en los últimos días.
      Como ya he dicho, a mi me encajan perfectamente las escenas con el ‘pajaro’ como metáforas sobre la batalla que se cierne en la psique del protagonista, y el poético final. De hecho, me mola mucho ese contraste con los fragmentos más puramente dialogados y creo que aporta una agradecida variedad. Sin embargo, puedo comprender que otros espectadores las condenen justamente por eso, por romper la unidad del filme.
      Y coincido contigo con lo del notable descojone, nunca creí que me iba a reir tanto y tan bien en una peli de Iñárritu, pero resulta que tenemos a todo un Woody Allen en potencia y, la verdad, es algo que agradezco. El exacerbado dramatismo de alguna de sus obras anteriores rozaba en ocasiones el ridículo.
      Un saludo

  3. Arzu permalink
    20/01/2015 2:06

    Una obra maestra.

    • Alberto Loriente permalink*
      20/01/2015 14:17

      No se puede decir más alto y más claro.
      Un saludo, Arzu

  4. 21/01/2015 22:59

    Muy buena crítica compañero. Me encantó “Birdman”. Aunque es verdad que la competencia con “El Gran Hotel Budapest” es dura, sobre todo en mi corazoncito (Ralph Fiennes sigue contando con mi devoción extrema, hay cosas que no cambian con los años…). Yo le agradecí a Iñárritu que nos metiera tan de lleno en un escenario. Hay momentos en los que sentía hasta el calor de los focos ;-)

    • Alberto Loriente permalink*
      22/01/2015 0:18

      Muchas gracias, Paloma, y encantado de encontrarte por aquí.
      Supongo que te habrás sentido especialmente aludida por ‘Birdman’, Coincido contigo que, aunque yo no tengo experiencia alguna en las tablas, recrea perfectamente el vértigo y el duelo de egos que debe suponer llevar al escenario una obra.
      Mentiría si digo que prefiero ‘El Gran Hotel Budapest’ a ‘Birdman’, pero sí me han alegrado especialmente las nueve candidaturas a la muy recomendable peli de Wes Anderson. Y sí Ralph Fiennes estaba excelente en su mejor papel en unos cuantos años. Ya lo merecía…
      Un abrazo!

  5. Xoloitzcuintles permalink
    22/01/2015 6:05

    Gran crítica. Yo tengo sensaciones algo dispares con este “Birdman” : no me ha parecido una experiencia tan intensa ni tan divertida como le leo a mucha gente, aunque cumple con creces en ese apartado, y luego en el discurso, por decirlo así (blockbusters, Hollywood, los críticos…) no sé si hay una idea coherente detrás o se han volcado muchas un poco al tuntún y a ver si cuela. Los momentos en los que aparece esto, que es con monólogos de Stone o de Keaton, los he visto muy exagerados, y francamente, no sé si forma parte de ese estado límite al que nos quiere llevar Iñárritu, parte de la caracterización de los personajes o verborrea aburrida sobre cosas que ya están muy trilladas.

    Si me voy a la caracterización, ahí sí que tengo palabras hermosas. A los personajes los unen sus inseguridades y su dependencia de la aceptación de los demás, algo que es terriblemente cierto en un trabajo como el de actor, tan expuesto a todo el mundo, compañeros, especialistas y público, y cada personaje responde a un estereotipo reconocible pero bien tratado : el encasillado, el problemático pretencioso, la novata… todo el reparto está estupendo y perfectamente escogido con ese juego meta que has comentado.

    Por último, tengo curiosidad por saber qué opináis sobre el final, que está dando mucho que hablar y el propio Iñárritu ha dicho que prefiere dejarlo a la libre interpretación. Parece claro que Keaton se libra de la lacra de Birdman, pero… ¿Realmente consigue lo que quiere, cuando su regreso a los focos le viene por el morbo de andar en calzoncillos por Times Square y dispararse de verdad en la obra? ¿Es una visión ilusoria justo antes de morir por el disparo?

    Un saludo.

    • Alberto Loriente permalink*
      22/01/2015 12:26

      Muchas gracias por los elogios y por comentar

      Viendo que coincidimos a la hora de elogiar la caracterización, pasemos a las discrepancias.
      En cuanto a que nos haya gustado más o menos, pues, como siempre, es cuestión de gustos, opinones e, incluso, de verla en un momento adecuado o no. Podrás comprobar que hay una riada de elogios y calificaciones de obra maestra sobre ‘Birdman’, entre las que me incluyo, y otro buen número ya sea de detractores, ya sea de los que piensan que no hay para tanto. Por lo menos, Iñárritu ha conseguido que todo el mundo hable de ‘Birdman’ y eso es mucho más de lo que consigue el 90% de los filmes que se estrenan.
      En lo referente a los diálogos sobre Hollywood, mi teoría es que Iñárritu pone en boca de sus personajes gran parte de su visión sobre el actual estado de la industria y hace un ajuste de cuentas sobre las dificultades de llevar a buen puerto sus producciones en comparación con la proliferación de películas dedicadas al público adolescente. Vamos, que se identifica con el protagonista en el modo de ver su profesión. Pero ésta es solo mi teoría, tan válida como cualquier otra.
      Y hablando de teorías…hablemos sobre el final no sin antes avisar dar una ALERTA SPOILER por si acaso. De hecho, no lo comento demasiado en el post por no estropear a nadie la experiencia.
      Está claro que Iñárritu lo quiere dejar a la libre interpretación y creo que hace bien. Ahora ya, todo lo que se teorice viene dando por la visión de la película por cada espectador. Si quieres que me moje, me debato entre dos teorias: la primera ,una visión pesimista que concidiría con la que mencionas: que realmente muera por el disparo y sufra una alucinación como la que experimenta con Birdman momentos antes de la representación. La otra, más optimista, sería que el protagonista aprende a relajarse y a relativizar, a tomarse las cosas menos en serio y disfruta su inesperado éxito y sus reencuentros afectivos con su esposa e hija. A partir de ahí, al tirarse de la ventana, en vez de precipitarse hacia el suelo, Iñárritu utilizaría, a modo de metáfora, el hecho de vaya hacia arriba como un símbolo de su recobrada felicidad.
      Pero creo que la duda nos dudará eternamente.

      Un saludo

      • Arzu permalink
        24/01/2015 13:54

        ALERTA SPOILER

        O, tal vez, simplemente es que la hija está colocada y alucina. ¿Nadie más aparte de él puede saberlo?

  6. 22/01/2015 17:44

    “Una hora y media del cine más fresco, excitante y contundente visto en mucho tiempo” Completamente de acuerdo, adrenalina en el estómago desde el primer minuto, volcán de sensaciones, la cámara de Iñárritu es un personaje más, está viva y tiene personalidad. Es el resultado de un artista completamente inspirado. Explosión de brillantez total. Sin embargo, me duele decir que el final no me conmovió ni me sorprendió como debería, no la veo redonda. A pesar de ello es también mi favorita indiscutible este año.

    • Alberto Loriente permalink*
      22/01/2015 18:05

      Hola, Pablo.

      Veo que en la mayor parte del metraje de ‘Birdman’ estamos absolutamente de acuerdo. Gran observación la tuya sobre la vital importancia de esa cámara frenética, atosigante, tremendamente cotilla.
      En cuanto al tramo final, yo también le pongo un pelín por debajo de lo anterior. Pero me gana por su imaginación visual y me encanta que lo deje tan abierto.
      Un saludo

Trackbacks

  1. Oscar 2015: Redoble de batería para ‘Birdman’ y ‘Whiplash’ en el Hotel Budapest | El Cadillac Negro
  2. “El Año Más Violento”: las buenas intenciones | El Cadillac Negro
  3. Nuestras películas de 2015 | El Cadillac Negro
  4. “El renacido”: lo que no te mata, te consigue un Oscar | El Cadillac Negro
  5. “Hardcore Henry”: para vosotros, jugadores | El Cadillac Negro
  6. “El fundador”: (no tan) happy meal | El Cadillac Negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: